LA AR­QUI­TEC­TU­RA QUE CAN­TA Y HA­BLA

La Re­vo­lu­ción de 1944 abrió las puer­tas pa­ra una rup­tu­ra con los sis­te­mas tra­di­cio­na­les, muy arrai­ga­dos en Gua­te­ma­la, in­clu­so con pa­ra­dig­mas que se con­si­de­ra­ban vá­li­dos des­de la con­quis­ta, co­mo la tra­za tra­di­cio­nal de la ciudad, que du­ra po­co más de 150 a

Domus en Español Honduras - - Confeti - Raúl Mon­te­rro­so Fo­tos Cor­te­sía de Raúl Mon­te­rro­so y el ar­chi­vo del Cen­tro Cul­tu­ral Mi­guel Án­gel As­tu­rias, vi­sua­li­za­ción ela­bo­ra­da por Luis Ca­nel.

An­te la ca­ren­cia de una fa­cul­tad de ar­qui­tec­tu­ra en Cen­troa­mé­ri­ca, quienes desea­ban es­tu­diar es­ta dis­ci­pli­na de­bían ha­cer­lo en el ex­tran­je­ro, es así co­mo a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do to­das es­tas ideas em­pe­za­ron a lle­gar a Gua­te­ma­la, traí­das por un gru­po de ar­qui­tec­tos que es­tu­dia­ron fue­ra de las fron­te­ras, jó­ve­nes que re­gre­sa­ron con la firme con­vic­ción de mo­der­ni­zar es­te país a tra­vés de su ar­qui­tec­tu­ra. El Cen­tro Cí­vi­co es con­ce­bi­do co­mo un to­do en el cual se in­te­gran el ur­ba­nis­mo, la ar­qui­tec­tu­ra, la es­cul­tu­ra, el mu­ra­lis­mo y la pintura de tal for­ma que si lle­ga­ran a se­pa­rar­se el con­jun­to se de­sin­te­gra­ría.

El VIII CIAM (Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Mo­der­na) ce­le­bra­do en Hod­des­den, In­gla­te­rra en 1951 in­flu­yó de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te en la con­cep­ción de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en Gua­te­ma­la. Con el te­ma “El co­ra­zón de la ciudad: por una vi­da más hu­ma­na de la co­mu­ni­dad”, plan­tea la ne­ce­si­dad de una re­fle­xión éti­ca y política en­torno al in­di­vi­duo, la co­mu­ni­dad y las di­ná­mi­cas que se desa­rro­llan en el es­pa­cio pú­bli­co y pri­va­do. Pa­ra­dig­ma que fue adop­ta­do por los ar­qui­tec­tos di­se­ña­do­res de es­te com­ple­jo, te­sis que mo­ti­vó la or­ga­ni­za­ción de di­cho es­pa­cio ur­bano y ar­qui­tec­tó­ni­co.

Des­de su con­cep­ción y por su ubi­ca­ción es con­si­de­ra­do el “Co­ra­zón de la ciudad” y es­ta­ría ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con un pro­yec­to pa­ra un Cen­tro Cul­tu­ral, una Ciudad de los de­por­tes y un sec­tor de­di­ca­do a la vi­vien­da y el co­mer­cio. Si bien ya ha­bían apa­re­ci­do los pri­me­ros edi­fi­cios mo­der­nos den­tro de la tra­za ori­gi­nal de lo que hoy se co­no­ce co­mo Cen­tro His­tó­ri­co, no es has­ta es­ta pro­pues­ta ur­ba­na en que se le da im­por­tan­cia al vehícu­lo co­mo nue­vo in­te­gran­te de la ciudad. An­ti­ci­pán­do­se a su épo­ca, el com­ple­jo que con­tó con es­pa­cios di­fe­ren­cia­dos pa­ra los flu­jos pea­to­na­les y vehi­cu­la­res, ar­ti­cu­la­dos con im­por­tan­tes es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra el dis­fru­te de los usua­rios o la sim­ple con­tem­pla­ción del pai­sa­je ar­ti­fi­cial re­sul­ta­do de la in­te­gra­ción de la plás­ti­ca y la ar­qui­tec­tu­ra.

El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co cam­bia ra­di­cal­men­te, los ele­va­do­res sus­ti­tu­yen a las gran­des es­ca­le­ras, de la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de con los sis­te­mas cons­truc­ti­vos, ya que las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo la lo­sa pla­na sus­ti­tu­yen a los te­ja­dos, al tra­di­cio­nal ado­be y la ma­de­ra.

Por su par­te, ca­da uno de los edi­fi­cios que lo in­te­gran, in­cluían en el pro­gra­ma ori­gi­nal un es­pa­cio pa­ra con­so­li­dar la cul­tu­ra lo­cal, de­jan­do la plan­ta ba­ja pa­ra ex­po­si­cio­nes y ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.

En el ca­so del Cen­tro Cí­vi­co de Gua­te­ma­la, tam­bién cuen­ta la his­to­ria de cam­bios so­cia­les, ya que era un nue­vo edi­fi­cio pa­ra la mu­ni­ci­pa­li­dad, pues mues­tra una no­ve­do­sa era en la or­ga­ni­za­ción política, un edi­fi­cio pa­ra el re­cién crea­do Ins­ti­tu­to de Seguridad So­cial, co­mo evi­den­cia de un lo­gro que ga­ran­ti­za­ba la sa­lud y la so­bre­vi­ven­cia de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y en lo que res­pec­ta al in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co, es­ta ac­ti­vi­dad se ve re­pre­sen­ta­da en los edi­fi­cios de­di­ca­dos al Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal y al Ban­co de Gua­te­ma­la, que bus­can re­fle­jar pro­ce­sos de in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co mo­der­nos.

Un nue­vo pai­sa­je ur­bano: los mu­ra­les ex­ter­nos

Los dos mu­ra­les ex­ter­nos del in­mue­ble de la mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na, rea­li­za­dos por Da­go­ber­to Vás­quez Cas­ta­ñe­da con “Can­to a Gua­te­ma­la”, ha­cia el oriente y Gui­ller­mo Gra­je­da Me­na con “La con­quis­ta” (en la fa­cha­da po­nien­te) son los pri­me­ros en el país en usar la téc­ni­ca de fun­di­ción in si­tu.

Al edi­fi­cio del Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co de Seguridad So­cial, tam­bién se le in­te­gra el mag­ní­fi­co mu­ral flo­tan­te “Seguridad So­cial”, idea ori­gi­nal de Car­los Mé­ri­da, le­vi­tan­do so­bre un es­pe­jo de agua, con la par­ti­cu­la­ri­dad que mues­tra una su­per­fi­cie al in­te­rior y otra ha­cia el ex­te­rior, rea­li­za­do con la téc­ni­ca de mo­sai­co, los cua­les fue­ron im­por­ta­dos de la fá­bri­ca Mo­sai­cos Ve­ne­cia­nos de México, S. A. de C. V.

En la fa­cha­da oriente de la construcción, pe­ro so­bre la vía pú­bli­ca y al al­can­ce del pea­tón y a la vis­ta del con­duc­tor de au­to­mó­vil, sur­ge otro mu­ral rea­li­za­do por Ro­ber­to González Goy­ri lla­ma­do la “Na­cio­na­li­dad gua­te­mal­te­ca”. El edi­fi­cio del Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal, por su par­te cuen­ta con mu­ra­les de Efraín Re­ci­nos y Ro­ber­to González Goy­ri, en ellos se lee la his­to­ria de la pro­duc­ción y el in­ter­cam­bio co­mer­cial en el país.

Por su par­te, el edi­fi­co del Ban­co de Gua­te­ma­la, mues­tra dos tríp­ti­cos en las fa­cha­das oriente y po­nien­te, tam­bién fun­di­dos in si­tu, ca­da una de las tres pie­zas mi­de 7.21 me­tros de an­cho por 40 me­tros de al­tu­ra, la obra de Ro­ber­to González Goy­ri, “Sin tí­tu­lo” se apre­cia en la fa­cha­da po­nien­te; mien­tras que la obra de Da­go­ber­to Vázquez, “Eco­no­mía y cul­tu­ra” se mues­tra ha­cia el oriente.

Mu­ra­les in­ter­nos

Si bien, to­do el con­jun­to del Cen­tro Cí­vi­co se in­te­gra por los edi­fi­cios que lo com­po­nen a tra­vés de sus pla­zas, es im­por­tan­te re­sal­tar que una for­ma me­nos evi­den­te pe­ro de una so­fis­ti­ca­ción muy su­til, de lograr esa in­te­gra­ción es por los mu­ra­les crea­dos por el maes­tro Car­los Mé­ri­da, se­rie que ha si­do de­no­mi­na­da por el ar­qui­tec­to Jor­ge Mon­tes y el maes­tro Luis Díaz co­mo “El Gu­ku­matz”, di­cha se­rie inicia en el ves­tí­bu­lo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­te­ma­la y ha­ce una ex­cep­cio­nal in­ter­pre­ta­ción del es­pa­cio in­terno y ex­terno en el Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co de Seguridad So­cial, que in­gre­sa al Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal y ter­mi­na en el ves­tí­bu­lo del Ban­co de Gua­te­ma­la, con el es­pí­ri­tu de Mé­ri­da, dan­zan­do co­mo un sa­cer­do­te maya.

De es­ta ma­ne­ra, el “re­co­rri­do del Gu­ku­matz”, por me­dio de los mu­ra­les de Mé­ri­da, dan cohe­ren­cia al Cen­tro Cí­vi­co, de tal for­ma que si se re­mo­vie­ra una de las pie­zas, la con­ti­nui­dad en la ru­ta des­apa­re­ce­ría. Pa­ra con­cluir, se re­to­man las pa­la­bras de Paul Va­léry, que me­ta­fó­ri­ca­men­te in­di­can que la ar­qui­tec­tu­ra que can­ta es aque­lla que tras­cien­de, im­por­tan­te pa­ra nuestra con­di­ción hu­ma­na no de­jar pa­sar las opor­tu­ni­da­des que per­mi­ten ha­cer una ciudad que can­te, que bai­le, que sue­ñe con un futuro don­de los ba­rrios se in­te­gran a es­tos im­por­tan­tes es­pa­cios don­de se pue­da vi­vir y com­par­tir en ar­mo­nía.

Cen­tro: de­ta­lle del Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal en pri­mer plano mu­ra­les de Efraín Re­ci­nos, en se­gun­do plano se en­cuen­tra el Ban­co de Gua­te­ma­la con mu­ra­les de Ro­ber­to González Goy­ri. Aba­jo derecha: mu­ral de­no­mi­na­do “Sa­cer­do­tes Dan­zan­tes Ma­yas” de Car­los Mé­ri­da, en el in­te­rior del Ban­co de Gua­te­ma­la. Cor­te­sía del ar­chi­vo del Ban­co de Gua­te­ma­la.

Aba­jo: de­ta­lle del mu­ral Seguridad So­cial de Car­los Mé­ri­da en el Edi­fi­cio del Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co de Seguridad So­cial. Derecha y pá­gi­na si­guien­te: la ima­gen mues­tra una vis­ta des­de el Tea­tro Na­cio­nal ha­cia el Cen­tro Cí­vi­co con el es­pa­cio publico re­cu­pe­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.