Edi­to­rial: El di­se­ño y la vi­da dia­ria: una re­la­ción in­ter­de­pen­dien­te

Los es­pa­cios don­de desa­rro­lla­mos nues­tras ac­ti­vi­da­des dia­rias, es­tán con­for­ma­dos por ob­je­tos, co­lo­res y tex­tu­ras. La re­la­ción en­tre el di­se­ño y la vi­da co­ti­dia­na re­sul­ta estrecha y no po­de­mos ima­gi­nar­nos ni un día en un es­pa­cio sin di­se­ño

Domus en Español Honduras - - Sumario - Die­go Le­vin­son

Des­de los ini­cios de la ci­vi­li­za­ción, el hom­bre creó los más di­ver­sos ob­je­tos, pa­ra vi­vir me­jor. Los ha­bi­tan­tes del mundo mo­derno es­tán ro­dea­dos de di­se­ño y po­dría­mos de­cir que se han vuel­to de­pen­dien­tes de él, ya que se apo­de­ró de la co­ti­dia­ni­dad, pa­ra re­sol­ver las ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

En reali­dad, ab­so­lu­ta­men­te to­do es­tá di­se­ña­do: des­de un sim­ple tor­ni­llo, has­ta la lám­pa­ra más ma­ra­vi­llo­sa. No po­dría­mos desen­vol­ver­nos dia­ria­men­te sin au­to­mó­vi­les, me­sas y si­llas, lám­pa­ras, tex­ti­les y uten­si­lios.

Sin em­bar­go, en de­tri­men­to del di­se­ño, su ca­li­dad de in­dis­pen­sa­ble lo vuel­ve in­tan­gi­ble.

El diseñador in­dus­trial y el diseñador del es­pa­cio in­terno son los res­pon­sa­bles de la vi­da mo­der­na. Es­tas dis­ci­pli­nas le po­nen nom­bre a las ac­ti­vi­da­des mi­le­na­rias que in­ven­ta­ron y desa­rro­lla­ron to­do ti­po de ar­te­fac­tos, des­de la pri­mi­ti­va rue­da. Es co­mún con­ver­sar con per­so­nas aje­nas a las dis­ci­pli­nas del di­se­ño y des­cu­brir que va­lo­ran po­co la ca­li­dad de los ob­je­tos que las ro­dean. Co­mo si cum­plir ca­bal­men­te su fun­ción, fue­ra un ras­go in­he­ren­te al ob­je­to, por el sim­ple he­cho de exis­tir.

Los di­se­ña­do­res in­sis­ti­mos en bus­car ca­li­dad de di­se­ño, co­mo un as­pec­to in­dis­pen­sa­ble e in­de­pen­dien­te de la ca­li­dad de la ma­nu­fac­tu­ra. Sal­van­do las di­fe­ren­cias sub­je­ti­vas de gus­tos y es­ti­los, la ar­mo­nía y va­lor con­cep­tual que po­see un ob­je­to o un es­pa­cio di­se­ña­do, im­pli­ca un va­lor agre­ga­do a nues­tras vi­das.

Esta se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI nos en­cuen­tra año­ran­do el di­se­ño mo­derno clá­si­co de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, pe­ro tam­bién ge­ne­ran­do una va­rie­dad enor­me de nue­vas pro­pues­tas, que in­ten­tan acom­pa­ñar el fre­né­ti­co avan­ce de la tec­no­lo­gía. Es cu­rio­so ver en di­se­ños ac­tua­les y ul­tra mo­der­nos, la pre­sen­cia de mue­bles y ob­je­tos que fue­ron di­se­ña­dos ha­ce más de 50 años. La vi­gen­cia de sus for­mas con­fir­ma el ca­rác­ter eterno de al­go que, en su épo­ca, res­pon­día a una pro­fe­sión in­ci­pien­te, que ex­pe­ri­men­ta­ba con nue­vos ma­te­ria­les y lí­neas puras. El mo­vi­mien­to mo­derno, se in­mor­ta­li­zó, no so­lo en sus edi­fi­cios ra­cio­na­lis­tas, sino que de­jó una he­ren­cia in­cal­cu­la­ble de ob­je­tos me­mo­ra­bles.

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de di­se­ña­do­res si­guen ins­pi­rán­do­se en aque­llos maes­tros del di­se­ño de pro­duc­tos co­mo Mar­cel Breuer o los her­ma­nos Cas­ti­glio­ni y la mo­da, que ca­da cier­to tiem­po se re­ci­cla, in­cor­po­ra nue­va­men­te a los clá­si­cos y los re-in­ter­pre­ta.

Los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les, sin em­bar­go, son muy di­fe­ren­tes a aque­llos años del pe­rio­do en­tre gue­rras eu­ro­peo. Los usua­rios de hoy exi­gen es­pa­cios adap­ta­dos a las nue­vas for­mas de vi­vir, de in­ter­ac­tuar so­cial­men­te y de in­ter­cam­biar in­for­ma­ción. La tec­no­lo­gía in­va­dió ca­da re­cin­to y se apro­pió de sus ob­je­tos y aca­ba­dos.

La bús­que­da de una vi­da más sa­na y res­pe­tuo­sa del am­bien­te se une a la di­ver­si­dad y ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, pre­sen­te en to­dos los as­pec­tos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Por lo tan­to, el diseñador del es­pa­cio in­terno y el diseñador in­dus­trial, de­ben con­si­de­rar nue­vos pa­rá­me­tros de di­se­ño, que no se te­nían en cuen­ta 100 años atrás y que hoy son ex­clu­yen­tes. El usua­rio ac­tual de­man­da un rit­mo de vi­da más re­la­ja­do, sos­te­ni­ble, en con­tac­to con co­sas sim­ples y prác­ti­cas, don­de pre­va­le­ce la vi­da ur­ba­na, cer­ca del tra­ba­jo, re­em­pla­zan­do las lar­gas ho­ras de via­je en au­to­mó­vil por el uso de bi­ci­cle­tas o cor­tas ca­mi­na­tas.

Sus ca­sas de­no­tan ese es­pí­ri­tu con es­pa­cios lu­mi­no­sos, con mue­bles bá­si­cos y prác­ti­cos y so­lo los ob­je­tos ne­ce­sa­rios.

Es­to no se­ría po­si­ble sin la crea­ti­vi­dad de quie­nes di­se­ñan di­chos ob­je­tos y es­pa­cios, que han lo­gra­do de­mo­cra­ti­zar la dis­ci­pli­na, po­pu­la­ri­zar­la. El di­se­ño de au­tor, de­jó de ser un lu­jo pa­ra po­cos. Es­ta­mos fren­te a una opor­tu­ni­dad real de ofre­cer y dis­fru­tar del di­se­ño.

En to­dos los paí­ses de la región se desa­rro­llan ex­po­si­cio­nes y fe­rias de di­se­ño, ar­qui­tec­tu­ra y de­co­ra­ción, co­mo nun­ca an­tes. La dis­mi­nu­ción en los pre­cios y la va­lo­ri­za­ción del di­se­ño lo­cal y ar­te­sa­nal, pu­so al al­can­ce de la ma­yo­ría de la po­bla­ción, ob­je­tos y aca­ba­dos de ex­ce­len­te ca­li­dad. Es­to lle­vó al res­ca­te de an­ti­guas tra­di­cio­nes que re­cu­pe­ran técnicas an­ces­tra­les. Tex­ti­les, ar­te­sa­nías, mue­bles y di­ver­sos ob­je­tos de uso dia­rio, ol­vi­da­dos por ge­ne­ra­cio­nes mo­der­nas que vuel­ven a in­cor­po­rar­se a la vi­da de la mano de los jó­ve­nes di­se­ña­do­res.

El di­se­ño se vol­vió par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar. Y la ex­clu­si­vi­dad, otro­ra ca­ra y po­co ac­ce­si­ble, es­tá al al­can­ce de to­dos. Des­de un pro­tec­tor per­so­na­li­za­do pa­ra un te­lé­fono ce­lu­lar, has­ta una si­lla de co­me­dor del co­lor pre­fe­ri­do. En la ca­lle se sien­te la efer­ves­cen­cia de los nue­vos di­se­ña­do­res. Van de la mano con los ar­tis­tas, los in­te­lec­tua­les y to­do ti­po de em­pren­de­do­res. Los fes­ti­va­les y pre­sen­ta­cio­nes mo­di­fi­ca­ron la mo­vi­li­dad de las ciu­da­des y cam­bia­ron la di­ná­mi­ca del es­pa­cio pú­bli­co.

Hoy es im­po­si­ble pen­sar la vi­da sin di­se­ño. Hoy más que nun­ca, las ciu­da­des se mue­ven con y gra­cias a la crea­ti­vi­dad. Es­ta­mos ro­dea­dos de nue­vos pro­duc­tos que res­ca­tan el pa­sa­do, pen­san­do en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.