LI­FE COACHING

Tu ma­yor ba­ta­lla

Estilo - - Sumario -

Na­da te pre­pa­ra pa­ra un diag­nós­ti­co de cán­cer de mama. Aun­que no he pa­sa­do por una prue­ba co­mo esa no pue­do vi­vir aje­na a lo que sig­ni­fi­ca, al do­lor y los mie­dos que im­pli­ca tan­to pa­ra quien lo pa­de­ce co­mo pa­ra los que la ro­dean. Cuan­do sa­bes que una de ca­da 8 mu­je­res se­rá víc­ti­ma de es­ta en­fer­me­dad no es di­fí­cil ima­gi­nar que al­gu­na de ellas po­dría es­tar le­yen­do es­ta no­ta o co­no­cer a al­guien que pa­sa por es­ta tem­pes­tad. Pa­ra esas pa­cien­tes va de­di­ca­da es­ta no­ta con al­gu­nos con­se­jos so­bre có­mo ma­ne­jar emo­cio­nal­men­te una si­tua­ción co­mo es­ta.

1.Sé po­si­ti­va. Aún cuan­do te pue­das sen­tir com­ple­ta­men­te de­rro­ta­da, tris­te o sin es­pe­ran­za, bus­ca den­tro de ti to­da la fuer­za que pue­das re­unir y ten la cer­te­za que vas a lle­gar triun­fa­do­ra al fi­nal de la ca­rre­ra por tu vi­da. Pien­sa en po­si­ti­vo, re­cuer­da que al es­tar uni­dos, la men­te y el es­pí­ri­tu pue­den ser más po­de­ro­sos que el cuer­po. 2. Vi­ve en el pre­sen­te. Un día a la vez, así de­bes vi­vir. Du­ran­te el tra­ta­mien­to, cuan­do sien­tas que te in­va­de el te­mor por el fu­tu­ro, bus­ca la cal­ma den­tro de ti y es­fuér­za­te por vi­vir el pre­sen­te, en­fó­ca­te en es­te mo­men­to, no te an­ti­ci­pes a na­da, ca­da día re­pre­sen­ta

una nue­va vic­to­ria.

3. No du­des de tu po­der. Al­gu­nas ve­ces te sen­ti­rás de­silu­sio­na­da, sin ga­nas de le­van­tar­te de la ca­ma, se­gu­ra que to­do es­tá en tu con­tra. Es par­te del pro­ce­so. En ese mo­men­to oblí­ga­te a res­pi­rar des­pa­cio, lle­nar de oxí­geno tus pul­mo­nes, re­cuer­da que so­mos se­res de ener­gía, así que bus­ca to­da la que ten­gas y con­viér­te­la en tu es­cu­do pa­ra ga­nar la ba­ta­lla. Lo creas o no, la ac­ti­tud cuen­ta.

4. Abra­za el amor y las bue­nas in­ten­cio­nes de los que te ro­dean. El amor es la dro­ga más po­de­ro­sa. Se­gu­ro tie­nes a mu­chos ami­gos y fa­mi­lia cer­ca de ti, ani­mán­do­te a se­guir. No te ale­jes de ellos, no creas que ellos sien­ten las­ti­ma o pe­na por ti, al con­tra­rio, es­tán muy or­gu­llo­sos de tu lu­cha y siem­pre es­ta­rán pa­ra ti. No te­mas ha­blar­les, abrir­les tu co­ra­zón.

5. Ex­pre­sa tus emo­cio­nes. Es nor­mal sen­tir pá­ni­co, ima­gi­nar lo peor. Cuan­do eso pa­se no te­mas ex­pre­sar­lo, se­gu­ro siem­pre ha­brá al­guien a tu la­do dis­pues­to a es­cu­char­te. Pe­ro si te in­co­mo­da mu­cho ha­cer­lo, co­mien­za un dia­rio o gra­ba tus pen­sa­mien­tos, cuan­do los ma­ni­fes­ta­mos nos li­be­ra­mos de ese pe­so y po­de­mos pen­sar des­de una pers­pec­ti­va más cla­ra y op­ti­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.