Un es­pa­cio ha­bi­ta­do por la ima­gi­na­ción

UN ES­PA­CIO HA­BI­TA­DO POR LA IMA­GI­NA­CIÓN

Domus en Español Honduras - - Sumario - Ro­lan­do Ga­brie­lli Ma­llol Ar­qui­tec­tos

La es­co­gen­cia del lu­gar ha si­do una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes por par­te de la em­pre­sa pa­ra rea­li­zar el Ma­llol De­sign Hou­se, que des­pués de to­do al­ber­ga no so­lo una área (las ofi­ci­nas pro­pias de la fir­ma), sino un es­pí­ri­tu de épo­ca, que fun­da asi­mis­mo una nue­va eta­pa cor­po­ra­ti­va y re­co­ge de­finitivamente lo me­jor de nues­tra tra­di­ción pro­yec­tual

Bellavista es un co­rre­gi­mien­to que tie­ne un ex­tra­or­di­na­rio pa­sa­do, cuen­ta con una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca en el co­ra­zón de la ciu­dad, pró­xi­mo a su im­po­nen­te bahía, con ex­ce­len­tes vías de co­mu­ni­ca­ción, ac­ce­so a una im­por­tan­te área ban­ca­ria in­ter­na­cio­nal, ser­vi­cios múl­ti­ples, el es­pa­cio pú­bli­co más im­por­tan­te de la ciu­dad (Cin­ta Cos­te­ra), una ho­te­le­ría muy va­ria­da, un par­que his­tó­ri­co fren­te al mar y una be­lle­za tro­pi­cal que transforma el lu­gar en un si­tio aco­ge­dor, muy atrac­ti­vo pa­ra el inversionista, por el cre­cien­te va­lor de la pro­pie­dad y los ne­go­cios. De una zo­na con enor­mes pro­pie­da­des, muy ar­bo­ri­za­das, pa­tios ex­ter­nos e in­te­rio­res, mu­cho ver­de, más bien de as­pec­to bu­có­li­co en los años cin­cuen­ta, se­sen­ta y se­ten­ta, con un es­ti­lo lla­ma­do be­lla­vis­tino, neo­co­lo­nial, plan­tas rec­tan­gu­la­res en for­mas de L y te­chos de teja, se ha tran­si­ta­do a una zo­na que cre­ció ver­ti­cal­men­te con edi­fi­cios al­tos y co­mer­cios, es­pe­cial­men­te en la ca­lle Uru­guay, don­de se ha cons­trui­do Ma­llol De­sign Hou­se (MDH), con un ca­rác­ter mo­derno y con­tem­po­rá­neo.

Es­te her­mo­so, vi­bran­te e in­tere­san­te ba­rrio ca­pi­ta­lino, con tan­tos atri­bu­tos, es­tá sien­do re­cu­pe­ra­do, pa­ra be­ne­fi­cio de sus re­si­den­tes y vi­si­tan­tes, el comercio, la ciu­dad y su fu­tu­ro. Se trans­for­ma­rá en una zo­na pea­to­nal, con ace­ras que ha­rán po­si­ble sen­tir y dis­fru­tar el es­pa­cio pú­bli­co. Sin du­da ten­drá nue­va vi­da y esa es nues­tra apues­ta al lu­gar, que co­no­ce­mos muy bien por­que he­mos tra­ba­ja­do en él, y que­rer un si­tio es la ba­se del éxi­to de un pro­yec­to, de lo con­tra­rio no se rea­li­za con to­da la po­ten­cia­li­dad ma­te­rial, es­pa­cial, vi­sual y es­pi­ri­tual que re­quie­re una obra a la que da­re­mos un uso co­ti­diano.

Un es­pí­ri­tu de épo­ca, un lu­gar fun­da­cio­nal

La de­ci­sión de Ma­llol de cons­truir sus pro­pias ofi­ci­nas des­pués de 40 años de ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal co­mo di­se­ña­do­res, fue pro­duc­to de una pro­fun­da eva­lua­ción y con­si­de­ra­cio­nes que in­ter­vie­nen en el buen desem­pe­ño de la ar­qui­tec­tu­ra y con­tri­bu­yen a un me­jor ejer­ci­cio de esta dis­ci­pli­na. Ha si­do una es­tra­te­gia en dos sen­ti­dos. Re­cu­pe­rar una cons­truc­ción re­la­ti­va­men­te nue­va, edi­fi­ca­ción que ha­bía cons­trui­do la fir­ma ha­ce al­gu­nos años y que co­rres­pon­de a un ho­tel bou­ti­que de sie­te pi­sos y des­nu­dar­la, de­jan­do su es­truc­tu­ra lim­pia. Y lue­go, cons­truir allí las ofi­ci­nas de la em­pre­sa, ha­cer­las vi­si­bles e in­te­grar­las con su pro­pia iden­ti­dad al si­tio. Re­co­no­cer el lu­gar con to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas y po­ten­cial, per­mi­tió pro­yec­tar­se en él des­de den­tro del edi­fi­cio y ha­cia su en­torno. La ar­qui­tec­tu­ra no cam­bia en cuan­to a la ecua­ción en­tre el es­pa­cio y la for­ma, y muy es­pe­cial­men­te pa­ra es­te pro­yec­to, que en­fa­ti­za en la sen­sa­ción mis­ma que nos brin­da un es­pa­cio am­plio, trans­pa­ren­te, lu­mi­no­so y abier­to, cu­yo ob­je­ti­vo es es­ti­mu­lar los sen­ti­dos de quie­nes la­bo­ran allí y de los vi­si­tan­tes. Un es­pa­cio pa­ra con­ver­tir el ofi­cio y el di­se­ño en un ob­je­to en sí mis­mo y a la vez co­lec­ti­vi­zar­lo a tra­vés de los múl­ti­ples usos com­par­ti­dos. Es­pa­cios abier­tos, lu­mi­no­sos, fle­xi­bles, mul­tiu­sos, sin je­rar­quía, que per­mi­ten una co­mu­ni­ca­ción flui­da y com­par­ten una fi­lo­so­fía de tra­ba­jo en con­ti­nua crea­ti­vi­dad y coope­ra­ción.

La fi­lo­so­fía del di­se­ño del pro­yec­to son los usos mix­tos del pro­gra­ma, don­de el es­pa­cio siem­pre pri­vi­le­gia nue­vas áreas y las com­par­te en la di­ver­si­dad de sus ne­ce­si­da­des.

Un edi­fi­cio con­tem­po­rá­neo, ex­pre­sión de su pro­pio es­pa­cio

El edi­fi­cio exis­ten­te, un ho­tel de la lo­ca­li­dad, sir­vió de ba­se pa­ra su cons­truc­ción; cu­yas es­truc­tu­ras de ace­ro fue­ron re­ci­cla­das con el pro­pó­si­to de con­ver­tir­las en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra, don­de el es­pa­cio per­mi­tie­ra el tra­ba­jo en equi­po, la aten­ción per­so­na­li­za­da a los clien­tes y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da la­bo­ral de los co­la­bo­ra­do­res, crean­do áreas nue­vas de tra­ba­jo pa­ra el me­jor de­sen­vol­vi­mien­to y la crea­ti­vi­dad de la dis­ci­pli­na ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Unas ofi­ci­nas que per­mi­tie­ran es­ta­ble­cer un am­bien­te apro­pia­do con una at­mós­fe­ra ade­cua­da al tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio, ca­ra a ca­ra en es­pa­cios abier­tos y pro­mo­vie­ran las si­ner­gias co­rres­pon­dien­tes.

La pro­pues­ta: des­nu­dar la es­truc­tu­ra, des­po­jar­la de cual­quier otro con­te­ni­do que no fue­se su pro­pio es­pa­cio y fun­cio­nes. Un edi­fi­cio en con­ti­nuo diá­lo­go con su nue­va es­té­ti­ca y con­te­ni­dos, y en reite­ra­ción y dis­po­si­ción del ofi­cio que re­pre­sen­ta. Se es­co­gió el blan­co pre­do­mi­nan­te de to­dos los es­pa­cios, aso­cia­do a la luz, am­pli­tud, re­fle­xión, re­frac­ción y a la con­cep­ción mis­ma del di­se­ño co­mo va­lor po­ten­cial, sir­vien­do no so­lo co­mo si­tio la­bo­ral, sino co­mo lu­gar de pro­yec­ción es­té­ti­co-cul­tu­ral. Ma­llol De­sign Hou­se (MDH) es la ex­pre­sión del blan­co co­mo es­pa­cio de un dis­cur­so que tras­cien­de el he­cho en sí pa­ra dar pa­so a una nue­va ma­ne­ra de afron­tar la dis­ci­pli­na a tra­vés del in­ter­cam­bio plu­ral en­tre sus pro­fe­sio­na­les. El es­pa­cio pro­pia­men­te di­cho, es una me­tá­fo­ra es­ti­mu­lan­te pa­ra la crea­ti­vi­dad y con­vo­ca al queha­cer esen­cial de la ar­qui­tec­tu­ra: el di­se­ño. La uti­li­za­ción de ma­te­ria­les no­bles co­mo el con­cre­to, el ace­ro, el vi­drio y la ma­de­ra ha per­mi­ti­do des­nu­dar la es­truc­tu­ra, trans­for­mar el es­pa­cio y or­ga­ni­zar la co­nec­ti­vi­dad.

El edi­fi­cio no es una pie­za ce­rra­da, una obra her­mé­ti­ca co­mo un mo­nó­lo­go so­bre sus mis­mos es­pa­cios que le con­du­cen a una in­te­rio­ri­dad no co­mu­ni­can­te con el ex­te­rior. Por el con­tra­rio, es una ar­qui­tec­tu­ra vi­va, di­ná­mi­ca, par­ti­ci­pa­ti­va, co­mo lo es la ciu­dad, un en­te ac­ti­vo, es­ti­mu­lan­te, en con­ti­nuo apren­di­za­je y mo­vi­mien­to. Es una ar­qui­tec­tu­ra sis­té­mi­ca, in­ter­na­men­te con­sis­ten­te y abier­ta, re­fe­ri­da al mundo ex­te­rior. Su re­la­ción y pro­mo­ción de las prác­ti­cas cul­tu­ra­les de su en­torno co­mu­ni­ta­rio, le con­vier­ten en un ac­tor del desa­rro­llo del lu­gar.

Es­to es lo que he­mos que­ri­do ha­cer y es­ta­mos ha­cien­do pre­ci­sa­men­te con las ins­ta­la­cio­nes del quin­to y sex­to ni­vel, di­se­ña­das pa­ra participar con la gen­te no so­lo a ni­vel in­terno, sino so­cia­li­zar­las y abrir­las, po­ner­las a dis­po­si­ción del lu­gar co­mo un ac­ti­vo co­mu­ni­ta­rio. Son lu­ga­res fle­xi­bles, es­pe­cial­men­te el área de ci­ne, un au­di­to­rio que per­mi­te pre­sen­ta­cio­nes, char­las, de­ba­tes, pe­lí­cu­las, di­ver­sas ac­ti­vi­da­des que pro­mue­ven el co­no­ci­mien­to, la con­vi­ven­cia y el diá­lo­go. Al tras­pa­sar el um­bral, un lobby de tri­ple al­tu­ra, in­vi­ta en la ma­jes­tuo­si­dad de su es­pa­cio a un pri­mer en­cuen­tro con el vi­si­tan­te, quien po­drá dis­fru­tar y participar de una ga­le­ría de ex­po­si­cio­nes. En el sex­to pi­so, un es­pa­cio so­cial por ex­ce­len­cia, PIC­NIC y la pis­ci­na de la te­rra­za, con su lla­ma­ti­va ve­ge­ta­ción tro­pi­cal y vis­tas ha­cia la ciu­dad y el mar, abren tam­bién el edi­fi­cio a la so­cia­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas in­ter­nas y ex­ter­nas. Hay quie­nes sos­tie­nen que los lu­ga­res son más fuer­tes que las per­so­nas y que el es­ce­na­rio su­pera a ve­ces el acon­te­ci­mien­to, co­mo ha di­cho el ar­qui­tec­to Al­do Ros­si. Bus­ca­mos un equi­li­brio, brin­dar un es­pa­cio co­mún, que con­vo­que, es­ti­mu­le y reúna a las per­so­nas de Bellavista y de otros si­tios, abier­to a la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, co­mu­ni­ta­ria, por­que la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra que ten­ga sen­ti­do de­be es­tar co­nec­ta­da con el lu­gar y las per­so­nas. Un lu­gar es una sen­sa­ción que nos ani­ma a per­te­ne­cer a él, el me­nos re­tó­ri­co qui­zás de los diá­lo­gos con­tem­po­rá­neos, por su es­pon­ta­nei­dad, ca­rác­ter pú­bli­co y de­mo­crá­ti­co.

Pá­gi­na an­te­rior: los es­pa­cios in­ter­nos de tra­ba­jo, am­plios y abier­tos, fo­men­tan el tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio y la in­te­gra­ción de los in­te­gran­tes de ca­da equi­po. En esta pá­gi­na arri­ba: la sa­la de reunio­nes, se con­vir­tió en el es­pa­cio pa­ra dia­lo­gar y fo­men­tar la in­ter­ac­ción so­cial en­tre los in­te­gran­tes de la ofi­ci­na, los clien­tes y ami­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.