La te­rri­ble ma­nía de que­jar­se

Estilo - - Sumario -

De vez en cuan­do es nor­mal que­jar­se pe­ro si se trans­for­ma en una cos­tum­bre pue­de ha­cer­te mu­cho da­ño y ale­jar a los de­más. Aquí al­gu­nas

cla­ves pa­ra con­tra­rres­tar­lo.

Bus­ca­do­res de sim­pa­ti­zan­tes: es­te ti­po de per­so­nas siem­pre se que­ja de su mi­se­ria, no im­por­ta lo que les di­gas, a ellos siem­pre les pa­sa al­go peor que a to­dos los de­más, sus ca­sos son ex­tre­mos y peo­res no im­por­ta la pers­pec­ti­va que quie­ras que lo vean. Su­ma­do a ello siem­pre ven cul­pa­bles de sus pro­ble­mas a ter­ce­ras per­so­nas y si­tua­cio­nes ex­ter­nas.

Que­jum­bro­sos cró­ni­cos: es­tas per­so­nas ha­cen al­go que los in­ves­ti­ga­do­res lla­man “ru­miar”, lo que sig­ni­fi­ca pen­sar ob­se­si­va­men­te y que­jar­se de un pro­ble­ma, una y otra vez. En lu­gar de sen­tir­se re­la­ja­dos des­pués de que­jar­se, en reali­dad se preo­cu­pan más y se po­nen an­sio­sos. Si te en­cuen­tras den­tro de una de esas ca­te­go­rías de­bes tra­ba­jar fuer­te pa­ra en­con­trar el la­do po­si­ti­vo en ca­da si­tua­ción. Una vez que lo prac­ti­cas con­ti­nua­men­te se vuel­ve un pen­sa­mien­to au­to­má­ti­co. Así que de aho­ra en ade­lan­te pres­ta mu­cha aten­ción a tus pa­la­bras, es­cú­cha­te. No es­pe­res que tu fa­mi­lia o ami­gos te di­gan que te es­tás que­jan­do de nue­vo. Vuél­ve­te consciente de tus pen­sa­mien­tos y có­mo te ex­pre­sas. Si te es­cu­chas que­ján­do­te, rá­pi­da­men­te en­fo­ca tu ener­gía en en­con­trar so­lu­cio­nes y con­tra­rres­tar­lo.

En­cuen­tra al­go que agra­de­cer ca­da día. Man­tén un dia­rio, es­cri­be tres co­sas por las que es­tás agra­de­ci­do ca­da ma­ña­na y ca­da no­che. Si em­pie­zas a sen­tir­te an­sio­so o pe­si­mis­ta, haz una pau­sa y es­cri­be de nue­vo. Por di­fí­cil que pa­rez­ca pue­des en­con­trar cin­co o diez co­sas por las que es­tás agra­de­ci­do. Al fi­nal del ejer­ci­cio te sen­ti­rás más fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.