CUI­DAR­NOS PA­RA CUI­DAR

No es­pe­res un diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad pa­ra co­men­zar a cui­dar­te. El cuer­po ha­bla, pe­ro si no lo es­cu­cha­mos gri­ta. ¡Apren­de a es­cu­char­lo!

Estilo - - Contents -

Cui­dar­nos es fun­da­men­tal pa­ra sen­tir­nos bien, por den­tro y por fue­ra. Al­can­zar el equi­li­brio en­tre men­te y cuer­po, es la re­ce­ta má­gi­ca pa­ra dis­fru­tar de la vi­da. Exi­gir­se sin me­dir ries­gos, es im­pru­den­te. Si no nos es­cu­cha­mos a no­so­tros mis­mos, en al­gún mo­men­to apa­re­ce­rán los do­lo­res de cabeza y los ma­les­ta­res co­mo mues­tra de ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Los me­di­ca­men­tos po­drán sur­tir un efec­to pa­sa­je­ro, pe­ro el an­tí­do­to es un cambio de há­bi­tos y/o prio­ri­da­des. So­lo así se so­lu­cio­na­rá de raíz. Hay eta­pas en la vi­da don­de el es­trés nos su­pera y creer que es­ta vo­rá­gi­ne en la que es­ta­mos in­mer­sos al­gún día ter­mi­na­rá, es pu­ra ilu­sión. Pa­ra re­fle­xio­nar de­be­mos pa­rar y re­plan­tear­nos la for­ma de se­guir. Te lo pue­den ad­ver­tir una y otra vez, pe­ro la de­ci­sión de­pen­de de ca­da uno. Apren­der a mi­mar­nos es un ar­te. Y nues­tro bie­nes­tar per­so­nal es vi­tal pa­ra la sa­lud fa­mi­liar. To­dos, de al­gu­na ma­ne­ra u otra, es­ta­mos al cui­da­do de al­guien. Si las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas son mí­ni­mas y no des­can­sa­mos lo su­fi­cien­te, ter­mi­na­re­mos sin fuer­zas y con un ago­ta­mien­to pe­li­gro­so. Por eso, pa­ra dar lo me­jor, hay que apren­der a es­cu­char el es­ta­do de nues­tro cuer­po. Va­lo­rar­nos, que­rer­nos y ob­via­men­te, co­no­cer­nos pa­ra sa­ber qué ne­ce­si­ta­mos. Si lo des­cu­bri­mos, sa­bre­mos qué nos gus­ta y qué nos ha­ce sen­tir ple­nos. No es egoís­mo, al con­tra­rio, es un sín­to­ma de ma­du­rez y res­pon­sa­bi­li­dad. Na­die quie­re lle­gar a si­tua­cio­nes ex­tre­mas dón­de por un mí­ni­mo de­ta­lle, re­bal­sa y se sa­le de las ca­si­llas. Si es­ta­mos bien con no­so­tros mis­mos po­dre­mos es­tar bien con los de­más, pro­yec­tan­do bue­nas vi­bras a nues­tro al­re­de­dor. Es una cues­tión de ac­ti­tud que to­dos me­re­ce­mos dis­fru­tar.

Un cambio de há­bi­tos ha­ce ma­ra­vi­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.