Pre­ve­nir es la con­sig­na

Estilo - - Estilo De Vida -

Qui­zá pien­ses que ya sa­bes lo ne­ce­sa­rio o que eres muy jo­ven pa­ra preo­cu­par­te, dé­ja­nos re­cor­dar­te que en el cán­cer de seno no hay na­da es­cri­to y que la pre­ven­ción es

ca­si un man­da­mien­to que no pue­des rom­per.

No hay nin­gu­na otra ma­ne­ra. La pre­ven­ción es el ca­mino más efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir el cán­cer de ma­ma. No im­por­ta cuán­tas ve­ces lo ha­yas es­cu­cha­do, va­le la pe­na re­cor­dar­lo. A ve­ces el cán­cer de seno es de­tec­ta­do des­pués de que sur­gen sín­to­mas, pe­ro mu­chas mu­je­res no lle­gan a ma­ni­fes­tar­los. De ahí que ha­cer las prue­bas de de­tec­ción pe­rió­di­cas es tan im­por­tan­te.

¿CUÁN­DO HA­CER­LAS?

Se­gún la Ame­ri­can Can­cer So­ciety, las mu­je­res con un ries­go pro­me­dio, o sea que no pre­sen­tan an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de seno o una mu­ta­ción ge­né­ti­ca co­mo gen BRCA y no han re­ci­bi­do ra­dio­te­ra­pia di­ri­gi­da al tó­rax an­tes de los 30 años de edad, pue­den se­guir las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na:

•Las mu­je­res de 40 a 44 años de edad tie­nen la op­ción de ini­ciar la de­tec­ción con un ma­mo­gra­ma (ma­mo­gra­fía) ca­da año. •Las mu­je­res de 45 a 54 años de­ben so­me­ter­se a un ma­mo­gra­ma ca­da año.

•Las mu­je­res de 55 años y ma­yo­res pue­den cam­biar a un ma­mo­gra­ma ca­da dos años, o pue­den op­tar por con­ti­nuar con sus ma­mo­gra­mas anual­men­te. Los exá­me­nes de de­tec­ción de­ben con­ti­nuar siem­pre y cuan­do la mujer se en­cuen­tre en buen es­ta­do de sa­lud y se es­pe­ra que vi­va 10 años o más.

Por otro la­do, las mu­je­res que pre­sen­tan al­to ries­go de cán­cer de seno, ba­sán­do­se en cier­tos fac­to­res de­ben so­me­ter­se a una ima­gen de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca (MRI), y a un ma­mo­gra­ma anual, por lo ge­ne­ral a par­tir de los

30 años.

Es­to in­clu­ye a mu­je­res que:

•Tie­nen un ries­go de pa­de­cer cán­cer de seno du­ran­te su vi­da de apro­xi­ma­da­men­te 20 a 25 por cien­to o ma­yor, de acuer­do con los re­cur­sos de eva­lua­ción del ries­go que se ba­san prin­ci­pal­men­te en el an­te­ce­den­te fa­mi­liar.

•Tie­nen una mu­ta­ción co­no­ci­da del gen BRCA1 o del BRCA2 (ba­sán­do­se en prue­bas ge­né­ti­cas) o lo tie­nen sus pa­rien­tes en pri­mer gra­do.

•Han si­do so­me­ti­das a ra­dio­te­ra­pia en el área del tó­rax (pe­cho) cuan­do te­nían en­tre 10 y 30 años.

•Tie­nen el sín­dro­me de Li-Frau­me­ni, de Cow­den o de Ban­na­yan-Ri­ley-Ru­val­ca­ba, o pa­rien­tes de pri­mer gra­do con uno de es­tos sín­dro­mes.

Las prue­bas de de­tec­ción pue­den in­cluir ade­más tests de la­bo­ra­to­rio pa­ra eva­luar la san­gre y otros fluí­dos y exá­me­nes ge­né­ti­cas que bus­can mar­ca­do­res he­re­da­dos aso­cia­dos a la en­fer­me­dad. Es muy im­por­tan­te que eva­lúes con tu gi­ne­có­lo­go tus fac­to­res de ries­go y te ase­so­res có­mo co­men­zar o con­ti­nuar con tus exá­me­nes de de­tec­ción tem­pra­na. Agén­da­lo, tó­ma­lo en se­rio, po­dría sal­var tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.