Pa­ra re­fle­xio­nar

El tiem­po de Dios...

El Caliche - - LOSMÍOS -

Una vez un hom­bre le pi­dió a Dios una flor y una ma­ri­po­sa. Dios le dio un cac­tus y un gu­sano... El hom­bre no en­ten­dió pe­ro aún así los­con­ser­vó.Co­nel­tiem­po...del­cac­tus­bro­tó la­flor­más­her­mo­sa­que­ja­más­seha­ya­vis­to,y el gu­sano se con­vir­tió en una be­lla ma­ri­po­sa. A ve­ces Dios no nos da lo que pe­di­mos de in­me­dia­to,pe­ro­si­sa­be­mo­sa­pre­ciar­lo­re­ci­bi­do ten­dre­mos lo que pe­di­mos a tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.