ROGER MOORE

Estilo - - Sumario - fo­tos AFP y Getty Ima­ges pro­duc­ción & tex­tos Clau­dia Gó­mez

“Mi nom­bre es Bond, Ja­mes Bond’’, no po­dría­mos em­pe­zar con otra fra­se sino con la más clá­si­ca y em­ble­má­ti­ca de la sa­ga que hi­zo que Roger Moore se con­vir­tie­ra en el agen­te se­cre­to más fa­mo­so del ci­ne. Ade­más se desem­pe­ñó co­mo em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad de UNICEF y fue con­de­co­ra­do por la rei­na Isa­bel co­mo Ca­ba­lle­ro del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co.

Na­ció en Lon­dres el 14 de oc­tu­bre de 1927, su pa­dre era po­li­cía y su ma­dre ama de ca­sa. A los cin­co años ca­si mue­re de neu­mo­nía. De jo­ven so­ña­ba con ser ar­tis­ta y di­bu­jan­te de có­mics, aun­que fi­nal­men­te sir­vió a la mi­li­cia bri­tá­ni­ca en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Tra­ba­jó co­mo mo­de­lo pro­mo­cio­nan­do ar­tícu­los tan va­ria­dos, co­mo ro­pa y pas­ta den­tal. Lue­go de es­tu­diar ac­tua­ción, co­men­zó su ca­rre­ra co­mo ex­tra en al­gu­nas pe­lí­cu­las en los años 40. “No eres tan bueno, así que son­ríe mu­cho ca­da vez que sal­gas”, con­ta­ba Moore acer­ca de la re­co­men­da­ción que le hi­zo su pri­mer re­pre­sen­tan­te. Sin em­bar­go era muy atrac­ti­vo y con ta­len­to, por lo que la MGM lo con­tra­tó. Uno de sus pri­me­ros pa­pe­les en te­le­vi­sión fue en la se­rie Ivan­hoe co­mo Sir Wil­fred of Ivan­hoe en 1958. Pe­ro la fa­ma mun­dial le lle­gó cuan­do es­te­la­ri­zó El San­to, de 1962 has­ta 1969. Re­co­rrió el mun­do a bor­do de su Vol­vo blan­co, en la piel del aven­tu­re­ro Si­món Tem­plar. No pa­só mu­cho tiem­po cuan­do le lle­gó la opor­tu­ni­dad más im­por­tan­te de su vi­da ar­tís­ti­ca, el pa­pel de Ja­mes Bond. A pe­sar de ser el ter­ce­ro en in­ter­pre­tar a ese per­so­na­je, se le co­no­ce co­mo el su­ce­sor de Sean Con­nery y el que más pe­lí­cu­las hi­zo pa­ra la sa­ga.

Al­go que lo dis­tin­guía de los de­más Bond

era su gus­to por los co­ches y coc­te­les, en sie­te cin­tas nun­ca pi­dió “un mar­ti­ni con vod­ka agi­ta­do, no mez­cla­do” ni con­du­jo un As­ton Martin. A los 45 se pu­so ese tra­je y lo aban­do­nó a los 58 años.

Se ca­só cua­tro ve­ces. A los 18 años por pri­me­ra vez con la pa­ti­na­do­ra y as­pi­ran­te a ac­triz, Doorn van Steyn, pe­ro pron­to lle­ga­ron los pro­ble­mas. Fue du­ran­te una fies­ta de una de las can­tan­tes del Reino Uni­do que co­no­ció a Do­rothy Squi­res, la que se­ría su se­gun­da es­po­sa. “Apa­gó las lu­ces, se sen­tó a mi la­do y me be­só”, con­tó la pro­pia ar­tis­ta. Ella te­nía 37 años, tre­ce más que él. Pa­ra el fi­nal de la fies­ta, ya es­ta­ban jun­tos. Moore se mu­dó a la man­sión de Do­rothy y aban­do­nó a su pri­me­ra es­po­sa, quien se dio cuen­ta por amis­ta­des, ya que ella se en­con­tra­ba en un cam­peo­na­to de pa­ti­na­je. Se ca­sa­ron al año y de­ci­die­ron mu­dar­se a los Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do Moore se tras­la­dó a Ro­ma a ro­dar El rap­to de las sa­bia­nas co­no­ció a Lui­sa Mat­tio­li y co­men­zó una re­la­ción con ella. Do­rothy se dio cuen­ta por las car­tas que el ac­tor re­ci­bía des­de Ita­lia. La can­tan­te se se­pa­ró de él. Mien­tras tan­to na­ció De­bo­rah en 1963, Geof­frey 1966 y Ch­ris­ti­na 1973, y ter­mi­nó ca­sán­do­se en 1969 con Lui­sa. Ese ma­tri­mo­nio du­ró vein­ti­cin­co años. En 1994, mien­tras se es­ta­ba tra­tan­do de un cán­cer de prós­ta­ta, Moore de­ci­dió de­jar a su ter­ce­ra mu­jer por una ami­ga su­ya, la so­cia­li­té Kris­ti­na Thols­trup, co­no­ci­da co­mo Ki­ki, con quien se unió en ma­tri­mo­nio en 2002 y per­ma­ne­cie­ron jun­tos has­ta el úl­ti­mo día.

En 1973 se “lle­vó un Os­car”, y sin ha­ber si­do no­mi­na­do, ya que cuan­do en­tre­ga­ba el pre­mio al Me­jor Ac­tor al en­ton­ces ga­na­dor Mar­lon Bran­do, el se­gun­do no se pre­sen­tó a la ga­la y en su lu­gar en­vió a la ac­triz na­ti­va ame­ri­ca­na, Sa­cheen Little­feat­her pa­ra re­cha­zar el ga­lar­dón. Es así que la es­ta­tui­lla que­dó en sus ma­nos, has­ta que miem­bros de la Aca­de­mia la fue­ron a re­co­ger a su ca­sa. En 1991 fue nom­bra­do em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad por UNICEF, car­go que ocu­pó has­ta su muer­te; ade­más, fue hon­ra­do co­mo Sir por la rei­na Isa­bel II en 2003 por sus “ser­vi­cios de ca­ri­dad” y en 2008 fue nom­bra­do Co­man­dan­te de la Or­den de Ar­tes y Le­tras.

“Me en­can­ta­ría ser re­cor­da­do co­mo uno de los me­jo­res rey Lear o Ham­let de la his­to­ria, pe­ro ya que no va a ocu­rrir, es­toy bas­tan­te con­ten­to de ha­ber si­do Bond”.

Se con­vir­tió en el agen­te más ma­du­ro que enamo­ró a to­da una ge­ne­ra­ción. “Siem­pre me di­je­ron que pa­ra triun­far se ne­ce­si­ta­ba per­so­na­li­dad, ta­len­to y suer­te, en par­tes igua­les. En mi ca­so fue un 99 por cien­to suer­te”.

Ro­ge Moore y Lui­sa Matt li jun­to a sus h

De­bo­rahy Geof­fre Mi­chae Cai­ne, Roger Moore Sean Con­nery

ntro y fue­ra de la pan­ta­lla act es­tu­vo siem­pre r ea d mu­je­res be­llas Con su c rt úl­ti es­po­sa, la mul­ti­mi­llo­na­ria Ki­ki Tho trup Moore con sus hi s De­bo­ra G ffrey y Ch­ris­tian, su es­po­sa Lui­sa at­tio­liy

as­tra Ch­ris­ti­na Knud Roger Moore, la prin­ce­sa Gra­ce y Ed­ward Meeks Moore fue en­ca­si­lla­do en­tre Si­món Tem­plar Ja­mes Bond En su bo­da en el ho­tel Ro­yal Gar­den de Ken­sing­ton en 1969 con Lui­sa Mat­tio­li

al Su se­gun­da es­pos Do­rothy Squi­res, qui n era tre­ce años ma­yor que él Moore, quien mu­rió en ma­yo pa­sa­do a los 89 años, en su me­mo­ra­ble rol co­mo Si­mon Tem­plar en su Volv In rpre­tó a Si­món Tem­plar en El San

to de 1962 a 1969

Roger con­quis­tó mun­do, en es­pe­cial a las mu­je­res, con su pa­pel co­mo El Sant

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.