GEN­TE FE­LI­PE DE ES­PA­ñA ELHOMBRE Y EL REY

A los 46 años se con­vir­tió en rey de Es­pa­ña, el más pre­pa­ra­do de la his­to­ria. Su pa­dre Juan Carlos ab­di­có la Co­ro­na, ini­cian­do así el rei­na­do de Fe­li­pe VI, un mo­nar­ca per­fec­to pa­ra los tiem­pos mo­der­nos.

Estilo - - Portada -

Fue el ter­cer hi­jo y el pri­mer va­rón de los re­yes Juan Carlos Bor­bón y Bor­bón y So­fía de Gre­cia. Era el 30 de enero de 1968, el he­re­de­ro al trono na­ció gran­de, ru­bio y con ojos azu­les, pe­só 4.3 ki­lo­gra­mos y mi­dió 55 cen­tí­me­tros. Dos días des­pués, el or­gu­llo­so pa­dre de­jó que los pe­rio­dis­tas le to­ma­ran fo­tos en la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal. Nue­ve días des­pués de ve­nir al mun­do, el be­bé fue bau­ti­za­do con el nom­bre Fe­li­pe Juan Pa­blo Al­fon­so de To­dos los San­tos de Bor­bón y Gre­cia en una ce­re­mo­nia ce­le­bra­da en el Pa­la­cio de La Zar­zue­la. Con la pro­cla­ma­ción de su pa­dre co­mo rey de Es­pa­ña el 22 de no­viem­bre de 1975 se con­vir­tió au­to­má­ti­ca­men­te en prín­ci­pe de As­tu­rias. A los do­ce años se es­tre­na­ba en la ado­les­cen­cia y asis­tió emo­cio­na­do a la en­tre­ga de los premios que lle­va­ban su tí­tu­lo co­mo nom­bre. Es­tan­do alo­ja­do en un ho­tel se le acer­có una se­ño­ra pa­ra pe­dir­le un au­tó­gra­fo, y él le res­pon­dió dis­cre­to y edu­ca­do, “lo sien­to mu­cho, no me es­tá per­mi­ti­do, no soy Mi­guel Bo­sé”. Siem­pre fue re­ser­va­do y ha­bla­ba en pú­bli­co lo ne­ce­sa­rio. Son­reía lo jus­to a los fo­tó­gra­fos y a ve­ces da­ba la im­pre­sión de es­tar can­sa­do de po­sar pa­ra las cá­ma­ras. Sin em­bar­go, te­nía cla­ro cuál era su destino y no le te­mía. Du­ran­te una entrevista, sien­do aún un ado­les­cen­te, de­cla­ró con se­re­ni­dad, “la idea de ser rey al­gún día no me preo­cu­pa, pues me han pre­pa­ra­do pa­ra ello”. Y así fue, el úl­ti­mo cur­so an­tes de in­gre­sar en la uni­ver­si­dad se tras­la­dó al La­ke­field Co­lle­ge School, en Ca­na­dá, don­de per­ma­ne­ció un año. Una de sus asig­na­tu­ras fa­vo­ri­tas fue­ron siem­pre fí­si­ca y quí­mi­ca, ya que su ver­da­de­ra pa­sión fue la as­tro­no­mía. Pos­te­rior­men­te, y du­ran­te tres años, se for­mó en la Aca­de­mia Ge­ne­ral Mi­li­tar de Za­ra­go­za, en la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar de Ma­rín y en la Aca­de­mia Ge­ne­ral del Ai­re de San Ja­vier. En ju­lio de 1989, re­ci­bió los des­pa­chos de Te­nien­te de In­fan­te­ría, Al­fé­rez de Na­vío y Te­nien­te del Ar­ma de Avia­ción. Lue­go in­gre­só a un cen­tro pú­bli­co: la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, don­de se li­cen­ció en De­re­cho y cursó asig­na­tu­ras de Cien­cias Eco­nó­mi­cas. Al gra­duar­se es­tu­dió un más­ter en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Ed­mund Walsh School of Fo­reign Ser­vi­ce de la Uni­ver-

si­dad de Geor­ge­town en Was­hing­ton DC, sien­do así el pri­mer fu­tu­ro rey en te­ner ca­rre­ra y pos­gra­do. De ahí que su pa­dre siem­pre ha­ya in­sis­ti­do que “de los Prín­ci­pes de As­tu­rias que ha ha­bi­do en la his­to­ria de Es­pa­ña, él es el me­jor pre­pa­ra­do, aun­que es­té mal de­cir­lo y pre­su­mir, pe­ro pre­su­mo de hi­jo”. En­tre tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad, Fe­li­pe tam­bién te­nía tiem­po de prac­ti­car sus de­por­tes fa­vo­ri­tos: esquí, te­nis y ba­lon­ces­to. Uno de los me­jo­res mo­men­tos que lo mar­có fue su par­ti­ci­pa­ción en la dis­ci­pli­na de ve­la en los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na de 1992, en las que fue el aban­de­ra­do de Es­pa­ña. Tam­bién le gus­ta el sép­ti­mo ar­te, es­pe­cial­men­te des­de que se ca­só con Letizia y se les ve se­ma­nal­men­te en los ci­ne­mas. Dis­fru­ta la mú­si­ca de Ale­jan­dro Sanz, Luz Ca­sal y Bru­ce Springs­teen. Es un afi­cio­na­do al bai­le y le en­can­ta la sal­sa ca­ri­be­ña. Tie­ne un buen ape­ti­to he­re­da­do de su pa­dre. Su per­so­na­li­dad es muy es­pe­cial, “más que ge­nio, ten­go ca­rác­ter. Apa­ren­te­men­te soy tran­qui­lo y a al­gu­nos les pa­rez­co re­ser­va­do, lo que me dis­gus­ta o me afec­ta, lo ca­llo”, di­jo ha­ce al­gún tiem­po en una de las es­ca­sí­si­mas en­tre­vis­tas que ha da­do en su vi­da. Do­ña So­fía, una de las per­so­nas que me­jor lo co­no­ce, con­fe­só a la periodista Pi­lar Ur­bano que Fe­li­pe “ha si­do siem­pre tí­mi­do, se­rio, se­cun­da­rio, re­ser­va­do. Co­mo yo. Co­mo su abue­lo el rey Pa­blo”. Pe­ro no to­do es se­rie­dad pa­ra el apues­to y al­tí­si­mo Fe­li­pe. Co­mo mu­chos sa­ben que su 1.97 me­tros de al­tu­ra le ga­na­ron en 2011 un pues­to en el li­bro de los Re­cord Guin­ness por ser el prín­ci­pe más al­to del mun­do. Siem­pre se ha sen­ti­do fe­liz con­tan­do chis­tes a sus ami­gos ín­ti­mos, in­clu­yen­do a su pa­dre. Lle­gó sol­te­ro has­ta los 36 años y en su se­rie de no­vias fi­gu­ra­ban: Gi­gi Ho­ward, la mo­de­lo Eva San­num, la aris­tó­cra­ta Isa­bel Sar­to­riu o Vic­to­ria de Car­va­jal, un amo­río de ado­les­cen­te que no lo­gró pros­pe­rar. Fue en 2003 que la Ca­sa Real hi­zo pú­bli­co el com­pro­mi­so del prín­ci­pe Fe­li­pe y la jo­ven periodista es­pa­ño­la Letizia Or­tiz, la ple­be­ya y di­vor­cia­da que le ro­bó el co­ra­zón. A su bo­da asis­tie­ron 1,700 in­vi­ta­dos. A tra­vés de los años de ca­sa­do, Letizia le ha ayu­da­do a per­der la ti­mi­dez pa­ra ha­blar en pú­bli­co. “No es que ha­ya cam­bia­do su ca­rác­ter o su per­so­na­li­dad, pe­ro se ha abier­to más, es más co­mu­ni­ca­ti­vo, pa­sa más la ra­ya ha­cia el pú­bli­co... Es­tá me­nos dis­tan­te, más ac­ce­si­ble, más cer­cano a la gen­te”, di­ce la rei­na So­fía. Hoy, con sus 50 años re­cién cum­pli­dos Fe­li­pe es un hom­bre apues­to, rea­li­za­do co­mo pa­dre, es­po­so y rey, tí­tu­lo que re­ci­bió en 2014 cuan­do ju­ró an­te la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la y pro­me­tió “una mo­nar­quía re­no­va­da pa­ra un tiem­po nue­vo”.

fo­tos AFP pro­duc­ción & tex­tos Clau­dia Gómez

ias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.