De re­ver­sa pa­ra el ma­mo

pi­dió per­mi­so pa­ra sa­lir del cen­tro pe­nal de san­ta bár­ba­ra a ha­cer un man­da­do y allí apro­ve­chó pa­ra huir, pe­ro la ale­gría le du­ró po­co

El Caliche - - PORTADA -

danieL merino VO­CE­RO DE LA PO­LI­CÍA “Se en­via­ron fo­to­gra­fía y da­tos, por lo que se re­cap­tu­ró”.

Co­mo Pe­dro por su ca­sa, sin nin­gún ti­po de vio­len­cia, a vista de to­dos y por su pro­pio pie sa­lió de la cár­cel de San­ta Bár­ba­ra, Eu­se­bio Tró­chez Guz­mán, de 52 años, en una de las fu­gas más pur­ga­do­ras de la historia hon­du­re­ña. Pe­ro la fe­li­ci­dad no le du­ró mu­cho, por­que ya le echa­ron el guan­te de nue­vo.

>Reo de “con­fian­za”

Pa­re­cie­ra un epi­so­dio de la se­rie “Ri­pley, aun­que us­ted no lo crea”, pe­ro es­tas co­sas real­men­te pa­san en nues­tro país, don­de se le da per­mi­so a los re­clu­sos pa­ra sa­lir de pri­sión. Re­sul­ta que don “Che­vo” se ha­bía vuel­to un reo de “con­fian­za”, ya que por su lar­ga tra­yec­to­ria sien­do pre­so ha­bía as­cen­di­do y go­za­ba de al­gu­nos be­ne­fi­cios que otros re­clu­sos no te­nían. Al pa­re­cer, el máis­tro ocu­pa­ba ha­cer sus man­da­dos, pi­dió per­mi­so pa­ra sa­lir de la cár­cel e ir al mer­ca­do de la ciu­dad, al te­ner vía li­bre el don se fue bien má­qui­na y co­mo la di­vi­na gar­za sa­lió del cen­tro pe­nal.

>Fu­ga

Se­gún se su­po, Tró­chez sa­lía de vez en cuan­do a ti­rar el rol y por eso las au­to­ri­da­des no se ha­bían preo­cu­pa­do, por­que siem­pre vol­vía, has­ta el pa­sa­do miér­co­les que sa­lió a eso de las 2:00 de la tar­de, su­pues­ta­men­te cus­to­dia­do, pe­ro se es­ca­pó, de­jan­do a los pe­ni­ten­cia­rios plan­ta­dos es- pe­ran­do su re­gre­so. Ade­más, don “Che­vo” tam­bién asis­tía a los guar­dias del pre­si­dio, ya que apa­ren­te­men­te tam­bién se de­di­ca­ba a re­gis­trar a las vi­si­tas an­tes de in­gre­sar al cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. El máis­tro ha­bía si­do re­clui­do por el de­li­to de ho­mi­ci­dio sim­ple y ho­mi­ci­dio en su gra­do de eje­cu­ción de ten­ta­ti­va, pe­ro aho­ra se le su­ma­rá el de­li­to de eva­sión de la jus­ti­cia en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

>Re­cap­tu­ra

Lue­go de co­no­cer de la in­só­li­ta hui­da, las au­to­ri­da­des se pu­sie­ron las pi­las y em­pren­die­ron ope­ra­ti­vos pa­ra dar con el pa­ra­de­ro del se­ñor. Se­gún el vo­ce­ro de la po­li­cía, el co­mi­sa­rio Daniel Merino, se en­via­ron aler­tas, por lo que ayer en ho­ras de la tar­de ya ha­bían re­sul­ta­dos. La cap­tu­ra se reali­zó por miem­bros de la Di­rec­ción Po­li­cial de In­ves­ti­ga­ción (DPI), en Nue­va Vi­da, sa­li­da al de­par­ta­men­to de Yo­ro, cuan­do el fu­gi­ti­vo iba a bor­do de un bus del trans­por­te pú­bli­co. Jo­sé El­vir era el je­fe del cen­tro pe­nal, quien aho­ra es­tá de­te­ni­do jun­to a Mi­guel Her­nán­dez, el po­li­cía pe­ni­ten­cia­rio de turno. Am­bos fue­ron pues­tos a la or­den de la fis­ca­lía y se­rían in­ves­ti­ga­dos y, de en­con­trar prue­bas, acu­sa­dos por el de­li­to de eva­sión cul­po­sa.

A Eu­se­bio se le su­ma­rá un de­li­to más por la fu­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.