Te­gu­ci­gal­pa

Un día per­fec­to en el cen­tro his­tó­ri­co

Estilo - - News - Tex­tos Ma­ría Teresa Agur­cia

Que­ri­da hon­du­re­ña, sí, te ha­blo a vos, mu­jer fuer­te, in­de­pen­dien­te, siem­pre bien ves­ti­da, edu­ca­da e in­va­lua­ble. Hoy quie­ro pla­ti­car con vos. ¿Có­mo va el tra­ba­jo? ¿Man­da­dos del ho­gar? ¿Cuán­do fue tu úl­ti­mo ma­ni­cu­re? ¿Cuán­do te to­mas­te un vi­ni­to con tus me­jo­res ami­gas? ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que ca­mi­nas­te por tu ciu­dad? Yo te en­tien­do. Lle­va­mos vi­das al­go com­pli­ca­das, di­fí­ci­les, sin es­pa­cio pa­ra res­pi­rar. A ve­ces ol­vi­da­mos que en Te­gu­ci­gal­pa el clima siem­pre es per­fec­to o que to­do que­da a la vuel­ta de la es­qui­na. A ve­ces ol­vi­da­mos que en es­ta ciu­dad–es­con­di­da en­tre mon­ta­ñas, bos­ques y nu­bes–la cul­tu­ra re­sue­na y ca­mi­na­mos so­bre una ri­que­za his­tó­ri­ca, una tra­di­ción de pa­tri­mo­nio y fa­cha­das. Lo que te quie­ro pe­dir, mu­jer hon­du­re­ña, es que, en es­te mes de la pa­tria y de la con­me­mo­ra­ción de la fun­da­ción de nues­tra que­ri­da Te­gu­ci­gal­pa, tal vez guar­dá un es­pa­cio pa­ra des­can­sar, pa­ra re­con­si­de­rar, pa­ra ha­cer­te el ma­ni­cu­re, pe­ro tam­bién pa­ra co­no­cer (o vol­ver a co­no­cer) tu ciu­dad. Ha­cé pla­nes un jue­ves por la tar­de con tus ami­gas, pe­ro tam­bién ha­cé pla­nes un sá­ba­do por la ma­ña­na. Vi­si­tá rin­con­ci­tos, re­des­cu­brí igle­sias, ol­vi­dá la die­ta y co­me­te una bu­rri­ta–con seis tor­ti­llas-. Vol­vé a las cos­tum­bres de an­tes, vol­vé a las ca­lles de tus pa­dres, vol­vé a ese lu­gar lleno de me­mo­rias, his­to­rias que una vez te con­ta­ron. En es­tos días azu­la­dos, apa­gá tu ce­lu­lar y dis­fru­tá, po­né en pau­sa el tra­ba­jo, los man­da­dos (¡nun­ca el vino!) y vuel­ve a lo que amás. No te­nés que vol­ver al cen­tro, pe­ro el cen­tro es un buen lu­gar pa­ra em­pe­zar.

LA RU­TA DE­FI­NI­TI­VA DEL CEN­TRO HIS­TÓ­RI­CO

Desa­yuno en Los Do­lo­res. Tu día per­fec­to en el cen­tro his­tó­ri­co co­mien­za en Plaza Los Do­lo­res. Per­de­te en los la­be­rin­tos del mer­ca­do y or­de­ná (te re­co­mien­do Ba­lea­das Lour­des o la Me­ga-Ba­lea­da) una ba­lea­da con “to­dos los mic­keys”. Des­pués, vi­si­tá las pa­lo­mi­tas en la Plaza, co­no­cé la igle­sia con su fa­cha­da ba­rro­ca, apre­ciá el re­ta­blo re­lu­cien­te, sus pi­sos de mo­sai­cos, sus de­ta­lles úni­cos.

Vi­si­tas a mu­seos. Aho­ra, se­guí ha­cia el pri­mer blo­que cul­tu­ral del cen­tro his­tó­ri­co. Exis­te una bue­na can­ti­dad de mu­seos y es­pa­cios cul­tu­ra­les en Te­gu­ci­gal­pa y su ma­yo­ría se ubi­can en el cen­tro. ¿Ya vi­si­tas­te las ex­hi­bi­cio­nes del Mu­seo pa­ra la Identidad Na­cio­nal? ¿Y la Ga­le­ría Na­cio­nal, con sus tres sa­las y tres ge­ne­ra­cio­nes? ¿Co­no­cés la An­ti­gua Ca­sa Pre­si­den­cial? ¿El Mu­seo His­tó­ri­co Mi­li­tar?

Com­prá pan dulce. ¿Qué ho­gar es­tá com­ple­to sin pan dulce? Yo re­co­mien­do Ba­si­lios en la Pea­to­nal, pe­ro tam­bién po­dés vi­si­tar nues­tra que­ri­da Chin­da Díaz o La Ba­guet­te. Po­drás en­con­trar di­fe­ren­tes op­cio­nes si te das una vuel­ta por el Pa­seo Li­qui­dám­bar…

Ca­mi­na­ta por La Pea­to­nal. La ca­lle con más tráfico pea­to­nal en nues­tra ciu­dad, una ex­pe­rien­cia diferente ca­da vez que la vi­si­tás, el olor dulce de pan re­cién hor­nea­do, un ar­tis­ta de­co­ran­do el sue­lo con sus pin­tu­ras, las no­tas de un vio­lín ur­bano… ca­mi­ná, ol­vi­da­te de to­do, lle­gá has­ta el Par­que Cen­tral. Par­que Cen­tral & Ca­te­dral San Mi­guel Ar­cán­gel. La con­clu­sión del Pa­seo Li­qui­dám­bar es el Par­que Cen­tral, don­de ca­si siem­pre hay un es­pec­tácu­lo en el es­ce­na­rio, don­de las per­so­nas con­ver­gen y pla­ti­can, jue­gan do­mi­nó con un ami­go, jue­gan con sus hi­jos, ca­mi­nan ha­cia la Ca­te­dral pa­ra par­ti­ci­par en la mi­sa del día. No po­dés per­der­te un vis­ta­zo a esa cú­pu­la do­ra­da. Al­muer­zo en el Dun­can Ma­yan. Res­tau­ran­te icó­ni­co de Te­gu­ci­gal­pa, que exis­te por más de 50 años, ¿qué me­jor lu­gar pa­ra es­con­der­se del sol por un ra­ti­to?

Tar­dear en La Leo­na. Des­pués del al­muer­zo, po­dés su­bir las cues­tas de La Leo­na (a pie o en ca­rro) has­ta lle­gar al pin­to­res­co par­que. Dis­fru­tá de la vis­ta, de los rin­con­ci­tos que lle­van a Bue­na Vis­ta y la Bue­nos Ai­res, ba­já las es­ca­le­ras es­con­di­das, apre­ciá la vis­ta de nues­tra ciu­dad.

Ba­jar la cues­ta Lem­pi­ra. Y cuan­do re­gre­sés al cen­tro, la me­jor ru­ta es la Cues­ta Lem­pi­ra (ten­go 24 años y to­da­vía sien­to un po­co de mie­do al en­fren­tar­me con esa ca­lle em­pi­na­da).

Hoy se va­le pe­dir un pos­tre. Yo re­co­mien­do una cre­pa en Ca­fé con Li­bros, la ca­fe­te­ría es­con­di­da en el se­gun­do ni­vel de la Li­bre­ría Bau­tis­ta. Per­fec­ta ho­ra pa­ra to­mar­se un ca­pu­chino o un ca­fé ne­gro, o tal vez un smoot­hie de fru­tas. Dis­fru­tá una obra cul­tu­ral. ¿Por dón­de em­pie­zo? Los jue­ves de jazz en Bour­bon Hou­se son ex­ce­len­tes, al igual que los ca­fés poé­ti­cos de Ca­fé Pa­ra­di­so. Inau­gu­ra­cio­nes en el MIN y la Ga­le­ría Na­cio­nal, con­cier­tos im­prom­ptu en Ca­sa Quin­chon o el Pa­seo Li­qui­dám­bar, la sin­fó­ni­ca en el tea­tro, obras nue­vas y van­guar­dis­tas en Ca­sa del Tea­tro Me­mo­rias, fes­ti­va­les, in­ter­ven­cio­nes ar­tís­ti­cas–es di­fí­cil man­te­ner­se al tan­to, pe­ro se­gu­ro exis­ten pá­gi­nas di­gi­ta­les que com­par­ten to­das las ac­ti­vi­da­des… To­mar­se un shot. ¡Y ter­mi­ne­mos la no­che con un tra­gui­to! No sos hon­du­re­ño, si no te has to­ma­do un ca­lam­bre en el fa­mo­so New Bar de Ti­to Agua­ca­te. Tam­bién po­drías pa­sar­te por el Hos­tal La Ron­da, ju­gar una ron­da de Gian­tJen­ga y des­pués aten­der una lec­tu­ra de poe­sía en Ca­fé Pa­ra­di­so.

Arri­ba, in­con­fun­di­ble ima­gen de la igle­sia Los Do­lo­res, cons­trui­da en la ter­ce­ra dé­ca­da del Si­glo XVIII. Aba­jo, es­cul­tu­ra de San Mi­guel Ar­cán­gel en la Plaza Los Do­lo­res

Aco­ge­dor rin­cón en Ca­fé Pa­ra­di­so. Foto de MJ Ca­sa­no­va Fa­cha­da del Tea­tro Ma­nuel Bo­ni­lla, inau­gu­ra­do el 15 de sep­tiem­bre de 1915 En­tra­da de Dun­can Ma­yan, fun­da­do ori­gi nal­men­te en 1896 Má de5 co­lo­rid s lám­pa­ras cuel gan en e ciel del Pa­seo qui­dám­bar,

l pro­pues­ta ar­tís­tic Si­lue­tas Vis­ta de la ciu­dad des­de Par­que La Leon Ti­to Agua­cat es una pa­ra­da obli­ga­to­riae el cen­tro La im­po­nen­te ca­te­dral de San Mi­guel Ar­cán­gel

fo­toCint­hiaCas­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.