Dis­cre­ción en las re­des L

Estilo - - Estilo De Vida -

a dis­cre­ción es la me­jor for­ma de con­du­cir­se co­rrec­ta­men­te pa­ra evitar con­flic­tos y pro­yec­tar una bue­na ima­gen per­so­nal. Pe­ro en In­ter­net ¿so­mos lo su­fi­cien­te­men­te dis­cre­tos? Cui­dar la in­ti­mi­dad de­pen­de de uno. In­de­pen­dien­te­men­te de la pri­va­ci­dad de la iden­ti­dad y de­más da­tos per­so­na­les, la vi­da di­gi­tal nos ace­le­ra y ter­mi­na­mos mu­chas ve­ces co­lo­can­do de ma­ne­ra pú­bli­ca co­men­ta­rios, sin ha­ber me­di­do el al­can­ce de nues­tras pa­la­bras. Co­noz­co gen­te a quie­nes le lla­ma­ron la aten­ción en su tra­ba­jo por cri­ti­car abier­ta­men­te en sus re­des so­cia­les a sus com­pa­ñe­ros y/o je­fe, o por ha­ber evi­den­cia­do es­tar en un lu­gar, cuan­do de­be­rían ha­ber es­ta­do en otro. Ima­gí­nen­se, es­tar con in­ca­pa­ci­dad y su­bir una fo­to ce­nan­do en un res­tau­ran­te con ami­gos. Hoy más que nun­ca de­be­mos ha­cer va­ler nues­tra dis­cre­ción pa­ra dis­cer­nir lo que me­re­ce o no me­re­ce ser co­men­ta­do.

Ase­so­ra en Ima­gen y Eti­que­ta Graciela Nieto

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.