TU MA­YOR BA­TA­LLA

No es na­da fá­cil, un sube y ba­ja de emo­cio­nes ame­na­za tu equi­li­brio. Pe­ro no te rin­das, un cambio de ac­ti­tud tam­bién ayu­da a com­ba­tir el cán­cer de ma­ma.

Estilo - - Contents -

R eci­bir un diag­nós­ti­co de cán­cer de seno cam­bia la vi­da de cual­quie­ra. No so­lo en el plano fí­si­co, sino tam­bién en el men­tal. Ya na­da se­rá igual que an­tes, ha­brá co­sas ne­ga­ti­vas y po­si­ti­vas, pe­ro es bueno re­cor­dar que aun­que ca­da pa­cien­te ex­pe­ri­men­ta la en­fer­me­dad de ma­ne­ra dis­tin­ta, la ac­ti­tud con que se afron­ten esos cam­bios mar­ca­rá la di­fe­ren­cia. Pro­ba­ble­men­te pa­sa­rán di­fe­ren­tes eta­pas emo­cio­na­les lue­go del shock ini­cial del diag­nós­ti­co. Hay que dar­se tiem­po pa­ra pro­ce­sar­lo, mo­ver­se de la ne­ga­ción ha­cia la acep­ta­ción y lue­go com­pro­me­ter­se con la ba­ta­lla. Los sen­ti­mien­tos de mie­do, enojo y de­pre­sión son nor­ma­les, to­dos lle­gan en ava­lan­cha. Si es­te es tu ca­so, sé ama­ble y com­pren­si­va con­ti­go mis­ma, no im­por­ta lo que ha­yas vi­vi­do an­tes, un diag­nós­ti­co de es­te ti­po ten­drá un pro­fun­do im­pac­to y tie­nes de­re­cho a sen­tir­te mal. Con los tra­ta­mien­tos lle­gan tam­bién los efec­tos se­cun­da­rios que cau­san cam­bios fí­si­cos, náu­seas, pér­di­da de ape­ti­to, insomnio y fa­ti­ga, en­tre otros. En es­te mo­men­to jue­gan un rol im­por­tan­te la fa­mi­lia y los ami­gos, que se vuel­ven tus co­ci­ne­ros, en­fer­me­ros, psi­có­lo­gos, cóm­pli­ces y alia­dos, acep­ta su ayu­da y en­tien­de tam­bién a aque­llos que pre­fie­ren ale­jar­se, no lo ha­cen por­que no te quie­ran, sino por­que no sa­ben có­mo ma­ne­jar sus emo­cio­nes al ver­te en­fren­tar es­ta en­fer­me­dad. Tam­bién en­con­tra­rás nue­vos ami­gos, per­so­nas que co­mo tú, se en­cuen­tran en es­ta ba­ta­lla por la vi­da o ya la su­pe­raron, man­tén tu men­te abier­ta, to­dos ellos pue­den ha­cer tu ca­mino más lle­va­de­ro. La in­cer­ti­dum­bre lle­ga­rá, no lo du­do, pe­ro de­bes man­te­ner­te op­ti­mis­ta a to­da cos­ta. Lo me­jor es en­fo­car­te en el mo­men­to pre­sen­te, ser cons­cien­te de to­do lo que te ro­dea y agra­de­cer lo que tie­nes sin pen­sar de­ma­sia­do en el fu­tu­ro. Res­pi­ra y si es po­si­ble, apren­de a me­di­tar. ¡Se­rá de gran ayu­da! Si sien­tes que la tris­te­za se vuel­ve una cons­tan­te, ana­li­za bien y en­cuen­tra la cau­sa. Bus­ca en tu men­te, qui­zá los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos es­tán atas­ca­dos en tu cabeza. Re­cuer­da que tie­nen po­der y si no los cam­bias ellos te cam­bia­rán a ti. Apren­de a cul­ti­var el po­si­ti­vis­mo aún en los días más di­fí­ci­les. Di­ver­sos es­tu­dios mé­di­cos han de­mos­tra­do que el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo es po­de­ro­so de mu­chas ma­ne­ras. Pue­de que no sea una cu­ra, pe­ro si una he­rra­mien­ta útil pa­ra las pa­cien­tes. Los que pien­san de una ma­ne­ra más pro­duc­ti­va y po­si­ti­va tien­den a vi­vir vi­das más lar­gas y sa­lu­da­bles. Son el ti­po de per­so­nas que ven el va­so me­dio lleno y eso las ha­ce más re­cep­ti­vas al tra­ta­mien­to. Una vez que ha­yas ter­mi­na­do el tra­ta­mien­to y su­pe­ra­do la ba­ta­lla, ve­rás la vi­da con otros ojos, in­clu­so re­co­no­ce­rás que el cán­cer te en­se­ñó mu­chas co­sas po­si­ti­vas. En­ton­ces, aque­llos que te acom­pa­ña­ron a lo lar­go de la jor­na­da sa­brán que eres aun me­jor ser hu­mano que an­tes.

Psi­có­lo­ga & Li­fe coach Jac­kie Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.