CON EL TIEM­PO A TU FA­VOR

Estilo - - Review - pro­duc­ción & tex­tos Brenda Or­tez fo­tos Cortesía Is­tock

Es­pe­cial An­ti­aging

Los tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos que pre­ser­van la na­tu­ra­li­dad del ros­tro y re­vier­ten el efec­to del tiem­po son ca­da vez más avan­za­dos. Se­gu­ros, sen­ci­llos, efec­ti­vos y de re­sul­ta­dos ca­si in­me­dia­tos, son la op­ción nú­me­ro uno pa­ra de­vol­ver

ju­ven­tud a la piel, sin ci­ru­gía.

No es una lu­cha nue­va. Des­de los an­ti­guos al­qui­mis­tas que bus­ca­ban con an­sias una pó­ci­ma que los man­tu­vie­se por siem­pre jó­ve­nes, has­ta los la­bo­ra­to­rios y cien­tí­fi­cos mo­der­nos que es­tu­dian la una y mil ma­ne­ras de pre­ser­var la piel y el or­ga­nis­mo, el an­he­lo de al­can­zar la eter­na ju­ven­tud ha acom­pa­ña­do a la hu­ma­ni­dad des­de siem­pre. Pa­ra nues­tra suer­te, los avan­ces de la me­di­ci­na es­té­ti­ca son ca­da vez ma­yo­res y nos ofre­cen la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a no­ve­do­sos tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos de evi­den­tes re­sul­ta­dos en áreas tan im­por­tan­tes co­mo el ros­tro, sin ne­ce­si­dad de una ci­ru­gía. Uno de los que ma­yor de­man­da tie­ne en la ac­tua­li­dad son los hi­los ten­so­res de po­li­dio­xa­no­na, que se apli­can pa­ra re­ju­ve­ne­cer y re­afir­mar la piel del ros­tro con fla­ci­dez des­de el in­te­rior sin ci­ru­gía, sin anes­te­sia y con re­sul­ta­dos du­ra­de­ros. Tal co­mo ex­pli­ca

Geor­gi­na Ra­quel Se­lim, ex­per­ta cos­mia­tra de

Cli­ni­ma­gen, es­tos hi­los son unas he­bras fi­nas que se in­tro­du­cen ba­jo la piel pa­ra con­se­guir un efec­to lif­ting re­ge­ne­ra­ti­vo. “Los hi­los for­man una es­truc­tu­ra de so­por­te pa­ra los te­ji­dos con fla­ci­dez. Ade­más, es­ti­mu­lan la sín­te­sis de co­lá­geno y elas­ti­na, por lo que la piel se re­den­si­fi­ca, la fla­ci­dez dis­mi­nu­ye y la piel re­cu­pe­ra fir­me­za. Ade­más el ros­tro lu­ce más ter­so y lu­mi­no­so”. E l pa­so del tiem­po se tra­du­ce en la apa­ri­ción de lí­neas de ex­pre­sión al­re­de­dor de los ojos, bo­ca, en el en­tre­ce­jo, en las co­mi­su­ras la­bia­les o en los sur­cos na­so­la­bia­les. Ade­más de la pér­di­da de vo­lu­men en la­bios y pó­mu­los. Un pro­ce­di­mien­to por ex­ce­len­cia pa­ra erra­di­car­las son los re­lle­nos de áci­do hia­lu­ró­ni­co, que se­gún ex­pli­ca el doc­tor Cán­di­do Mejía de la Clí­ni­ca de Der­ma­to­lo­gía Cos­mé­ti­ca y Lá­ser aho­ra se com­bi­nan con bo­tox en un tra­ta­mien­to co­no­ci­do co­mo Soft Lift. Es­te tra­ta las múl­ti­ples se­ña­les del en­ve­je­ci­mien­to, ate­nuan­do las arru­gas es­tá­ti­cas y di­ná­mi­cas, re­de­fi­nien­do con­tor­nos y re­po­nien­do vo­lú­me­nes. Los re­sul­ta­dos se ven en un má­xi­mo de tres días. Soft Lift es una téc­ni­ca ver­sá­til, in­di­ca­da pa­ra las dis­tin­tas eda­des, ofre­cien­do re­sul­ta­dos muy na­tu­ra­les, que re­es­ta­ble­cen la ar­mo­nía de la ex­pre­sión fa­cial.

Soft Lift tra­ta si­mul­tá­nea­men­te las múl­ti­ples se­ña­les del en­ve­je­ci­mien­to en un so­lo pro­ce­di­mien­to. El re­sul­ta­do es una apa­rien­cia más fres­ca, na­tu­ral y re­ju­ve­ne­ci­da.

Hi­los ten­so­res de po­li­dio­xa­no­na. An­tes de co­men­zar el tra­ta­mien­to, el ex­per­to rea­li­za un es­tu­dio mi­nu­cio­so de las áreas del ros­tro a tra­tar. Rea­li­za un di­se­ño de las zo­nas que de­ben ser ten­sa­das y las mar­ca con pre­ci­sión. Lue­go apli­ca una cre­ma anes­té­si­ca pa­ra mi­ni­mi­zar la mo­les­tia. Ca­da hi­lo se in­fil­tra a ni­vel sub­cu­tá­neo guián­do­lo con una agu­ja fi­na.

Re­sur­fa­cing Fo­to­na Lá­ser es un tra­ta­mien­to in­di­ca­do pa­ra ci­ca­tri­ces de ac­né, man­chas, pe­cas, po­ros di­la­ta­dos, piel can­sa­da y con lí­neas de ex­pre­sión. Mi­ra­da jo­ven. sí­gue­la con Ble­fa­ro– Lá­ser, un tra­ta­mien­to no in­va­si­vo pa­ra ten­sa­do de pár­pa­dos pa­ra tra­tar oje­ras, arru­gas fla­ci­dez.

Adiós im­per­fec­cio­nes. Pa­ra re­sul­ta­dos dra­má­ti­cos Geor­gi­na Ra­quel-Se­lim re­co­mien­da el Coo­la­ser re­sur­fa­cing que re­mue­ve im­per­fec­cio­nes, ci­ca­tri­ces de ac­né, arru­gas, man­chas, ade­más re­mo­de­la y ten­sa la piel en áreas co­mo el cue­llo, es­co­te y ma­nos. Re­sul­ta­dos con una so­la se­sión.

Se­gún el doc­tor Cánd o Mejía, el bó­tox si­gue sien­do una op­ción muy po­pu­lar y efec­ti­va pa­ra con­tra­rres­tar pa­tas de ga­llo, arru­gas fron­ta­les y del en­tre­ce­jo. “No cau­sa nin­gún da­ño y es pre­ven­ti­vo del en­ve­je­ci­mien­to de la piel”.

Pa­ra las pie­les da­ña­das, con man­chas, im­per­fec­cio­nes y po­ros abier­tos se re­co­mien­da el Lá­ser de CO2 Frac­cio­na­do que de­vuel­ve ter­su­ra y ju­ven­tud al ros­tro. Una so­la se­sión me­jo­ra el as­pec­to de las arru­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.