FIGHT FOR YOUR LI­FE

¡No te des­ani­mes! Re­ci­bir un diag­nós­ti­co de cán­cer de seno sig­ni­fi­ca el co­mien­zo de una ba­ta­lla que pue­des ganar. Aquí al­gu­nas ar­mas pa­ra lo­grar­lo.

Estilo - - Estilo De Vida - fo­tos iStock, Shut­ters­tock pro­duc­ción & tex­tos Brenda Or­tez

Asim­ple vis­ta es di­fí­cil creer que es una so­bre­vi­vien­te de cán­cer de ma­ma. Su fi­gu­ra me­nu­da y apa­ren­te­men­te frá­gil con­tras­ta con sus ojos vi­va­ra­chos y su ener­gía. Isa­bel siem­pre es­tá ac­ti­va, ca­mi­na de aquí ha­cia allá en nues­tra re­dac­ción, op­ti­mis­ta, ser­vi­cial, ha­cien­do pla­nes fu­tu­ros pe­ro vi­vien­do in­ten­sa­men­te el pre­sen­te. No po­día ser de otra ma­ne­ra pa­ra al­guien que ha­ce unos años se con­vir­tió en una de esas ocho mu­je­res que son diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma. Lo su­po así, de re­pen­te, co­mo una ola gi­gan­te que te atra­pa y te de­ja sin res­pi­ra­ción, te arras­tra y gol­pea, y lue­go te arro­ja a la ori­lla des­va­li­da. “No sa­bía que al­go es­ta­ba mal. Ca­da pe­río­do mens­trual me do­lían los se­nos y lo aso­cia­ba con la fi­bro­sis que me ha­bían de­tec­ta­do cuan­do te­nía 30 años”. El des­tino la lle­vó a la Fun­da­ción Hon­du­re­ña Con­tra el Cán­cer de Ma­ma, Fun­ho­cam, a don­de lle­gó a en­tre­gar unos do­cu­men­tos, “la doc­to­ra me re­vi­só por cor­te­sía y de in­me­dia­to de­tec­tó que al­go es­ta­ba mal”. Isa­bel se prac­ti­có una ma­mo­gra­fía con­ven­cio­nal y pos­te­rior­men­te un ul­tra­so­ni­do, en los que no apa­re­cía na­da. Si­guien­do re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas se reali­zó una ma­mo­gra­fía 3D y el re­sul­ta­do fue un ha­llaz­go sos­pe­cho­so en la ma­ma iz­quier­da. Su gi­ne­có­lo­go le in­di­có una biop­sia y no tar­dó en ex­pli­car­le los re­sul­ta­dos, “tie­ne un car­ci­no­ma in si­tu, lo que sig­ni­fi­ca que es­tá fo­ca­li­za­do...” Isa­bel no re­cuer­da muy bien el res­to de la con­ver­sa­ción, su reac­ción an­te ese diag­nós­ti­co fue más que pre­de­ci­ble, “yo fui so­la al mé­di­co y al es­cu­char­lo co­men­cé a de­rrum­bar­me, lla­mé a mi fa­mi­lia cer­ca­na y me pu­se a llo­rar. En­ton­ces te­nía 46 años, mi pri­mer pen­sa­mien­to fue que iba a mo­rir, que no iba so­bre­vi­vir”. Pe­ro no po­día pa­ra­li­zar­se, era el mo­men­to de em­pe­zar la lu­cha, la que tu­vo co­mo pun­to de par­ti­da el qui­ró­fano don­de fue so­me­ti­da a una cua­dran­tec­to­mía, una ope­ra­ción pa­ra ex­tir­par el cán­cer y un po­co del te­ji­do que lo ro­dea, pe­ro no la ma­ma en sí. “Fui has­ta cier­to pun­to ben­de­ci­da”, di­ce Isa­bel, que sa­lió de la sa­la con una mez­cla de ali­vio, an­sie­dad e in­cer­ti­dum­bre. Es­to era ape­nas el co­mien­zo. El si­guien­te pa­so re­que­ría mu­cha fuer­za de vo­lun­tad, pe­ro lue­go de en­jua­gar­se las lá­gri­mas en­con­tró las fuer­zas en Dios y la ins­pi­ra­ción en sus dos hi­jas pa­ra so­me­ter­se pa­cien­te­men­te a 32 se­sio­nes de ra­dio­te­ra­pia. “No es fá­cil, llo­ré a so­las lar­gas no­ches en las que no po­día dor­mir”. Na­ve­gan­do en­tre un mar de emo­cio­nes, vi­si­tas al mé­di­co, es­trés y efec­tos se­cun­da­rios del tra­ta­mien­to que in­clu­ye des­de náu­seas y cam­bios en la piel, has­ta de­pre­sión y cons­tan­te fa­ti­ga, Isa­bel lo­gró cum­plir al pie de la le­tra to­das sus se­sio­nes. Hoy pue­de de­cir con ale­gría que su­peró la en­fer­me­dad, y aun­que con­tar­lo po­dría so­nar fá­cil, fue to­do lo con­tra­rio. Pe­ro co­mo en to­da eta­pa, hu­bo un apren­di­za­je, un efec­to po­si­ti­vo, “mi vi­da cam­bió des­pués del cán­cer, me vol­ví más hu­ma­na, con más for­ta­le­za y al mis­mo tiem­po más sen­si­ble. Apren­dí mu­chas co­sas, re­nun­cié a ser ma­te­ria­lis­ta y de­jé de preo­cu­par­me por si­tua­cio­nes a las que an­tes les da­ba de­ma­sia­da im­por­tan­cia”. Aho­ra es una mujer di­fe­ren­te, que cum­ple al pie de la le­tra con sus cui­da­dos post cán­cer, co­me sano y bus­ca siem­pre vi­vir en ar­mo­nía, ha­cien­do que val­ga la pe­na ca­da mi­nu­to. Nin­gu­na mujer es­tá so­la en una lu­cha co­mo es­ta, a con­ti­nua­ción com­par­ti­mos al­gu­nas cla­ves pa­ra ha­cer­le fren­te a un diag­nós­ti­co de cán­cer de seno y ganar la ba­ta­lla.

“Hay mo­men­tos en los que que­rrás ren­dir­te, pe­ro no co­me­tas el error de dar­te por ven­ci­da te­nien­do la po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­vir. No se pue­de per­der la es­pe­ran­za, to­das te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ganar la ba­ta­lla. ¡Cam­bia de ac­ti­tud, te sor­pren­de­rá de lo que eres ca­paz!”, di­ce Isa­bel Gar­cía, so­bre­vi­vien­te de cán­cer de ma­ma, quien agre­ga un con­se­jo, “a mí me ayu­dó mu­cho es­tar al la­do de mi fa­mi­lia, las per­so­nas que amas te dan fuer­za y alien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.