¿Có­mo manejar la an­sie­dad por la comida?

Estilo - - Sumario - Pro­duc­ción & tex­tos Bren­da Or­tez Diez tác­ti­cas con­tra el es­trés con re­sul­ta­dos in­me­dia­tos

Tran­qui­la, res­pi­ra, a to­das nos pa­sa. Pa­ra con­tro­lar­lo, una ex­per­ta com­par­te al­gu­nos con­se­jos que de­bes po­ner en prác­ti­ca aho­ra mis­mo.

Es­toy muy es­tre­sa­da y no pue­do pa­rar de co­mer”, “ne­ce­si­to al­go dul­ce pa­ra cal­mar mi an­sie­dad”...Se­gu­ro te iden­ti­fi­cas con es­tas fra­ses. To­dos las he­mos ex­pre­sa­do más de una vez en un mo­men­to de pre­sión, ner­vio­sis­mo o an­sie­dad. Tal co­mo de­mues­tran es­tu­dios re­cien­tes de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard, las pre­fe­ren­cias ali­men­ti­cias se mo­di­fi­can en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. Una de las con­clu­sio­nes de es­ta in­ves­ti­ga­ción es que el es­trés fí­si­co o emo­cio­nal au­men­ta la in­ges­ta de ali­men­tos al­tos en azú­car, gra­sas o am­bos. Es­tas sus­tan­cias pa­re­cen ge­ne­rar un efec­to de re­com­pen­sa que in­hi­be en el ce­re­bro es­tos pro­ce­sos y las emo­cio­nes que se re­la­cio­nan con ellos.“Nues­tro com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio mu­chas ve­ces es­tá in­flui­do por nues­tras emo­cio­nes, sien­do so­bre to­do las ne­ga­ti­vas las que nos lle­van al con­su­mo in­con­tro­la­do de comida, pro­du­cien­do fluc­tua­cio­nes cons­tan­tes en el pe­so y su­ma­do a la ma­la ca­li­dad de los ali­men­tos se­lec­cio­na­dos pa­ra li­be­rar el es­trés ten­dre­mos co­mo con­se­cuen­cia un de­te­rio­ro en la sa­lud lo cual for­ma par­te de un círcu­lo vi­cio­so don­de el pe­so ga­na­do se con­vier­te en otro des­en­ca­de­nan­te de es­trés”, ex­pli­ca la doc­to­ra May­ra Gar­cía, ex­per­ta en nu­tri­ción clí­ni­ca.Con­se­cuen­te­men­te, lo an­te­rior se con­vier­te en un nue­vo há­bi­to muy di­fí­cil de erra­di­car, “es por ello que el tra­ta­mien­to de re­duc­ción de pe­so no de­be ser so­lo ma­ne­ja­do con die­ta y ejer­ci­cio, sino tam­bién con ayu­da de pro­fe­sio­na­les de la psi­quia­tría o psi­có­lo­gos pa­ra tra­tar el pro­ble­ma de ba­se que es el mal ma­ne­jo del es­trés, an­sie­dad y de­pre­sión. Es­te es un te­ma a tra­tar el el 80% de pa­cien­tes con so­bre­pe­so y obe­si­dad”, re­co­mien­da la ex­per­ta.Aun­que en un in­ten­to por manejar el es­trés la ma­yo­ría rea­li­za es­fuer­zos que van des­de prac­ti­car ejer­ci­cios y ser más se­lec­ti­vo con la comida has­ta to­mar más agua o rea­li­zar al­gu­nas téc­ni­cas de me­di­ta­ción, “lo cier­to es que mu­chas ve­ces el pro­ble­ma es que es­tos es­fuer­zos no son sos­te­ni­dos y son fu­ga­ces o mo­men­tá­neos, de ahí la im­por­tan­cia de se­guir un pro­gra­ma in­te­gral”, di­ce Gar­cía quien nos ex­pli­ca en qué con­sis­ten y ade­más com­par­te al­gu­nos con­se­jos en­ca­mi­na­dos a cam­biar la con­duc­ta ali­men­ta­ria an­te si­tua­cio­nes de an­sie­dad.

En un ata­que de an­sie­dad se re­co­mien­da con­su­mir al­men­dras, car­ga­das de vi­ta­mi­na E, mag­ne­sio y gra­sas sa­lu­da­ble que te ayu­da­rán a sen­tir­te lle­na. Alé­ja­te de los car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.