Reo re­cap­tu­ra­do se en­ve­ne­na

ES­TU­VO DOS DÍAS EN LI­BER­TAD, RE­GRE­SÓ AL PE­NAL Y LA MISMA NO­CHE DE­CI­DIÓ PA­SAR A LA OTRA VI­DA

El Caliche - - PORTADA - Ro­mán Paz CAR­LOS.PAZ@el­ca­li­che.hn

Re­gre­só a las bar­to­li­nas del pre­si­dio del cen­tro de San­ta Bár­ba­ra y no aguan­tó, di­cen que se en­ve­ne­nó, sin em­bar­go los cus­to­dios es­ta­ban ma­lea­dos con él, ya que por cul­pa de la persona a quien le te­nían ple­na confianza, dos de sus com­pa­ñe­ros que­da­ron pre­sos por com­pli­ci­dad.

> Pasó el mis­mo día

El vier­nes 28 de ju­lio fue re­cap­tu­ra­do, lue­go de per­ma­ne­cer dos días pró­fu­go y mu­rió la misma no­che que re­gre­só. Tan­ta era la confianza que le brin­da­ba al pro­pio di­rec­tor del re­clu­so­rio, que te­nía “chan­ce” de salir cuando que­ría, pe­ro ese miér­co­les fue rum­bo al mer­ca­do a ha­cer un man­da­do y no re­gre­só. Eu­se­bio era custodiado por un policía pe­ni­ten­cia­rio a quien bur­ló, lue­go aga­rró un bus ha­cia San Pe­dro Su­la para lue­go par­tir a San­ta Ri­ta, Yo­ro. El vier­nes fue de­te­ni­do en un operativo cuando iba en un ur­bano en la al­dea Nue­va Vi­da, sa­li­da al mu­ni­ci­pio de Yo­ro. Cuando fue pre­sen­ta­do an­te los juz­ga­dos le su­ma­ron el de­li­to de evasión, au­men­tan­do la preo­cu­pa­ción, lo que lo lle­va­ría a to­mar esa de­ci­sión, mien­tras tanto com­pa­ñe­ros in­di­ca­ron que fue por pre­sión de los guar­dias que se en­ve­ne­nó. Eran las 8:00 PM del vier­nes cuando “Che­vo” con­vul­sio­na­ba en una cel­da y al ins­tan­te un pa­ro cardiaco lo de­jó mo­ri­bun­do, fue lle­va­do al hos­pi­tal de San­ta Bár­ba­ra In­te­gra­do, pe­ro ya iba sin vi­da. Eu­se­bio, quien te­nía 52 años, mu­rió nue­ve ho­ras después de vol­ver a su “in­fierno”, le to­có cru­zar en­fer­mo y sin se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción por la puer­ta prin­ci­pal del pre­si­dio don­de se po­nía jun­to a los agen­tes pe­ni­ten­cia­rios a re­vi­sar los bol­sos de las personas que lle­ga­ban a vi­si­tar a los de­más reos. Au­to­ri­da­des in­ves­ti­gan si realmente se en­ve­ne­nó o fue ame­na­za­do por los pro­pios agen­tes pe­ni­ten­cia­rios para ha­cer­lo.

El in­di­vi­duo en­tra­ba y sa­lía como “Pe­dro por su ca­sa” del pre­si­dio san­ta­bar­ba­ren­se.

Eu­se­bio “Che­vo” Tró­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.