Con­se­jos de ex­per­ta

Estilo - - Estilo De Vida -

¿Por qué te­ner un ár­bol na­tu­ral? Pa­tri­cia Pi­za­rro de Sa­mart Jar­di­ne­ría nos re­cuer­da que el ár­bol na­tu­ral tie­ne la cua­li­dad de dar a to­dos los sen­ti­dos ese es­pí­ri­tu ver­da­de­ra­men­te na­vi­de­ño. “Da una ca­li­dez es­pe­cial y su co­lor es­pec­ta­cu­lar ayu­da a esa au­ra de es­pe­ra pa­ra la lle­ga­da del Ni­ño Dios”. La va­rie­dad de ár­bol na­tu­ral que no­so­tros im­por­ta­mos co­mo los Fra­ser Fir son cul­ti­va­dos en gran­jas a lo lar­go del sur de Vir­gi­na y Ca­ro­li­na del Nor­te. “Es­te ár­bol tie­ne que ser co­lo­ca­do en una ba­se es­pe­cial o en un con­te­ne­dor (sin agu­je­ros) don­de pue­den afir­mar­se con gra­va, pie­dras y are­na y agua. Es­te re­quie­re apro­xi­ma­da­men­te dos li­tros de agua dia­ria. Es­te es el se­cre­to pa­ra que el ár­bol du­re has­ta pa­sa­das las na­vi­da­des. Es im­por­tan­te no co­lo­car­lo en un lu­gar don­de es muy so­lea­do, es­pe­cial­men­te por la tar­de”, re­co­mien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.