En per­ma­nen­te Es­ta­do de shock

El Caliche - - VARIEDADES -

Nos vi­si­ta la muer­te to­dos los días. Es co­mo los lo­ros re­pe­tir que so­mos ca­si un Es­ta­do fa­lli­do, pe­ro tam­bién es co­mo los lo­ros re­pe­tir que to­dos los días en las di­fe­ren­tes ca­lles y ca­rre­te­ras de Hon­du­ras re­co­ge­mos muer­tos co­mo con­fi­tes en una fies­ta de cum­plea­ños. Ja­vier An­to­nio Flo­res Can­ta­re­ro, “El Ca­pi”, un hom­bre de 30 años que ayer re­gre­só a la cho­fe­rea­da de su bus ra­pi­di­to cu­brien­do el sec­tor López Are­lla­noSPS, pues el miér­co­les no le en­tró a la cham­bea­da por­que su do­ña tu­vo pro­ble­mas con el em­ba­ra­zo y to­có abor­tar... Ayer, con do­lor en el alma tras ha­ber per­di­do a su be­bé, re­gre­só al vo­lan­te de su uni­dad y an­tes de las 8.00am en la 3 ave­ni­da, 6 ca­lle de San Pe­dro Su­la, los chi­cos ma­los ya lo ha­bían ba­ña­do de plo­mo: “El Ca­pi” mu­rió. Y así co­mo él, en el ba­rrio Su­ya­pa, siem­pre de es­ta ciu­dad, su co­le­ga Mar­lon Qui­roz lle­gó con su vi­da has­ta ayer, los ga­ti­llo ale­gre se en­car­ga­ron de ha­cer el tra­ba­jo de Dios, man­dar­lo a la vi­da eter­na. En to­da es­ta pis­ci­na de san­gre hay un de­no­mi­na­dor co­mún: pa­re­ce que no go­bier­na el go­bierno, si no la de­lin­cuen­cia y los go­ber­na­dos vi­vi­mos en per­ma­nen­te es­ta­do de shock. Es­ta Hon­du­ras es real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.