Un­con­di­tio­nal Lo­ve

Estilo - - TENDENCIAS -

En­fren­tar lo de su pa­dre no fue fá­cil, aun­que ella ha si­do muy cla­ra so­bre el amor y res­pe­to que sien­te ha­cia Caitlyn, “to­da mi vi­da es­ta alma fue mi pa­pá y por­que aho­ra su apa­rien­cia sea di­fe­ren­te no sig­ni­fi­ca que sea me­nos pa­dre”. A fi­na­les de 2015 lle­gó uno de los re­tos más im­por­tan­tes de su ca­rre­ra. Ken­dall fue ele­gi­da pa­ra el Vic­to­ria´s Se­cret Fas­hion Show, su mo­men­to de­but pa­ra la mar­ca de len­ce­ría más fa­mo­sa del mun­do lle­gó. “Mis sue­ños se han he­cho reali­dad es­ta noche”, fue su co­men­ta­rio al cie­rre del run­way; sin em­bar­go, al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes de in­si­ders que re­co­pi­ló la re­vis­ta In Touch, in­di­ca­ron que no fue muy bien re­ci­bi­da por sus com­pa­ñe­ras.“la ma­yo­ría de las mo­de­los se gui­ña­ban el ojo o se cho­ca­ban la mano cuan­do pa­sa­ban por la pa­sa­re­la, pe­ro na­die hi­zo eso con Ken­dall”. Que si es­to des­mo­ti­vó a la exi­to­sa mo­de­lo de 20 años? De nin­gu­na ma­ne­ra. Es di­fí­cil ha­cer­lo con una chi­ca de tan cor­ta edad y con lo­gros tan gran­des co­mo ser fi­cha­da co­mo ima­gen de Es­tee Lau­der y lo­grar po­si­cio­nar es­ta mar­ca den­tro del mer­ca­do ju­ve­nil. Na­da pa­re­ce qui­tar­le el sue­ño a Ken­dall, quien tra­ta de vi­vir, en el po­co tiem­po li­bre co­mo cual­quier otra chi­ca de su edad, de­cla­rán­do­se adic­ta a los via­jes y fa­ná­ti­ca de mo­men­tos sim­ples. Su más re­cien­te afi­ción la fo­to­gra­fía, le ha per­mi­ti­do vi­vir una ex­pe­rien­cia que ella ha de­no­mi­na­do “su­rrea­lis­ta”. Ken­dall se es­tre­nó re­cien­te­men­te co­mo fo­tó­gra­fa pa­ra la re­vis­ta Lo­ve, don­de tra­ba­jó con la hi­ja de Cindy Craw­ford co­mo su mo­de­lo. “Cindy ha si­do mi gran re­fe­ren­te en el mun­do de la mo­da por lo que pro­du­cir una cam­pa­ña pa­ra su hi­ja fue uno de mis ma­yo­res lo­gros”. Ken­dall es to­da una caja de sor­pre­sas, ex­per­ta en mon­tar a ca­ba­llo, dis­fru­ta del sen­de­ris­mo, pa­seos en bi­ci­le­ta, su ejer­ci­cio de ru­ti­na es el jog­ging, ha con­fe­sa­do te­ner un crush con Ryan Gos­ling, dis­fru­ta del ci­ne, nun­ca sa­le a la ca­lle sin su ba­se de ma­qui­lla­je, aun­que pre­fie­re un na­tu­ral look, ma­ne­ja una vi­da sen­ti­men­tal re­ser­va­da a pe­sar de es­tar li­ga­da a fa­mo­sos fut­bo­lis­tas ame­ri­ca­nos de la ta­lla de Jor­dan Clark­son, Chan­dels Par­sons y can­tan­tes co­mo Harry Sty­les. Aje­na a cual­quier hu­ra­cán que pue­dan pro­vo­car su pa­dre, su her­ma­na o sus ex­cén­tri­cas her­ma­nas­tras, Ken­dall es­tá fe­liz, “Mi vi­da es real­men­te bue­na, me sien­to muy afor­tu­na­da, to­do me ha sa­li­do muy bien y es­pe­ro que se man­ten­ga así”. Ken­dall, ase­gu­ra que Caitlyn Jen­ner si­gue sien­do su pa­dre y que su trans­for­ma­ción no ha cam­bia­do en na­da ma­ra­vi­llo­sos re­cuer­dos,“siem­pre fui una hi­ja de pa­pá”,

“Aun­que sue­ne egoís­ta, que­ría que la aten­ción es­tu­vie­ra so­bre mí al me­nos por cin­co se­gun­dos y no so­bre mi fa­mi­lia”, ex­pli­ca­ba a la pren­sa cuan­do hi­zo su pri­mer des­fi­le de pret a por­ter pa­ra Marc Ja­cobs. Ella es una es­tre­lla. Ken­dall es la me­jor ami­ga de las top más co­ti­za­das, mu­sa de La­ger­feld y

en una su­pues­ta re­la­ción con el can­tan­te A$AP Rocky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.