ES­CA­PA­DAS

Ba­jo el sol de la tos­ca­na

Estilo - - Febrero - www.aber­crom­bie­kent.com

pro­duc­ción & tex­tos Lud­wing Duar­te

¿Aca­so exis­te un país más ro­mán­ti­co que Ita­lia? Di­fí­cil­men­te. Es­te país es el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra vi­vir unas vacaciones idí­li­cas. Las ten­den­cias en via­jes apun­tan a rea­li­zar tours per­so­na­li­za­dos en la región Tos­ca­na, don­de se vi­ven ex­pe­rien­cias co­mo lo­ca­les y en las que du­ran­te el día tie­nes la opor­tu­ni­dad de ha­cer re­co­rri­dos en­tre la tra­di­ción y la ma­gia y por las no­ches dor­mir en ho­te­les de en­sue­ño. El pun­to de par­ti­da es Ro­ma, don­de pue­des ha­cer un pa­seo de un día, ex­plo­rar la mag­ni­tud de sus tesoros acom­pa­ña­do de un guía lo­cal ca­li­fi­ca­do. En tu re­co­rri­do des­cu­bri­rás las glo­rias de la ciu­dad an­ti­gua: el Fo­ro Ro­mano, el icó­ni­co Co­li­seo y el Pa­la­tino (co­li­na del Pa­la­tino), don­de se fun­dó la ciu­dad. Lue­go, vi­si­ta los Jar­di­nes Borg­he­se, así co­mo la ga­le­ría del mis­mo nom­bre que al­ber­ga una in­creí­ble co­lec­ción de ar­te pri­va­da. Ten­drás que le­van­tar­te tem­prano pa­ra evi­tar las aglo­me­ra­cio­nes en los mu­seos va­ti­ca­nos pa­ra dis­fru­tar de sus co­lec­cio­nes de ar­te, in­clui­da la Capilla Six­ti­na de Mi­guel Ángel. Al si­guien­te día nos tras­la­da­mos a Um­bría, el co­ra­zón ver­de de Ita­lia. Haz una pa­ra­da en el pe­que­ño pue­blo de De­ru­ta, fa­mo­so por su pro­duc­ción de ce­rá­mi­ca de ma­yó­li­ca ins­pi­ra­da en el fres­co, don­de in­clu­so pue­des to­mar cla­ses. Tam­po­co pue­des per­der­te un via­je a la pin­to­res­ca Asís, Pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de­cla­ra­do por la UNES­CO por sus tesoros fran­cis­ca­nos. Ahí en­con­tra­rás la im­po­nen­te ba­sí­li­ca de San Fran­cis­co de Asís y los fres­cos de la vi­da de los San­tos. Más tar­de po­drás re­la­jar­te con un pic­nic en los vi­ñe­dos que ro­dean Mon­te­pul­ciano, un au­tén­ti­co pue­blo tos­cano ubi­ca­do en lo al­to de una co­li­na en una pro­vin­cia en Sie­na. Sa­ciar tu sed con sus fa­mo­sos vi­nos No­bi­le es obli­ga­to­rio. Muy cer­ca se en­cuen­tra la gran­ja don­de se pro­du­ce el Pe­co­rino di Pien­za. Sus pro­pie­ta­rios te re­ve­la­rán las tra­di­cio­nes de­trás de la ela­bo­ra­ción del fa­mo­so queso, mien­tras pre­pa­ran el lu­gar pa­ra un al­muer­zo de gran­ja con sus pro­duc­tos. Pue­des co­no­cer su ins­pi­ra­do­ra fin­ca del siglo XIV en las co­li­nas de la Tos­ca­na: Bor­go Sco­pe­to Re­lais.

Con el sol del nue­vo día lle­ga la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar San Gi­mig­nano, des­cu­bre vis­tas es­pec­ta­cu­la­res mien­tras dis­fru­tas de los me­jo­res ge­la­tos de Ita­lia. La si­guien­te pa­ra­da es Sie­na, la que una vez ri­va­li­zó con Flo­ren­cia en im­por­tan­cia. Sie­na es Ita­lia an­tes del Re­na­ci­mien­to. Des­cu­bre su fas­ci­nan­te ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca en un re­co­rri­do a pie. No de­jes de ad­mi­rar las obras de ar­te di­ver­sas y con­tem­po­rá­neas en el Chian­ti Scul­ptu­re Park. Su­mér­ge­te en la be­lle­za de la vi­da tos­ca­na con una vi­si­ta a una bodega fa­mi­liar en Chian­ti, to­man­do una cla­se de co­ci­na, be­bien­do vino y dis­fru­tan­do del al­muer­zo que tú mis­mo pre­pa­ras. En la región de Chian­ti los vi­ñe­dos atem­po­ra­les re­sal­tan su be­lle­za por las la­de­ras sal­pi­ca­das de vi­llas re­na­cen­tis­tas. Pa­sar el día en Ba­dia di Pas­sig­nano, un an­ti­guo mo­nas­te­rio y bodega, cu­yos vi­ñe­dos per­te­ne­cen a la fa­mi­lia An­ti­no­ri, es una gran elec­ción. Nues­tro destino fi­nal es Flo­ren­cia, don­de con un lar­go re­co­rri­do a pie po­drías co­no­cer ple­na­men­te la his­to­ria de la so­cie­dad del Re­na­ci­mien­to y la be­lle­za de la ciu­dad. Es­te lu­gar, que se ex­tien­de en un en­torno pin­to­res­co tí­pi­ca­men­te tos­cano a lo lar­go de las ori­llas del río Arno, so­lo pue­de de­fi­nir­se de una for­ma, y esa es “la Ciu­dad del Ar­te”. Fi­ren­ze, co­mo la lla­man los ita­lia­nos, es una pe­que­ña me­tró­po­li cul­tu­ral que ofre­ce al vi­si­tan­te los me­jo­res mu­seos, tien­das de mo­da, la in­su­pe­ra­ble co­ci­na ita­lia­na e inol­vi­da­bles atar­de­ce­res en el Pon­te Vec­chio. Vi­si­ta el Pa­laz­zo Da­van­za­ti, una de las re­si­den­cias no­bles me­jor con­ser­va­das de la ciu­dad y lue­go el mu­seo Bar­ge­llo, cons­trui­do en una an­ti­gua prisión de la ciu­dad. Es­te úl­ti­mo aho­ra al­ber­ga una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de es­cul­tu­ra re­na­cen­tis­ta del mun­do. Apro­ve­cha pa­ra co­no­cer al­gu­nos de sus mo­nu­men­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos:la igle­sia de San­ta María No­ve­lla, con tres im­pre­sio­nan­tes fres­cos; la igle­sia de San Lo­ren­zo, don­de se en­cuen­tran las Tum­bas de los Me­di­ci de Mi­guel Angel; el Mo­nas­te­rio de Sant’Apo­llo­nia; el con­ven­to de San Mar­co, re­no­va­do por Mi­guel Ángel en 1444; la Ac­ca­de­mia de­lle Be­lle Ar­ti, que ex­po­ne la cé­le­bre obra de «El Da­vid» de Mi­guel Ángel; San­ta María del Fio­ri que da­ta de 1296; el Cam­pa­ni­le, re­ves­ti­do en már­mo­les po­li­cro­mos; el Pa­laz­zo Vec­chio; la San­ta Cro­ce; la Ga­lle­ria de­gli Uf­fi­zi, una de las ma­yo­res pi­na­co­te­cas del mun­do; el Pon­te Vec­chio, el Pa­laz­zo Pit­ti, en­tre su lar­ga lis­ta de atrac­ti­vos his­tó­ri­cos. Así ter­mi­na es­te re­co­rri­do en el que ca­da ciu­dad te atra­pa con su en­can­to es­pe­cial. ¿Qué es­pe­ras? El es­plen­dor de Ita­lia es­pe­ra por ti.

Vis­ta de Mon­te­pul­ciano

La piz­za es es­pec­ta­cu­lar en to­da la región. Flo­ren­cia no es la ex­cep­ción

Co­li­nas y vi­ñe­dos di­bu­jan la región de la Tos­ca­na

sta aé­rea des­de la ca­te­dral me­tro­po­li­ta na de San­ta María del

ore en Flo­ren­cia

Las vi­si­tas a las bodegas de vi­nos son par­te de la ex­pe rien­cia pa­ra el via­jer

Com­par­tien­do una ce­na en lo vi­ñe­dos en Chian­ti

sfru­tar un ge­la­to es ca­si un man­da­mient

Los pa seos a pie te lle­va­rán a pue­blos adorables En una vi­si­ta de un díaa Ro­ma pue­des re­co­rrer la Plaza San Pe­dro, una de las más fa­mo­sas del mun­do, pro­yec­ta­da por Gian Lo­ren­zo Ber­ni­ni en­tre el 1656 y el 1667 ba­jo la or­den del pa­pa Alessandro VII Capilla Six­ti­na en El Va­ti­can Ho­ra del p

ena

en Ce­rá­mi­ca en De­ru­ta, en la pro­vin­ci de Pe­ru­gia, re­gió de Um­bría Los vi­ñe­dos en Chian­ti ofre­cen vis­tas y sab res irre­sis­ti­bles El im­po­nen­te Co­li­seo Ro­mano Vis­ta de San Gi­min­gnano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.