Da­vid Chip­per­field

Una con­ver­sa­ción en­tre Da­vid Chip­per­field y Mi­che­le De Luc­chi

Domus en Español Honduras - - Proyectos - La res­tau­ra­ción, por Da­vid Chip­per­field Ar­qui­tec­tos, Ber­lín

Mi­che­le De Luc­chi: ¿Có­mo fue que Ale­ma­nia y Ber­lín se vol­vie­ron tan im­por­tan­tes pa­ra ti?

Da­vid Chip­per­field: Co­no­ces bien la his­to­ria... El Mu­seo Neues, que pa­ra no­so­tros fue un pro­yec­to im­por­tan­te, nos in­fluen­ció de mu­chas ma­ne­ras, es­pe­cial­men­te por la for­ma en que tra­ba­ja­mos. Ya te­nía­mos otros pro­yec­tos en la ciu­dad, co­mo una ca­sa pri­va­da en el dis­tri­to de Dah­lem, lo que nos dio con­fian­za pa­ra tra­ba­jar en Ber­lín. En 1994 nos pre­sen­ta­mos por pri­me­ra vez en un con­cur­so y ocu­pa­mos el se­gun­do lu­gar; lue­go, en 1997, ga­na­mos el si­guien­te.

MDL. Una vez me di­jis­te que en Ale­ma­nia to­do trans­cu­rre len­ta­men­te pe­ro sin des­can­so y que ad­mi­ras es­ta or­ga­ni­za­ción ale­ma­na, bu­ro­crá­ti­ca, pe­ro efi­cien­te. En Ita­lia, sin em­bar­go, cree­mos que la bu­ro­cra­cia es de­ci­di­da­men­te in­efi­cien­te.

DC. Los pro­yec­tos pú­bli­cos en Ale­ma­nia, es­pe­cial­men­te en aquel momento, fue­ron or­ga­ni­za­dos de una ma­ne­ra muy pro­fe­sio­nal. Hoy el sec­tor pú­bli­co se es­tá de­bi­li­tan­do y los re­cur­sos son más re­du­ci­dos, mien­tras que pre­va­le­cen las in­ver­sio­nes pri­va­das. Pe­ro Ale­ma­nia con­ti­núa re­sis­tien­do, co­mo Sui­za y Aus­tria, tra­tan­do de pre­ser­var una es­truc­tu­ra es­ta­tal y un pro­gra­ma de in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas bien or­ga­ni­za­das. Por su­pues­to, el Neues Mu­seum to­da­vía era par­te de ese me­ca­nis­mo de co­mi­sio­nes pú­bli­cas, que es un po­co len­to pe­ro tam­bién con­fia­ble, lo que es una fuer­za im­pul­so­ra pa­ra los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res. Sa­be­mos que apre­cia­mos la fle­xi­bi­li­dad, si es pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio, pe­ro si tu­vié­ra­mos que ele­gir en­tre es­ta­bi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad, en tér­mi­nos de pro­te­ger el pro­ce­so de di­se­ño, pro­ba­ble­men­te to­dos es­ta­ría­mos de acuerdo en que una cier­ta es­ta­bi­li­dad es muy útil. Mien­tras que en un pro­yec­to a pequeña es­ca­la la flui­dez y la ca­pa­ci­dad de cam­biar de di­rec­ción pue­den ser ven­ta­jo­sas, pien­so que la si­tua­ción es di­fe­ren­te cuan­do se tra­ba­ja en un pro­yec­to gran­de. Sin em­bar­go, el Neues Mu­seum fue un ca­so ver­da­de­ra­men­te úni­co de con­fia­bi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad.

MDL. Re­cuer­do que pa­ra el Neues Mu­seum usas­te la me­tá­fo­ra del ja­rrón grie­go ro­to, en el cual los frag­men­tos ori­gi­na­les se vuel­ven a co­nec­tar y los in­ters­ti­cios en­tre ellos se lle­nan de ma­ne­ra neu­tral. ¿Pa­só lo mis­mo en la Na­tio­nal­ga­le­rie?

DC. Fue com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, por­que en tér­mi­nos vi­sua­les la Na­tio­nal­ga­le­rie no es­tá frag­men­ta­da. Aquí la me­tá­fo­ra es más bien un Mer­ce­des de 1968, que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce es­tar en or­den. To­da­vía es muy bo­ni­to, pe­ro tan pron­to co­mo abres el mo­tor y co­mien­zas a mi­rar los di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos, des­cu­bres que to­do es­tá oxi­da­do. El pro­pie­ta­rio, ob­via­men­te, to­da­vía quie­re un Mer­ce­des 1968, no un mo­de­lo 2018, por lo que se de­ben re­em­pla­zar las par­tes oxi­da­das sin cam­biar el au­to­mó­vil. En el Neues Mu­seum tu­vi­mos que crear un nue­vo edi­fi­cio. En la Na­tio­nal­ga­le­rie es­ta­mos or­ga­ni­zan­do y de­vol­vien­do el mis­mo edi­fi­cio, pe­ro fun­cio­na­rá me­jor.

MDL. Re­no­va­rás tam­bién la Pro­cu­ra­tie Vec­chie en Ve­ne­cia: ¿es si­mi­lar a la Na­tio­nal­ga­le­rie o al Neues Mu­seum?

DC. Es una ter­ce­ra categoría. Re­pre­sen­ta tan­to un pro­yec­to ur­bano co­mo uno de cons­truc­ción. En pri­mer lu­gar, la for­ma se ve per­fec­ta des­de el ex­te­rior, es difícil ima­gi­nar otro edi­fi­cio que ten­ga tan­ta pre­sen­cia en el con­tex­to. La fa­cha­da es un ele­men­to ur­bano im­por­tan­te, que for­ma el la­do com­ple­to de uno de los es­pa­cios pú­bli­cos más em­ble­má­ti­cos del mundo. Pe­ro los pro­ble­mas es­tán en el in­te­rior, que ha si­do mo­di­fi­ca­do con­ti­nua­men­te a lo lar­go de los si­glos, a ve­ces muy mal, sin te­ner en cuen­ta los ma­te­ria­les y siem­pre en ba­se a los fi­nes fun­cio­na­les. Aun­que la fa­cha­da su­gie­re una cons­truc­ción ho­ri­zon­tal, la or­ga­ni­za­ción in­ter­na es­tá for­ma­da por una se­rie de unidades ver­ti­ca­les. De­be­mos en­con­trar una nueva iden­ti­dad in­ter­na pa­ra el edi­fi­cio.

MDL. Pen­sé en de­di­car mi Re­vis­ta Do­mus al te­ma de los ob­je­tos. Se­gún es­ta idea, to­do es un ob­je­to: pe­que­ñas jo­yas y gran­des edi­fi­cios. ¿Có­mo reac­cio­nas a es­ta de­cla­ra­ción, es­pe­cial­men­te con res­pec­to al Neues Mu­seum o la Na­tio­nal­ga­le­rie?

DC. Sí, son ob­je­tos. Son so­bre to­do edi­fi­cios mo­nu­men­ta­les y re­pre­sen­ta­ti­vos. La his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra se cuen­ta prin­ci­pal­men­te a tra­vés de lo que po­dría­mos lla­mar edi­fi­cios-ob­je­tos. Lo úni­co que me preo­cu­pa hoy son los otros aspectos de la ar­qui­tec­tu­ra, los me­nos mo­nu­men­ta­les, más co­ti­dia­nos y el te­ma más am­plio de la ciu­dad co­mo tal. En los úl­ti­mos 20 años, los he­mos des­cui­da­do y es­ta­mos pa­gan­do el pre­cio de no ha­ber adop­ta­do una ac­ti­tud se­ria y con­se­cuen­te con res­pec­to a la for­ma de la ciu­dad.

MDL. ¿Se­ría inacep­ta­ble de­cir que cuan­do co­lo­ca­mos ob­je­tos en el pai­sa­je, lo ha­ce­mos so­lo en fun­ción de una con­ve­nien­cia eco­nó­mi­ca?

DC. No ne­ce­sa­ria­men­te. Santa Ma­ria dei Mi­ra­co­li en Ve­ne­cia es un ob­je­to. Ve­ne­cia es real­men­te in­tere­san­te en el sen­ti­do de que los ob­je­tos se vuel­ven muy bo­rro­sos en la es­truc­tu­ra. No son in­de­pen­dien­tes, son par­te del te­ji­do. La­men­ta­ble­men­te, la pla­ni­fi­ca­ción mo­der­na es­tá im­pul­sa­da por las in­ver­sio­nes. El pro­ble­ma no son los mo­nu­men­tos, los tea­tros o los mu­seos, que son ob­je­tos le­gí­ti­mos, sino los edi­fi­cios res­tan­tes. ¿Un edi­fi­cio de ofi­ci­nas es un ob­je­to? ¿Un pro­yec­to re­si­den­cial es un ob­je­to? La ciu­dad ne­ce­si­ta una con­ti­nui­dad ho­ri­zon­tal. Mi­lán si­gue sien­do un be­llo ejem­plo de un buen cen­tro ur­bano con ob­je­tos den­tro. Ca­mi­nas por Mi­lán y la es­truc­tu­ra ge­ne­ral de la ciu­dad es muy agra­da­ble y pla­cen­te­ra; y a me­nu­do ves edi­fi­cios in­tere­san­tes. En otras pa­la­bras, exis­ten am­bas con­di­cio­nes: una es­truc­tu­ra ge­ne­ral, pe­ro tam­bién las iden­ti­da­des in­di­vi­dua­les de los di­fe­ren­tes edi­fi­cios, al­gu­nos un po­co ex­tra­va­gan­tes y otros con me­jor ca­li­dad. El pri­mer pe­río­do de pos­gue­rra en Mi­lán fue fan­tás­ti­co, al acep­tar edi­fi­cios mo­der­nos en un con­tex­to his­tó­ri­co. Creo que es un gran ejem­plo de ciu­dad, en la que la es­truc­tu­ra ur­ba­na ha si­do crea­da tan­to por lo ge­ne­ral co­mo por lo par­ti­cu­lar, por lo anó­ni­mo y lo es­pe­cial. Sin em­bar­go, en los pro­yec­tos más re­cien­tes, ve­mos en­fo­que más in­ter­na­cio­nal, ba­sa­do en la inversión, que tien­de a ol­vi­dar la ho­ri­zon­ta­li­dad y la es­truc­tu­ra de la ciu­dad.

MDL. ¿Hay al­go que Mies te ha­ya co­mu­ni­ca­do durante es­te pro­yec­to, un men­sa­je es­pe­cial?

DC: Se pue­den apren­der mu­chas lec­cio­nes de es­te edi­fi­cio: siem­pre nos ha gus­ta­do co­mo un ob­je­to. No creo que ha­ya apren­di­do mu­cho más so­bre el pro­pio Mies, pe­ro hu­bo al­gu­nas sor­pre­sas en la cons­truc­ción. Se di­ce que él no es­ta­ba in­tere­sa­do en la fun­cio­na­li­dad.

Sin em­bar­go, aun­que nun­ca ha si­do un lu­gar fá­cil pa­ra ex­hi­bir ar­te, el edi­fi­cio en con­jun­to fun­cio­na muy bien. Mies po­dría ser tan­to fun­cio­na­lis­ta co­mo no fun­cio­nal. No veía las co­sas por su fun­ción, sin em­bar­go es­ta­ba muy in­tere­sa­do en el pro­pó­si­to, en la for­ma en que ope­ra­ban las co­sas. Pe­ro no usó el pro­gra­ma co­mo mé­to­do pa­ra ge­ne­rar la for­ma.

MDL: ¡Es im­po­si­ble de­di­car un edi­fi­cio tan trans­pa­ren­te a las ex­hi­bi­cio­nes!

DC: Sin em­bar­go, to­dos lo usan y to­dos en­cuen­tran una ma­ne­ra. Es un es­pa­cio que im­po­ne un sig­ni­fi­ca­do adi­cio­nal.

MDL: Ori­gi­nal­men­te, la Na­tio­nal­ga­le­rie iba a ser un edi­fi­cio de ofi­ci­nas en Cu­ba.

DC: Te­nía­mos un pro­yec­to pa­ra la Ofi­ci­na de Ba­car­dí en Cu­ba (1957-1958), el con­cep­to de la gran cu­bier­ta se ge­ne­ró allí y el edi­fi­cio te­nía que ser blan­co. Lue­go vino la re­vo­lu­ción, Mies in­te­rrum­pió el pro­yec­to y se fue a Ale­ma­nia, don­de ha­bía si­do in­vi­ta­do por un co­lec­cio­nis­ta pa­ra di­se­ñar un mu­seo en Sch­wein­furt [Georg Schae­fer, due­ño de una de las co­lec­cio­nes pri­va­das más im­por­tan­tes del ar­te ale­mán del si­glo XIX]; así que co­men­zó a tra­ba­jar en el pro­yec­to so­bre la ba­se de un con­cep­to si­mi­lar, aun­que de un ta­ma­ño mu­cho más pe­que­ño. Lue­go re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca del di­rec­tor del edi­fi­cio del Se­na­do de Ber­lín, Wer­ner Dütt­man, quien le con­tó que la ciu­dad que­ría pe­dir­le que di­se­ña­ra un mu­seo. En­ton­ces, Mies le di­jo a su clien­te en Sch­wein­furt que to­ma­ría el en­car­go, pe­ro que­ría usar el mis­mo pro­yec­to.

MDL: ... ¡pe­ro en ne­gro!

DC: En ne­gro, sí, ¡y aquí el pro­yec­to se ha con­ver­ti­do en reali­dad!

"Es­ta­mos de­vol­vien­do el mis­mo edi­fi­cio, pe­ro fun­cio­na­rá me­jor".

El sím­bo­lo más re­pre­sen­ta­ti­vo de la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, a 50 años de su crea­ción ne­ce­si­ta una res­tau­ra­ción ra­di­cal.

Pá­gi­na opues­ta: La Neue Na­tio­nal­ga­le­rie, durante los tra­ba­jos se­gún la in­ter­pre­ta­ción de Frie­de­ri­ke von Rauch.Plano del edi­fi­cio den­tro del Kul­tur­fo­rum.Es­ta Pá­gi­na: .Ima­gen de la plan­ta ba­ja en mar­zo de 2016, don­de se ve par­te de los tra­ba­jos rea­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.