Ma­tó a su ta­ta y lue­go se la dio pa’ la igle­sia

Di­cen que Wil­mer era adic­to a la mo­ña, dis­cu­tió con su pa­pá y le dio tres ma­che­ta­zos

El Caliche - - ZONAROJA -

Di­cen que Wil­mer Ale­xan­der An­to­nio (19) es un adic­to a las dro­gas y es por eso que su ta­ta don San­tos Gre­go­rio An­to­nio, lo an­da­ba ta­lo­nean­do pa’ que no fue­ra a co­me­ter nin­gu­na tras­ta­da con al­gu­na ci­po­ta. El cha­va­lo aga­rró un pu­ro de mo­ña y se la dio pa’ un po­tre­ro que es­tá cer­ca de una fin­ca, de una de sus her­ma­nas, y co­mo siem­pre don San­tos lo fue si­guien­do, pe­ro lo que nun­ca se ima­gi­nó es que ese día a Wil­mer se le ha­bía me­ti­do el de­mo­nio. Pues di­cen que el cha­vo dis­cu­tió con el don y le dio un ga­rro­ta­zo en la nu­ca, pe­ro al cha­vo le fue en­tran­do más el dia­blo, aga­rró el ma­che­te que an­da­ba don San­tos y le dio tres fi­la­zos de­ján­do­lo muer­to. Di­cen que el man sa­lió hu­yen­do pa­ra una igle­sia cer­ca­na, se hin­có fren­te al al­tar y pi­dió per­dón por lo que ha­bía he­cho. Y fue así co­mo atra­pa­ron a Wil­mer, los au­xi­lia­res de la al­dea San José, Co­ma­ya­gua lo ama­rra­ron y en­tre­ga­ron a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.