S

Estilo - - Estilo De Vida -

en­ci­lla­men­te a mí eso de la nie­ve, de gas­tar­me ho­ras de vi­da y mu­cha pla­ta en el caos de un cen­tro co­mer­cial, no me va. No me gus­ta. No me ins­pi­ra. ¡Y tam­po­co es por ta­ca­ña! Lo mío es es­te ve­rano con ai­re he­la­do por la no­che, sen­tar­me en el cés­ped a leer, co­mer pan dul­ce, con­sen­tir a los so­bri­nos y ha­cer ren­dir las va­ca­cio­nes. Eso sí me sue­na. Pe­ro po­ner­me ves­ti­do, im­pre­sio­nar con mi en­vol­tu­ra de re­ga­los o de­ses­pe­rar­me fren­te a los se­má­fo­ros que cam­bian de luz mien­tras na­die se mue­ve. Yo a eso le hu­yo. Li­te­ral­men­te, ¡HU­YO! En es­tas la­ti­tu­des la pa­sa­mos me­jor que el po­bre San­ta en el po­lo nor­te, per­do­nen pe­ro ¡la nie­ve es una pes­te! Lim­piar­la, qui­tar­la, to­le­rar­la o in­vo­car­la. Aquí te­ne­mos sol en el día, nos abri­ga­mos un po­co en la no­che, y ya. No te­ne­mos que an­dar dis­fra­za­dos de edre­dón por la ca­lle. Ni si­quie­ra el Ni­ño tu­vo que pa­de­cer una ne­va­da mien­tras sus pa­pás bus­ca­ban dón­de lle­var­lo a na­cer. Así que me sien­to más na­vi­de­ña que to­dos los que des­de oc­tu­bre ya an­dan po­nien­do cas­ca­be­les has­ta en la co­la de sus mas­co­tas y can­tan­do “Let it snow…” Y no es fá­cil re­sis­tir­se, por­que la Na­vi­dad se me­te don­de no la bus­can, mu­chas se­ma­nas an­tes. Pe­ro yo no ce­do, no se­ñor. No ce­do, to­le­ro, y me ha­go la ton­ta. Pon­go mu­te a la te­le y esos anun­cios con­ven­cién­do­me de que UR­GE com­prar to­do YA por­que so­lo YO no lo ten­go.

La mú­si­ca de fondo en ofi­ci­nas, al­ma­ce­nes, tien­das, ya sue­na a tri­neos y a Jin­gle Bells… “Jun­gle” Bells di­ría yo. ¡Au­dí­fo­nos ven­gan a mí! Me los qui­to al lle­gar a la ca­ja, y le di­go en pleno oc­tu­bre a la ca­je­ra “¿Có­mo aguan­ta es­cu­char eso has­ta di­ciem­bre?”. La mu­cha­cha mi­ra ha­cia arri­ba y sus­pi­ra. Yo res­pe­to su si­len­cio y la con­si­de­ro. Me pon­go los au­dí­fo­nos de nue­vo, pre­fie­ro a Ma­lu­ma y al­go de Pink, que acom­pa­ñar­la en su tor­tu­ra. “Con mi bu­rri­to sa­ba­ne­ro voy ca­mino de Be­lén ” ¡có­mo no si lo man­dan a tro­tar des­de oc­tu­bre!

- “¡Va­mos a po­ner los nom­bres en es­ta ces­ta pa­ra ver a quién te to­ca re­ga­lar­le a fin de año!”.

- Yo: “Pa. So.”

- “Pe­ro por qué no que­rés, ¡tan bo­ni­to que es re­ga­lar­le a tu ami­go se­cre­to!”- me di­cen. No mien­tan, no mien­tan, vean que men­tir en Na­vi­dad es más pe­ca­do que en otros me­ses… ¡a to­dos los he vis­to arru­gar la ca­ra al ver el nom­bre de “aquel” o “aque­lla”, y has­ta ro­gar por re­pe­tir la elec­ción. Yo por eso ni me me­to. Si quie­ro re­ga­lar­le al­go a mis co­le­gas, a mis ami­gos del tra­ba­jo, pues al­gui­to les lle­vo. Unas ga­lle­tas. Una tar­je­ta. Al­go pe­que­ño, pe­ro no por­que ellos lo pi­den, ni por­que al­guien fi­ja­ra el pre­cio. Aquí don­de me ven, es­toy pen­san­do qué re­ga­lar­le – por gus­to – a mi que­ri­do Manuel, que ca­da sábado en la ra­dio me acom­pa­ña en la ca­bi­na. ¡Es fan de Bat­man a mo­rir! Me to­ma­ré mi tiem­po, al­go bo­ni­to ve­ré por ahí. Si lo lo­gro an­tes del 24, ge­nial. Y si no, ge­nial, se­rá des­pués. Así tam­po­co lo com­pro­me­to a re­ga­lar­me na­da.

Mi es­ca­pe ma­gis­tral de la Na­vi­dad su­ce­de el 22 ó 23: es­ta ciu­dad se vuel­ve una sin­fo­nía dia­bó­li­ca de bo­ci­nas, ca­da es­qui­na se lle­na de bol­sas de ba­su­ra con pa­pel de re­ga­lo que na­die re­ci­cló, fi­las eternas en el sú­per, pe­leas en el es­ta­cio­na­mien­to por­que “YO LO VI PRI­ME­RO”, “NO NO, ESE ES­PA­CIO ES MÍO” (… paz y amor, que le lla­man.) Ar­mo una mo­chi­la con lo mí­ni­mo, lo bá­si­co. Jeans, ca­mi­se­tas, sandalias. Li­bro, blo­quea­dor. Su­bo al au­to­bús – pa­ra evi­tar la fa­ti­ga de ma­ne­jar – y es­pe­ro unas 3 ho­ri­tas has­ta que lle­gue­mos al nor­te. Ni voy vien­do el te­lé­fono, so­lo me pier­do en esa pe­lí­cu­la que va pa­san­do por la ven­ta­na… adiós au­to­pis­ta, adiós edi­fi­cios,…más ca­si­tas,… más ver­de,… un río… otro río. Y en la es­ta­ción de au­to­bu­ses, mi ma­dri­na, es­pe­rán­do­me. Y ya. Abra­zo y car­ca­ja­das, Fe­liz Na­vi­dad pa­ra no­so­tras. En esa ca­sa con ga­to, pe­rro, co­rre­dor y co­mi­da, hay es­pa­cio pa­ra el Ni­ño, Ma­ría, José, la mu­la, el buey, en fin, pa­ra lo que sí im­por­ta. No es­cu­cha­mos cam­pa­na­das, no en­vol­ve­mos na­da, no la­va­mos pla­tos de lar­gas ce­nas, ni nos preo­cu­pa­mos por­que al­guien se pa­só de tra­gos.

Mien­tras tan­to aquí en enor­mes sa­lo­nes la gen­te se ajus­ta la cor­ba­ta y su­fre en ta­co­nes desean­do “que se ter­mi­nen ya las fies­tas” so­lo pa­ra dor­mir, y re­zon­gar por­que vie­ne enero,… y ooo­tra vez to­do de vuel­ta.

Ven, ¿yo, Grinch? No, en se­rio no. Pe­ro ton­ta tam­po­co. Sin bu­fan­da, sin com­pro­mi­sos, sin lis­tas de re­ga­los ni tar­je­ta­zo pa­ra más deu­das, así to­le­ro yo la Na­vi­dad… Re­gre­so a mi ca­sa al­go mo­re­na por el sol, y mien­tras to­dos ba­jan con mal ges­to su ar­bo­li­to, yo les de­seo y les re­ga­lo lo que trai­go des­de el nor­te: ¡PAAAAZ! Po­bre del gor­do que ca­da di­ciem­bre re­par­te al que no se por­ta bien, y de­ja más ba­su­ra que ca­ri­ño.

De­seo que tu Na­vi­dad sea más se­re­na que el año pa­sa­do,… así el Ni­ño sí po­drá dor­mir, y sus pa­pás, des­can­sar del lar­go via­je. Di­go, es por ellos que ce­le­bra­mos ¿no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.