LI­FE COA­CHING

LAS LECCIONES DE OPRAH

Estilo - - Febrero -

Con­tra to­das las po­si­bi­li­da­des, ella se con­vir­tió en una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de la his­to­ria mo­der­na. Sus lecciones pue­den ayu­dar­nos

a al­can­zar nues­tros sue­ños.

Ha­ce un par de años tu­ve la for­tu­na de co­no­cer a Oprah Win­frey y co­mo se­gu­ra­men­te ha­cen to­dos, le agra­de­cí por lo que nos ha en­se­ña­do. Por al­go es la mu­jer más in­flu­yen­te en Es­ta­dos Uni­dos. Al es­cu­char su po­de­ro­so dis­cur­so en la pa­sa­da edi­ción de los Golden Glo­be me sen­tí tan emo­cio­na­da co­mo to­das las mu­je­res del mun­do a las que de­di­có su men­sa­je. Ver­la a tra­vés de la pan­ta­lla me hi­zo pen­sar en cuán­to po­de­mos se­guir apren­dien­do de ella. Aquí cin­co de sus más gran­des lecciones de vi­da.

No te­mas fa­llar. Oprah siem­pre ha in­sis­ti­do en que “ca­da mu­jer de­be pen­sar co­mo si fue­ra una rei­na. Una mo­nar­ca tie­ne que to­mar mu­chas de­ci­sio­nes, ma­ne­jar gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des. Y a pe­sar de ello nun­ca tie­ne tiem­po pa­ra sen­tir mie­do de fa­llar”, di­ce. Esa es la ac­ti­tud que to­dos de­be­mos asu­mir, co­mo di­cen por ahí, “no im­por­ta cuán­tas ve­ces nos cae­mos, sino cuán­tas nos le­van­ta­mos”. Las equi­vo­ca­cio­nes no de­fi­nen tu destino, si­gue ade­lan­te y no te rin­das.

Cam­bia de ac­ti­tud. “El mayor des­cu­bri­mien­to de to­dos los tiem­pos es dar­se cuen­ta que una per­so­na pue­de cam­biar su fu­tu­ro sim­ple­men­te cam­bian­do su ac­ti­tud”. Si ali­men­tas la ne­ga­ti­vi­dad, si siem­pre tie­nes mie­do del fu­tu­ro, si ne­ce­si­tas que al­guien te em­pu­je pa­ra sen­tir­te mo­ti­va­do la­men­to de­cir­te que no lle­ga­rás a nin­gún la­do. De­bes cul­ti­var el po­si­ti­vis­mo y creer que tie­nes la ca­pa­ci­dad de cam­biar tu reali­dad.

Ima­gi­na que Oprah tu­vo que li­diar con mal­tra­tos, abu­sos y dis­cri­mi­na­ción, pe­ro su ac­ti­tud po­si­ti­va la for­ta­le­ció y la lle­vó a la ci­ma.

No per­mi­tas que otros te juz­guen. “La au­to­es­ti­ma pro­vie­ne de la ha­bi­li­dad de de­fi­nir el mun­do en tus pro­pios tér­mi­nos y ne­gar­te a aca­tar los jui­cios de los de­más”. Es sim­ple, en el mo­men­to que de­jas de pres­tar aten­ción a lo que la gen­te pien­sa de ti, co­mien­zas a ver ha­cia ade­lan­te. Te sen­ti­rás me­jor so­bre ti mis­mo y lu­cha­rás por lo­grar más co­sas en tu vi­da sin preo­cu­par­te por có­mo te juz­ga­rán. No des po­der a los de­más so­bre ti mis­mo.

De­ja de res­pon­sa­bi­li­zar a otros por tu vi­da. “Lo que apren­dí a muy cor­ta edad era que yo era res­pon­sa­ble de mi vi­da... tu creas tu pro­pia reali­dad por la ma­ne­ra en la que pien­sas y ac­túas. No pue­des cul­par a tus pa­dres ni a tus cir­cuns­tan­cias...”, ha di­cho Oprah. Ella nun­ca cul­pó a sus pa­dres, el go­bierno o su fa­mi­lia por la po­bre­za y los abu­sos que vi­vió. En lu­gar de ello, tra­ba­jó lo más du­ro po­si­ble pa­ra con­ver­tir­se en quien es hoy.

Apren­de a dar. “La for­ma más se­gu­ra de traer bon­dad a tu vi­da es ha­cer el bien a otras per­so­nas”. Oprah es una de las ce­le­bri­da­des más fa­mo­sas y tam­bién una de las más al­truis­tas. Ha do­na­do mi­llo­nes a la ca­ri­dad, di­ri­ge va­rias fun­da­cio­nes y cons­tan­te­men­te ani­ma a la gen­te a ayu­dar a los de­más. No im­por­ta en qué si­tua­ción te en­cuen­tras, siem­pre en­con­tra­rás a quien ten­der la mano. La com­pa­sión por los de­más nos per­mi­te ver la vi­da de otra ma­ne­ra.

Psi­có­lo­ga & Coa­ching Jac­kie Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.