GI­SE­LLE DOW­NING he­roí­na REAL

“Un diag­nós­ti­co de CÁN­CER de ma­ma no es una SEN­TEN­CIA de muer­te, es un OBS­TÁCU­LO en el ca­mino”

Estilo - - Portada - fo­tos Car­los Ba­dia fas­hion sty­ling Juan Mi­guel Di­ban Hair & ma­ke up Noé Cas­ti­llo tex­tos Ama­lia Ala­chán glo­bos Pop It HN

Na­da la pre­pa­ró pa­ra ese día. Era el 10 de oc­tu­bre de 2012 y Gi­se­lle Dow­ning-Paz se en­con­tra­ba in­mer­sa en las ac­ti­vi­da­des del mes de la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, en las que par­ti­ci­pa­ba en­tu­sias­ta ha­cía po­co más de una dé­ca­da. Co­mo to­dos los me­ses de oc­tu­bre se ha­cía su che­queo ru­ti­na­rio por­que no le pa­re­cía ho­nes­to ofre­cer char­las a las mu­je­res so­bre la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na sin dar pri­me­ro el ejem­plo. Esa ma­ña­na, su es­po­so, el doc­tor Car­los Paz Has­lam la exa­mi­nó cui­da­do­sa­men­te mien­tras con­ver­sa­ban. De re­pen­te, el re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en ra­dio­lo­gía guar­dó si­len­cio y el ins­tin­to de Gi­se­lle le ad­vir­tió que al­go no es­ta­ba bien. Él le de­tec­tó una ma­sa só­li­da en uno de sus se­nos, la que in­me­dia­ta­men­te des­pués fue con­fir­ma­da en una ma­mo­gra­fía. El doc­tor Paz lla­mó a Ma­nuel Mal­do­na­do, mas­tó­lo­go-on­có­lo­go, quien con­fir­mó el diag­nós­ti­co. Se rea­li­za­ron las prue­bas per­ti­nen­tes y pa­ra sor­pre­sa de to­dos el re­sul­ta­do fue po­si­ti­vo, Gi­se­lle te­nía cán­cer de ma­ma. Pa­re­cía una iro­nía de la vi­da, una bro­ma del des­tino pa­ra una mujer que co­mo vo­lun­ta­ria ha­bía de­di­ca­do años a lu­char con­tra esa en­fer­me­dad, “pa­ra mí fue una enor­me sor­pre­sa pues a pe­sar que te­nía va­rios fa­mi­lia­res que ha­bían pa­sa­do por eso, -dos años an­tes le ha­bía su­ce­di­do a mi ma­má-, nun­ca pen­sé que un día me to­ca­ría a mí por­que me sen­tía com­ple­ta­men­te sa­na y me ha­cía che­queos ca­da seis me­ses. No fue fá­cil asi­mi­lar la no­ti­cia y ade­más te­ner que com­par­tir­la con mis hi­jos, fa­mi­lia y ami­gos pe­ro hu­bo que afron­tar con va­len­tía la si­tua­ción y to­mar de­ci­sio­nes”, re­cuer­da. De ahí en ade­lan­te, na­da vol­ve­ría a ser igual, “en ese mo­men­to pen­sé que el tiem­po se ha­bía de­te­ni­do. Lo que an­tes te­nía sen­ti­do ya no me preo­cu­pa­ba pues mi en­fo­que de vi­da ha­bía cam­bia­do ra­di­cal­men­te de­bi­do a la en­fer­me­dad. Y aun­que sa­bía que po­día sa­lir ade­lan­te el te­mor era la­ten­te”.

Pa­ra su sor­pre­sa, el si­guien­te pa­so, por re­co­men­da­ción del doc­tor Mal­do­na­do, fue so­me­ter­se a una mas­tec­to­mía bi­la­te­ral to­tal, “o sea, en pa­la­bras co­mu­nes, me qui­ta­ron com­ple­ta­men­te las dos ma­mas”. Fue una ci­ru­gía de sie­te ho­ras con una re­cu­pe­ra­ción lar­ga y muy du­ra, re­cuer­da, “dor­mí dos me­ses en una si­lla por­que no po­día acos­tar­me del do­lor, eso me abru­ma­ba pe­ro va­lió la pe­na”. Lo más in­creí­ble fue que al en­viar las mues­tras pa­ra el res­pec­ti­vo es­tu­dio en­con­tra­ron que la otra ma­ma ya es­ta­ba afec­ta­da por la en­fer­me­dad. “Por eso di­go que Dios es ma­ra­vi­llo­so, Él pu­so al doc­tor Mal­do­na­do la idea de rea­li­zar ese pro­ce­di­mien­to, fue al­go im­pre­sio­nan­te, ahí sen­tí que Dios es­ta­ba en el asun­to”, ase­gu­ra. Los efec­tos se­cun­da­rios de la ci­ru­gía y el tra­ta­mien­to no tar­da­ron en lle­gar, “yo es­ta­ba un po­co vul­ne­ra­ble y me afec­tó psi­co­ló­gi­ca­men­te pues me da­ba pe­na que mi es­po­so me vie­ra des­nu­da. Aun­que he si­do una per­so­na muy se­gu­ra de mí mis­ma eso me afec­tó mu­cho pues los se­nos son par­te de nues­tro cuer­po, pe­ro gra­cias a Dios con el tiem­po lo­gré su­pe­rar el trau­ma. La mujer de­be te­ner men­te po­si­ti­va pa­ra acep­tar lo que no pue­de cam­biar y si bien es cier­to que los se­nos son una par­te her­mo­sa de nues­tro cuer­po, no lo son to­do”.

Ese fue ape­nas uno de los cam­bios que lle­gó a la vi­da de nues­tra en­tre­vis­ta­da des­pués del diag­nós­ti­co, sin em­bar­go sa­có fuer­zas de fla­que­za y de­ci­dió em­pren­der el ca­mino de re­cu­pe­ra­ción con una ac­ti­tud triun­fa­do­ra, “real­men­te el cán­cer te mar­ca y aun­que uno no vuel­ve a ser la mis­ma per­so­na, lo más im­por­tan­te es la opor­tu­ni­dad que Dios te re­ga­la pa­ra ha­cer al­go po­si­ti­vo en tu vi­da y la de los que es­tán a tu al­re­de­dor. El he­cho de sa­ber que el cán­cer te pue­de ro­bar el alien­to te ha­ce va­lo­rar to­do y las co­sas que an­tes no te­nían va­lor o po­ca im­por­tan­cia, aho­ra lo tie­nen por pe­que­ñas que sean. Por eso me en­fo­co en dis­fru­tar el pre­sen­te”. ¿Có­mo pue­de ayu­dar a cam­biar nues­tra per­cep­ción de la vi­da una en­fer­me­dad que ame­na­za con qui­tár­nos­la? Gi­se­lle pa­re­ce te­ner la res­pues­ta pre­ci­sa, “en lo per­so­nal es­te pro­ce­so me ha ayu­da­do a cre­cer es­pi­ri­tual­men­te. Y aun­que yo de­cía y creía que te­nía una re­la­ción con Dios, no era así. Cuan­do te en­tre­gas en sus ma­nos, Él lle­ga y re­mue­ve las fi­bras de tu ser, te des­aco­mo­da de tu zo­na de con­fort y te ha­ce una nue­va per­so­na, me­jor de lo que eras an­tes de co­no­cer­lo per­so­nal­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.