FRED­DIE MER­CURY

“Tea­tral, bri­llan­te, ex­ce­si­vo y con­de­na­do: nun­ca ha ha­bi­do otra ban­da co­mo Queen o un líder co­mo Fred­die Mer­cury”, así lo ca­li­fi­có acer­ta­da­men­te en una de sus edi­cio­nes la in­flu­yen­te re­vis­ta Ro­lling Sto­ne. Con su pro­di­gio­sa voz con­vir­tió sus éxitos en clá

Estilo - - Contents - fo­tos Getty Images, Archivo, AFP pro­duc­ción & tex­tos Lud­wing Duar­te

El mun­do del es­pec­tácu­lo no da­ba cré­di­to a la im­pac­tan­te no­ti­cia. El 24 de no­viem­bre de 1991 a la edad de 45 años se apa­gó re­pen­ti­na­men­te una de las vo­ces más po­ten­tes y ex­tra­or­di­na­rias en la his­to­ria del rock & roll. Fred­die Mer­cury, vo­ca­lis­ta de la icó­ni­ca ban­da bri­tá­ni­ca Queen, mu­rió un día des­pués de ha­cer del co­no­ci­mien­to pú­bli­co que pa­de­cía SIDA. Fue un gol­pe pa­ra la his­to­ria de la mú­si­ca, se apa­ga­ba una es­tre­lla pe­ro na­cía la le­yen­da. El 5 de sep­tiem­bre de 1946 en la is­la afri­ca­na de Zan­zí­bar, una co­lo­nia co­mer­cial ára­be per­te­ne­cien­te a Tan­za­nia, na­ció Fa­rrokh Bul­sa­ra, su ver­da­de­ro nom­bre. Jun­to con su pa­dre Bo­mi, un fun­cio­na­rio del gobierno bri­tá­ni­co; su ma­dre de ori­gen in­dio, Jer Bul­sa­ra y su her­ma­na Kash­mi­ra Coo­ke, se tras­la­da­ron a la In­dia, don­de Fred­die co­men­zó a to­mar cla­ses de piano a los 7 años. Pron­to se dis­tin­guió por par­ti­ci­par en ban­das es­co­la­res, en­tre ellas The Hec­tics. Es en­ton­ces cuan­do sus ami­gos lo co­mien­zan a lla­mar Fred­die. En 1964 la fa­mi­lia se mu­dó a Midd­le­sex, In­gla­te­rra y el jo­ven in­gre­só a la Es­cue­la de Ar­te Ea­ling, de don­de egre­só co­mo ilus­tra­dor grá­fi­co. En esa épo­ca in­te­gró las ban­das Ibex, Wrec­ka­ge y Sour Milk Sea. Sus ami­gos Ro­ger Tay­lor y Brian May li­de­ra­ban la agru­pa­ción Smi­le, pe­ro con la lle­ga­da de Fred­die sur­gió Queen. La úl­ti­ma pie­za del rom­pe­ca­be­zas fue el ba­jis­ta John Dea­con, quien se unió a ellos en 1971. Du­ran­te ese pe­rio­do de con­cier­tos en ta­ber­nas y cen­tros noc­tur­nos co­no­ció al amor de su vi­da, Mary Aus­tin, una atrac­ti­va ru­bia de ojos ver­des con quien con­vi­vió du­ran­te seis años. A pe­sar que el ar­tis­ta le dio un ani­llo de com­pro­mi­so pa­ra se­llar su unión en 1972, un año des­pués le con­fe­só que era bi­se­xual. “Creo que eres gay... Y no se di­jo más. So­lo nos abra­za­mos”, le con­tes­tó una acon­go­ja­da Mary, quien si­guió en con­tac­to con él has­ta el fi­nal de sus días. “To­dos

mis aman­tes me pre­gun­ta­ban por qué no po­día re­em­pla­zar a Mary, pe­ro es sim­ple­men­te im­po­si­ble... Pa­ra mí, Mary fue mi es­po­sa de he­cho. No po­día enamo­rar­me de un hom­bre de la mis­ma for­ma que me enamo­ré de ella”, ma­ni­fes­tó el ar­tis­ta en el do­cu­men­tal Days of our li­ves. En el plano ar­tís­ti­co siem­pre le acom­pa­ñó el éxi­to. En 1973, su ál­bum de­but Queen in­me­dia­ta­men­te fue acla­ma­do co­mo una de las no­ve­da­des más in­tere­san­tes en el gé­ne­ro rock. La fa­ma, las fies­tas des­con­tro­la­das con se­xo, dro­gas y al­cohol, se con­vir­tie­ron en una ten­den­cia al al­za. La ban­da lan­zó su obra maes­tra Bohe­mian Rhap­sody en 1975, te­ma le­gen­da­rio que al­can­zó la ci­ma en las lis­tas bri­tá­ni­cas de po­pu­la­ri­dad y que aún hoy si­gue sien­do co­rea­do por to­das las ge­ne­ra­cio­nes. En 1979, ya ha­bían con­quis­ta­do los mer­ca­dos de Europa, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias a su nue­vo éxi­to Crazy Little Thing Ca­lled Lo­ve. En 1983 co­no­ció a Jim Hut­ton, su úl­ti­ma pa­re­ja estable pe­se a las in­fi­de­li­da­des de Mer­cury, quien le acom­pa­ñó has­ta la muer­te. Tiem­po des­pués, Hut­ton fa­lle­ció de cán­cer de pul­món en Ir­lan­da el 1 de enero de 2010.

Mer­cury, con­si­de­ra­do co­mo el me­jor front­man de to­dos los tiem­pos, reali­zó jun­to a Queen la me­jor pre­sen­ta­ción de su his­to­ria el 13 de ju­lio de 1985, du­ran­te el con­cier­to be­né­fi­co

Li­ve Aid pa­ra com­ba­tir el ham­bre en Etio­pía en el mí­ti­co es­ta­dio de fút­bol de Wem­bley en el Reino Uni­do.

Un año des­pués, an­te 120 mil es­pec­ta­do­res en Kneb­worth Park, el más gran­de de In­gla­te­rra, pre­sen­ta­ron el fi­nal de la gi­ra Ma­gic Tour. Era el prin­ci­pio del fin de una era de éxitos, ex­ce­sos y fa­ma. Fue el adiós de la me­jor ban­da de rock de to­dos los tiem­pos, la úl­ti­ma vez que com­par­tie­ron es­ce­na­rio el gui­ta­rris­ta Brian May, el baterista Ro­ger Tay­lor, el ba­jis­ta John Dea­con y Mer­cury.

Co­mo so­lis­ta apa­re­ció con Da­ve Clark en 1986 pa­ra la crea­ción de Ti­me, un mu­si­cal del West End lon­di­nen­se. Un año des­pués cum­plió su sue­ño de gra­bar Bar­ce­lo­na con la di­va de la ópe­ra Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, can­ción que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­ría en el te­ma de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992. En esa épo­ca, jus­to en 1987, Mer­cury fue diag­nos­ti­ca­do con SIDA, la en­fer­me­dad que fi­nal­men­te des­en­ca­de­nó en una neu­mo­nía que lo lle­vó a la muer­te el 24 de no­viem­bre de 1991. Músicos de to­das par­tes del mun­do, in­clu­yen­do los miem­bros res­tan­tes de Queen, se reunie­ron en el es­ta­dio de Wem­bley el 20 de abril de 1992 pa­ra un con­cier­to tri­bu­to a Fred­die Mer­cury, y que dio ori­gen a la crea­ción de The Mer­cury Phoe­nix Trust, una fun­da­ción ca­ri­ta­ti­va con­tra el VIH/SIDA. Pa­ra re­co­no­cer su le­ga­do, se es­tre­na en unas se­ma­nas Bohe­mian Rhap­sody, bio­pic pro­ta­go­ni­za­da por Ra­mi Ma­lek, en la que se re­gis­tra la his­to­ria de la mí­ti­ca ban­da des­de su for­ma­ción has­ta su con­sa­gra­ción có­mo una de las más im­por­tan­tes de to­dos los tiem­pos. “No se­ré una es­tre­lla de rock. Se­ré una le­yen­da”, so­lía de­cir Fred­die, una pre­mo­ni­ción que sin du­da se cum­plió.

The Show Must Go On. “Amo a la mul­ti­tud. Amo más que na­da el mo­men­to en que es­toy fren­te a ella. Amo can­tar nues­tras can­cio­nes, sen­tir que la mul­ti­tud es par­te del es­pec­tácu­lo, cuan­do son ellos los que can­tan’’, de­cía Mer­cury, quien tal co­mo lo pre­di­jo, se con­vir­tió más que en es­tre­lla de rock en le­yen­da.

Fred­die Mer­cury, Ja­ne Sey­moury Boy Geor­ge en el Fas­hion Aid de 1985 Fred­die le com­pu­so a su gran amor, Mary Aus­tin, el éxi­to Lo­ve of my li­feA fi­na­lesd es­te mes es el es­treno de la es­pe­ra­da bio­pic oh mian Rhap­sody pro­ta­go­ni­za­da por Ra­mi Ma­lek Los in­te­gran­tes de la an­da: Brian May, John Dea­con (de pie), Ro­ger Ta lor y Fred­die El­ton hn, Pe­ter Stra­ke y Fred­die Mer­cury en 1977 Jun­to a Mi­chael Jack­son co pu­sie­ron The­re Must Be Mo­re To Li­fe Than This (1984) Geor­ge Mi­chael, pro­mo­tor Har­vey Golds­mith, Bono, Paul McCart­ney y Fred­die en el con­cier­to Li­ve Aid Bria May, Fred­die, Die­go Ma­ra­do , Ro­ger Tay­lor y n Dea­con en his ri­co on­cier­to e Bue­nos Ai­res en 198 El me­jor front­man de la his­to­ria ama­ba ves­tir­se con los di­señ de Zan­dra Rho­des

Es­ce­na icó­ni del vi­deo I Want to Break Free (1984) que fue cen­su­ra­do por MTV en los Es­ta­dos Uni­dos, por lo que Queen no in­clu­yó a es­te país en elThe Works Tour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.