MU­SEO DE DI­SE­ÑO LON­DRES

Domus en Español Honduras - - Proyectos - Tex­to John Paw­son Fo­tos Ri­chard Br­yant

El de­sa­rro­llo ur­bano de la zo­na en la que en los años se­sen­ta fun­cio­nó el Com­mon­wealth Ins­ti­tu­te do­ta a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca con una nue­va pie­za de ciudad con­tem­po­rá­nea.

Con­ta­mos la his­to­ria de es­ta de­li­ca­da ope­ra­ción a tra­vés de la obra de John Paw­son, que re­de­fi­nió el in­te­rior del edi­fi­cio his­tó­ri­co con­ser­va­do; OMA y Allies y Mo­rri­son, que re­no­va­ron ma­gis­tral­men­te el icó­ni­co techo pa­ra­bo­loi­de y re­con­fi­gu­ra­ron el si­tio con nue­vas re­si­den­cias y, por úl­ti­mo, con un en­sa­yo de Ricky Bur­dett, que ha­ce hin­ca­pié en el ca­rác­ter in­no­va­dor de to­da la ope­ra­ción pro­yec­tual, cul­tu­ral y fi­nan­cie­ra.

Re­si­do en el oes­te de Lon­dres, por lo que des­de ha­ce años la an­ti­gua se­de del Ins­ti­tu­to del Com­mon­wealth, la icó­ni­ca “car­pa en el par­que”, es un pun­to de re­fe­ren­cia en mi ma­pa men­tal de la ciudad. La pro­pues­ta, ra­di­ca en los días en que fue di­se­ña­do, con su sa­la de ex­po­si­cio­nes de tri­ple al­tu­ra, do­mi­na­da por el enor­me techo pa­ra­bo­loi­de hi­per­bó­li­co. La au­da­cia de su for­ma me apa­re­ce cla­ra ca­da vez que pa­so a su la­do en au­to, en bi­ci­cle­ta o a pie.

Po­co des­pués de en­te­rar­me de la pro­pues­ta de trans­for­mar es­ta pie­dra an­gu­lar del mo­der­nis­mo in­glés de pos­gue­rra en la nue­va se­de del Mu­seo del Di­se­ño, ca­mi­né por el si­tio abandonado con De­yan Sud­jic, di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción lon­di­nen­se.

De acuer­do con una práctica re­pe­ti­da en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes des­de que la Rei­na abrió el edi­fi­cio, de 06 de no­viem­bre de 1962, pa­sa­mos por de­ba­jo de la zo­na de in­gre­so, pa­ra emer­ger en la pla­ta­for­ma y en el es­pa­cio cen­tral, ba­jo el im­pre­sio­nan­te es­pa­cio de la cu­bier­ta. La transición en­tre el es­pa­cio de com­pre­sión al de la ex­pan­sión es­pa­cial fue emo­cio­nan­te, una ex­pe­rien­cia vi­sual, vis­ce­ral y men­tal. La ar­qui­tec­tu­ra in­vi­si­ble, con un cam­po vi­sual li­mi­ta­do, no re­pre­sen­tó una op­ción pa­ra una construcción ca­rac­te­ri­za­da por una es­truc­tu­ra tan exu­be­ran­te. Mi res­pues­ta ins­tin­ti­va fue, en efec­to, que el es­pí­ri­tu de la au­da­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca que trans­mi­tió el edi­fi­cio sa­lió for­ta­le­ci­do, en lu­gar de ig­no­ra­do.

Na­tu­ral­men­te, el ni­vel de pro­tec­ción del edi­fi­cio fue de­ci­si­vo en el pro­yec­to: en 1988 el Ins­ti­tu­to del Com­mon­wealth fue ca­ta­lo­ga­do co­mo Gra­do II, una de­sig­na­ción re­ser­va­da pa­ra los edi­fi­cios con­si­de­ra­dos “muy im­por­tan­tes [...] de un es­pe­cial in­te­rés”.

En es­te ca­so, la cla­si­fi­ca­ción le fue otor­ga­da de­bi­do a las cua­li­da­des del techo de la es­truc­tu­ra, por su ca­rac­te­rís­ti­ca de edi­fi­cio post bé­li­co, por su im­por­tan­cia en la his­to­ria del di­se­ño de mu­seos y sa­las de ex­po­si­cio­nes, así co­mo por su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca en el período de transición, del Im­pe­rio al Com­mon­wealth. La ofi­ci­na de pre­ser­va­ción del Pa­tri­mo­nio

In­glés de­cla­ró que las prio­ri­da­des en ma­te­ria de con­ser­va­ción in­clu­yen la es­truc­tu­ra del techo y los con­tra­fuer­tes, los es­pa­cios in­te­rio­res es­ca­lo­na­dos y el sen­ti­do de la pro­gre­sión es­pa­cial que ex­pe­ri­men­ta el vi­si­tan­te; la pre­emi­nen­cia de la pla­ta­for­ma cen­tral, la ca­li­dad de la luz ce­ni­tal, la na­tu­ra­le­za en­vol­ven­te del es­pa­cio in­te­rior y la mar­ca­da ex­ten­sión de la cás­ca­ra de hor­mi­gón de la cu­bier­ta.

El pro­ce­so de evo­lu­ción y reor­ga­ni­za­ción co­men­zó con las de­ci­sio­nes re­la­ti­vas a la par­te ex­te­rior de la es­truc­tu­ra y a la na­tu­ra­le­za de su re­la­ción con los ele­men­tos con­tras­tan­tes del en­torno cir­cun­dan­te. Al nor­te y al es­te, la vas­ta ex­ten­sión del Ho­lland Park ro­dea el re­cin­to del mu­seo, mien­tras que los nue­vos com­ple­jos re­si­den­cia­les de OMA, que se en­cuen­tran en una zo­na don­de el pro­yec­to de pai­sa­je fue di­se­ña­do por la fir­ma ho­lan­de­sa West 8, for­man el te­lón de fon­do del oes­te y el sur. Re­le­van­te, a su vez, fue la de­ci­sión to­ma­da por los ar­qui­tec­tos del pro­yec­to ori­gi­nal con res­pec­to a la elec­ción de di­ri­gir la es­truc­tu­ra a 45 gra­dos des­de la ca­rre­te­ra, crean­do un rit­mo e inusua­les in­ter­ac­cio­nes, el im­pac­to de las cua­les se ma­ni­fies­ta cla­ra­men­te cuan­do pen­sa­mos acer­ca de cómo for­ta­le­cer la pre­sen­cia del Mu­seo del Di­se­ño en la Ken­sing­ton High Street.

Con las li­mi­ta­cio­nes es­ta­ble­ci­das por la cla­si­fi­ca­ción del edi­fi­cio nues­tro pro­yec­to re­in­ter­pre­tó la plan­ta ba­ja, a la que con­vir­tió en un área permea­ble, a tra­vés de la cual el vi­si­tan­te pue­de pa­sar de los es­pa­cios ver­des del par­que de una ma­ne­ra na­tu­ral e ins­tin­ti­va, por las nue­vas aber­tu­ras de cris­tal, al ves­tí­bu­lo; jun­to a la nue­va en­tra­da de Ho­lland Park. En lí­nea con es­ta es­tra­te­gia de di­se­ño cen­tra­do en la aper­tu­ra, un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en la apa­rien­cia del edi­fi­cio es que su car­ca­sa se ha vuel­to trans­pa­ren­te en las fa­cha­das que dan al nor­te y al es­te, con el re­sul­ta­do que des­de el par­que es po­si­ble ob­ser­var el in­te­rior del mu­seo y vi­ce­ver­sa.

El es­tu­dio de la es­truc­tu­ra de­mos­tró que el atrio de­bía que­dar abier­to y, al igual que ca­da ex­ten­sión, ne­ce­si­ta­ba te­ner un ca­rác­ter me­di­do. En el edi­fi­cio exis­ten­te la sec­ción cen­tral de la cu­bier­ta de hor­mi­gón se ele­va a tra­vés del vo­lu­men con dos so­por­tes es­truc­tu­ra­les, que se ar­quean so­bre el es­pa­cio cen­tral an­tes de do­blar ha­cia aba­jo en di­rec­ción al sue­lo in­ter­me­dio. El sue­lo se abrió al­re­de­dor de la es­truc­tu­ra, per­mi­tien­do que el techo pa­se a tra­vés del es­pa­cio has­ta el ni­vel in­fe­rior.

Pa­ra pre­ser­var es­ta es­pe­cial ca­rac­te­rís­ti­ca crea­mos dos nue­vas aber­tu­ras en el pi­so del ni­vel su­pe­rior. La más am­plia da al va­cío cen­tral, mien­tras que la pe­que­ña co­nec­ta vi­sual­men­te la Bi­blio­te­ca Slac­ker, en el pri­mer pi­so, con el es­pa­cio de la ex­po­si­ción per­ma­nen­te. La creación de la se­gun­da aber­tu­ra adi­cio­nal per­mi­te ofre­cer una vi­sual ha­cia el techo de la pri­me­ra plan­ta y una pers­pec­ti­va de la or­ga­ni­za­ción del mu­seo a los vi­si­tan­tes de las ex­po­si­cio­nes per­ma­nen­tes en el se­gun­do pi­so. El va­cío cen­tral co­nec­ta vi­sual y fí­si­ca­men­te to­dos los ni­ve­les abier­tos al pú­bli­co, re­crean­do el sen­ti­do de un so­lo vo­lu­men con ni­ve­les es­ca­lo­na­dos que ca­rac­te­ri­za­ron la con­fi­gu­ra­ción ori­gi­nal. John Paw­son

DES­CRIP­CIÓN DEL PRO­YEC­TO POR LOS AR­QUI­TEC­TOS

En di­ciem­bre de 2007, a pe­ti­ción de Sir Stuart Lip­ton, vi­ce­pre­si­den­te de Chels­field LLP, OMA y cin­co es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra fue­ron in­vi­ta­dos a eva­luar el po­ten­cial del si­tio que ocu­pa­ba el Com­mon­wealth Ins­ti­tu­te. La pro­pues­ta de nues­tro es­tu­dio tu­vo co­mo ob­je­ti­vo pre­ser­var el edi­fi­cio, cla­si­fi­ca­do co­mo “Gra­do II*” en la lis­ta de bie­nes ba­jo pro­tec­ción, pa­ra dar una nue­va vi­da al mo­nu­men­to mo­der­nis­ta des­ti­na­do a con­ver­tir­se en la nue­va se­de del Mu­seo del Di­se­ño de Lon­dres, mien­tras man­te­nía­mos sin cam­bios su pe­cu­liar techo pa­ra­bo­loi­de de co­bre. Jun­to con Allies y Mo­rri­son, OMA se en­car­gó de di­se­ñar la re­cons­truc­ción del mar­co es­truc­tu­ral y la car­ca­sa ex­te­rior del edi­fi­cio, pa­ra lo que tra­ba­jó en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con el ar­qui­tec­to en­car­ga­do de re­no­var el in­te­rior, John Paw­son. Co­mo ve­mos, se lle­vó a ca­bo una im­por­tan­te y com­ple­ja se­rie de in­ter­ven­cio­nes de re­es­truc­tu­ra­ción, que in­clu­ye­ron la re­con­fi­gu­ra­ción com­ple­ta de la es­truc­tu­ra y la ex­ca­va­ción de un só­tano pa­ra au­men­tar la su­per­fi­cie cu­bier­ta y la efi­cien­cia de la or­ga­ni­za­ción, con el ob­je­ti­vo pues­to en sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des del mu­seo.

To­do es­to, equi­li­bra­do con la con­ser­va­ción de las im­pre­sio­nan­tes vis­tas en el in­te­rior de la es­truc­tu­ra co­mo lo re­quie­re el plan de pro­tec­ción. La re­es­truc­tu­ra­ción se lle­vó a ca­bo sin mo­ver el fa­mo­so techo de co­bre pa­ra­bo­loi­de, lo que re­qui­rió las al­tas ca­pa­ci­da­des de in­ge­nie­ría de Arup y del con­tra­tis­ta, Ma­ce.

Las fa­cha­das fue­ron re­em­pla­za­das to­tal­men­te pa­ra res­pon­der a las nor­mas cons­truc­ti­vas en vi­gor, mien­tras que el acris­ta­la­mien­to fue re­di­se­ña­do y sus­ti­tui­do, pe­ro man­te­nien­do el pa­trón de las ven­ta­nas y la to­na­li­dad azu­la­da que RMJM (Ro­bert Matt­hew y John­son Mars­hall) dio al edi­fi­cio ori­gi­nal. Es­ta nue­va solución per­mi­tió ilu­mi­nar las ha­bi­ta­cio­nes con luz na­tu­ral, con­tro­la­da y abier­ta al ex­te­rior, con una vis­ta a los es­pa­cios de las fu­tu­ras ex­po­si­cio­nes.

Los pa­ne­les de vi­drio con plo­mo ori­gi­na­les fue­ron re­ti­ra­dos, res­tau­ra­dos y vuel­tos a mon­tar, pa­ra que los fu­tu­ros vi­si­tan­tes pue­dan apre­ciar su ca­li­dad.

El en­torno que ro­dea al mu­seo fue di­se­ña­do en co­la­bo­ra­ción con el es­tu­dio de ar­qui­tec­tos pai­sa­jis­tas West 8. Los de­ta­lles ori­gi­na­les del Com­mon­wealth Ins­ti­tu­te, tras una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción, fue­ron re­in­ter­pre­ta­dos y adaptados al con­tex­to del di­se­ño con­tem­po­rá­neo, con la pre­ser­va­ción de los ár­bo­les más im­por­tan­tes a lo lar­go del bor­de del Ho­lland

Park y la Ken­sing­ton High Street.

El pro­yec­to de re­es­truc­tu­ra­ción fue rea­li­za­do pa­ra in­te­grar­lo al com­ple­jo de vi­vien­das ad­ya­cen­tes en Ho­lland Green, que es­tu­vo a car­go de Chels­field LLP e Il­ches­ter Es­ta­tes; un con­jun­to úni­co de tres cu­bos de pie­dra que res­pon­de a la geo­me­tría y el plano de lo­ca­li­za­ción es­pa­cial del mu­seo. El com­ple­jo re­si­den­cial cuen­ta con 54 apar­ta­men­tos si­tua­dos en un con­tex­to ur­bano par­ti­cu­lar­men­te sen­si­ble, tam­bién di­se­ña­do por OMA y Allies y Mo­rri­son.

Arri­ba y a la derecha: el com­ple­jo del Com­mon­wealth Ins­ti­tu­te an­tes de la in­ter­ven­ción (arri­ba) y en la pro­pues­ta del pro­yec­to (cen­tro) que in­clu­yó la de­mo­li­ción de las par­tes re­sal­ta­das en ro­jo. Aba­jo: el in­te­rior del Mu­seo del Di­se­ño du­ran­te la fa­se de su re­es­truc­tu­ra­ción.

To­dos los ma­te­ria­les del pro­yec­to: © OMA y Allies y Mo­rri­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.