El po­der de la gra­ti­tud

Estilo - - Estilo De Vida - Cin­co for­mas de ex­pre­sar gra­ti­tud a los de­más

Es­tá com­pro­ba­do. La gra­ti­tud es una fuer­za mi­la­gro­sa, co­mo un imán

que atrae mu­cho más de lo que ya se ha re­ci­bi­do.

a ex­pe­ri­men­tar el po­der del agra­de­ci­mien­to te su­gie­ro al­gu­nos pa­sos:

Ta­len­tos, for­ta­le­za, fa­mi­lia, ami­gos, tra­ba­jo, sa­lud, ca­sa, ano­ta to­do, se­gu­ro la lis­ta se­rá ex­ten­sa y te sor­pren­de­rá. Una vez que la ten­gas lée­la, re­pá­sa­la, to­do lo que tie­nes es un re­ga­lo y de­bes agra­de­cer­lo. Dar gra­cias in­clu­so an­tes de re­ci­bir, es lo que crea mi­la­gros.

Es­cú­cha­te ha­blar, ¿te es­tás que­jan­do? Las que­jas son to­do lo opues­to al agra­de­ci­mien­to por tan­to de­bes tra­tar de eli­mi­nar­las po­co a po­co de tu vo­ca­bu­la­rio. Re­cuer­da que pro­tes­tar por to­do no cam­bia­rá tu reali­dad, al con­tra­rio, la ha­rá ver más di­fí­cil y te pue­de lle­nar de amar­gu­ra y re­sen­ti­mien­to.

Co­mien­za ya mis­mo por agra­de­cer a los que te ro­dean. Las pa­la­bras tie­nen un po­der tras­cen­den­tal que se ma­ni­fies­ta de for­ma ca­si má­gi­ca. Agra­de­ce a tu pa­re­ja o a tus hi­jos su exis­ten­cia, ex­pré­sa­les ver­bal­men­te o a tra­vés de una car­ta lo im­por­tan­te que son pa­ra ti. Haz lo mis­mo con el res­to de tu fa­mi­lia, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Un co­ra­zón agra­de­ci­do con­ta­gia y atrae co­sas ma­ra­vi­llo­sas. Da el pri­mer pa­so. ¡Los re­sul­ta­dos te sor­pren­de­rán!

Psi­có­lo­ga & Li­fe coach Jac­kie Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.