ETI­QUE­TA

DI­VINO VINO

Estilo - - Febrero -

No ha­ce fal­ta es­pe­rar un día es­pe­cial pa­ra abrir una bue­na bo­te­lla y dis­fru­tar de una co­pa de vino. Po­de­mos ha­cer­lo cuan­do pre­pa­ra­mos la ce­na o lee­mos un li­bro. So­las o acom­pa­ña­das, re­la­ja­das o es­tre­sa­das, en San Va­len­tín o en cual­quier fecha, es­ta be­bi­da es una ex­ce­len­te com­pa­ñía si se dis­fru­ta con mo­de­ra­ción. La elec­ción no so­lo de­pen­de del ti­po de co­mi­da sino que ade­más in­flu­yen los gus­tos per­so­na­les. Las re­glas de eti­que­ta pa­ra to­mar vino exi­gen co­no­ci­mien­tos mí­ni­mos, pa­ra no que­dar mal en nues­tra vi­da so­cial e in­clu­so la­bo­ral. Sa­ber desen­vol­ver­se su­ma: a me­di­da que el me­nú va in­cre­men­tan­do sus sa­bo­res, de sua­ves a fuer­tes, la be­bi­da lo acom­pa­ña. Por eso se sir­ven pri­me­ro los blan­cos, lue­go los tin­tos. Los jó­ve­nes an­tes de los añe­jos; y los más sua­ves an­tes que los in­ten­sos. En ca­sa las be­bi­das se des­cor­chan en la co­ci­na y las sir­ve el due­ño o an­fi­trión cuan­do no hay per­so­nal de ser­vi­cio. Se sos­tie­ne la bo­te­lla con la mano de­re­cha, del la­do de­re­cho del co­men­sal y sin apo­yar el pico so­bre la co­pa. Cuan­do so­bra se re­co­mien­da con­su­mir­lo pron­to pa­ra evi­tar que el con­tac­to con el ai­re lo oxi­de. Los cham­pa­nes y vi­nos es­pu­mo­sos de­ben con­su­mir­se el mis­mo día que se abren pa­ra que no se pier­da el gas car­bó­ni­co.

CUAN­DO EN UN RES­TAU­RAN­TE NO SE­PAS QUé PE­DIR:

Bus­ca ayu­da de un som­me­lier o un me­se­ro pa­ra to­mar la de­ci­sión co­rrec­ta.

Prue­ba con una co­pa y no una bo­te­lla si sa­bes que no la ter­mi­na­rán.

Con­si­de­ra la co­mi­da an­tes de so­li­ci­tar la be­bi­da.

Pi­de la co­pa que co­rres­pon­de al vino ele­gi­do.

Ca­ta el vino an­tes que lle­gue el pla­to, lo ha­ce el an­fi­trión o quien co­no­ce del te­ma.

LOS ERRO­RES MáS CO­MU­NES QUE SE SUE­LEN CO­ME­TER Y SE DE­BEN EVI­TAR SON:

Pa­sear­se por el res­tau­ran­te con una co­pa en la mano

Em­pi­nar la co­pa y be­ber el vino has­ta el fon­do

De­jar res­tos de lá­piz la­bial en la co­pa

To­mar la co­pa por el cá­liz de­jan­do en evi­den­cia las hue­llas dac­ti­la­res

Ser­vir­lo a una tem­pe­ra­tu­ra inade­cua­da Co­lo­car­le hie­lo

Lle­nar com­ple­ta­men­te la co­pa

Uti­li­zar una co­pa inade­cua­da o cual­quier va­so

Em­pu­jar el cor­cho aden­tro de la bo­te­lla cuan­do se rom­pe

LA CRISTALERÍA

Se acon­se­ja que las co­pas sean fi­nas y trans­lú­ci­das, sin ta­lla­dos ni gra­ba­dos por ser un ele­men­to de va­lua­ción del vino. La co­pa de agua, pa­re­ja in­dis­cu­ti­ble del vino, neu­tra­li­za el gus­to del pa­la­dar, por eso se nos ofre­ce en gastronomía. Ca­da dos o tres bo­ca­dos, de­be­mos sor­ber un po­co de agua. Se­ría inapro­pia­do ha­cer­lo con vino.

No ha­ce fal­ta te­ner un kit com­ple­to pa­ra dis­fru­tar de es­ta aven­tu­ra, ade­más de las co­pas, un buen sa­ca­cor­cho y un de­can­ta­dor pa­ra co­lo­car los vi­nos vie­jos, es su­fi­cien­te.

MA­RI­DA­JE

Los vi­nos blan­cos (7 a 10 gra­dos) se pre­sen­tan, se en­frían y se con­ser­van en un frap­pe o bal­de con hie­lo.

Acom­pa­ñan: Fru­tos de mar-car­nes blan­cas-pes­ca­dos-en­sa­la­das-pas­tas-pos­tres Ce­pas: To­rron­tés, Char­don­nay, Sau­vig­non Blanc (no tie­nen ta­ni­nos)

Los vi­nos tin­tos (14 a 18 gra­dos) se pre­sen­tan en un por­ta­bo­te­lla o de­can­ta­dor. Acom­pa­ñan: Car­nes ro­jas (ca­za de pe­lo, ve­na­dos) -em­bu­ti­dos-ri­sot­tos-que­sos, pas­tas (sal­sa)

Ce­pas: Mer­lot, Mal­bec, Sy­rah, Tem­pra­ni­llo (tie­nen ta­ni­nos)

Vi­nos Ro­sa­dos (10 gra­dos)

Acom­pa­ñan: Arroz-aves-que­sos sua­ves­pas­tas

Cham­pag­ne (6 a 8 gra­dos)

Es un vino es­pu­man­te que lle­va el nom­bre de su región de ori­gen en Fran­cia.

El cham­pag­ne Brut acom­pa­ña ca­si to­do ti­po de co­mi­da. El De­mi-sec es ideal pa­ra pos­tres.

TAM­BIÉN PA­RA LA PIEL

Las pro­pie­da­des del vino son idó­neas pa­ra el cui­da­do de la piel, ya sean mas­ca­ri­llas o tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les. Mez­cla cua­tro cu­cha­ra­das de vino tinto y dos cu­cha­ra­das de miel, co­lo­ca en el ros­tro unos 20 mi­nu­tos y pos­te­rior­men­te en­jua­ga con agua ti­bia. Lue­go se to­ni­fi­ca y hu­mec­ta la piel co­mo de cos­tum­bre. Re­ju­ve­ne­ce y es an­ti­oxi­dan­te. Una jo­yi­ta que va­le la pe­na pro­bar.

Ase­so­ra en Ima­gen y Eti­que­ta Gra­cie­la Nie­to

Bue­nas ideas pa­ra una wi­ne & chee­se party pa­ra ce­le­brar San Va­len­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.