Bel­gra­do

Domus en Español Honduras - - Sumario -

Ca­da vez que pien­so en Bel­gra­do, no veo lu­gar en par­ti­cu­lar. Siem­pre ima­gino a mi ciu­dad en su to­ta­li­dad, co­mo una gran ima­gen úni­ca, lle­na y en­mar­ca­da por los ví­vi­dos sue­ños y los mie­dos de sus ha­bi­tan­tes.

En la vi­da real Bel­gra­do es una ciu­dad frag­men­ta­da por sus ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas, por las he­ri­das de los re­cien­tes con­flic­tos y por su am­bi­va­len­te ca­rác­ter mul­ti­cul­tu­ral. Pe­ro en los re­co­ve­cos de mi men­te es in­di­vi­si­ble, por­que to­do lo que la se­pa­ra lo in­te­gra al mis­mo tiem­po en una en­ti­dad úni­ca. Bel­gra­do, “co­mo los sue­ños, es­tá he­cha por los de­seos y los te­mo­res de sus ciu­da­da­nos, a pe­sar de que el hi­lo de su dis­cur­so es­tá ocul­to, sus re­glas son ab­sur­das, sus pers­pec­ti­vas en­ga­ño­sas y to­do ocul­ta al­go di­fe­ren­te”1

Es la ca­pi­tal de Ser­bia, un pe­que­ño país eu­ro­peo que ac­tual­men­te es­tá in­mer­so en una tran­si­ción com­ple­ta y en ca­pas del au­to­ri­ta­ris­mo a la de­mo­cra­cia, del so­cia­lis­mo al ca­pi­ta­lis­mo, del co­lec­ti­vis­mo al in­di­vi­dua­lis­mo, del ateís­mo al fa­na­tis­mo, del ais­la­mien­to a la glo­ba­li­za­ción y de la ala­ban­za a la bur­la.

Es­tá en el ex­tre­mo nor­te de la Pe­nín­su­la Bal­cá­ni­ca, en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, en­tre “miel y sangre” en lo al­to de una co­li­na, an­cla­da en la con­fluen­cia de los ríos Da­nu­bio y Sa­va, “en un lu­gar exó­ti­co, don­de cho­ca­ron las pla­cas tec­tó­ni­cas del Is­lam, el cris­tia­nis­mo or­to­do­xo y el ca­to­li­cis­mo ro­mano, jun­to con el so­cia­lis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo”

Las ló­gi­cas del oes­te axial y del la­be­rín­ti­co es­te, así co­mo la opo­si­ción en­tre la ri­que­za del nor­te y la po­bre­za del sur, no so­lo cho­can sino que, en reali­dad, en­vuel­ven en una es­pec­ta­cu­lar es­pi­ral, com­par­tien­do el mis­mo des­tino, al mis­mo tiem­po y en el mis­mo lu­gar. Es una ciu­dad con un gran nú­me­ro de nom­bres sim­bó­li­cos: Co­li­na de la Ba­ta­lla y de la Glo­ria, Co­li­na de la Con­tem­pla­ción, Ca­sa de la Gue­rra, Egipto de Ru­me­lia, Ca­sa de la Li­ber­tad, Puer­ta Orien­tal, Puer­ta Oc­ci­den­tal, Puer­ta de los Bal­ca­nes y Puer­ta de Eu­ro­pa Cen­tral, en­tre otros. Nom­bres tan di­ver­sos atri­bui­dos al mis­mo lu­gar in­di­can la as­tu­ta ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de Bel­gra­do a los di­fe­ren­tes re­tos his­tó­ri­cos y de so­bre­vi­vir me­dian­te un ex­tra­ño jue­go se­mióti­co, pa­ra huir, a tra­vés de los sig­ni­fi­ca­dos, con el ob­je­ti­vo de ocul­tar­se y ha­cer­se in­vi­si­ble ba­jo el man­to de la me­tá­fo­ra.

El re­sul­ta­do es que Bel­gra­do con­tie­ne si­mul­tá­nea­men­te y re­pro­du­ce ac­ti­va­men­te to­dos los sím­bo­los mul­ti­fa­cé­ti­cos que la re­pre­sen­ta­ron a lo lar­go de los si­glos. La ciu­dad es una amal­ga­ma es­pe­cí­fi­ca, una alea­ción que con­tie­ne orien­te y oc­ci­den­te y el sur y el nor­te, al mis­mo tiem­po, en el mis­mo lu­gar. Es­ta es su pe­cu­lia­ri­dad.

De­bi­do a la ubi­ca­ción de la ciu­dad, en la que las cul­tu­ras y las ci­vi­li­za­cio­nes se en­cuen­tran, luchan, in­ter­ac­túan, se in­ter­fie­ren y en­fren­tan; ha si­do una área muy atrac­ti­va pa­ra los asen­ta­mien­tos y las con­quis­tas.

El pri­mer asen­ta­mien­to, en la ma­yor área al­re­de­dor de la ciu­dad, fue cons­trui­do por la cul­tu­ra Vin­ca ha­ce más de 5.000 años, mien­tras que los cel­tas se asen­ta­ron en la cres­ta, so­bre la con­fluen­cia de los ríos, ha­ce más de 2.000 años.

Des­de en­ton­ces es­ta co­li­na ha si­do des­cu­bier­ta y con­quis­ta­da por mu­chas cul­tu­ras: tra­cios-da­cios, ro­ma­nos, hu­nos, sár­ma­tas, os­tro­go­dos, fran­cos, ge­tas, go­dos, bi­zan­ti­nos, áva­ros, es­la­vos, croa­tas, hún­ga­ros, búl­ga­ros, oto­ma­nos, aus­tría­cos y ale­ma­nes; to­dos mo­ti­va­dos a es­ta­ble­cer­se y lu­char por ella. Co­mo re­sul­ta­do de es­tos em­ba­tes y lu­chas cul­tu­ra­les, po­cas otras ciu­da­des en la his­to­ria del mun­do han si­do re­du­ci­das a ce­ni­zas y re­cons­trui­das tan a me­nu­do co­mo Bel­gra­do. “No te cal­mas, no co­no­ces la paz y la quie­tud,

Pá­gi­na 104: Ciu­dad. El nú­cleo de la ciu­dad y la par­te más an­ti­gua de Bel­gra­do. Vis­ta nor­te, por en­ci­ma de la in­ter­sec­ción en­tre Kral­ja Mi­la­na y Kne­za Mi­loša. Pá­gi­na 105: Ma­pa de Bel­gra­do de Jo­van Beš­liš, 1893, que mues­tra so­lo el área del cen­tro...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.