TALENTO JO­VEN

La pa­la­bra ren­dir­se no exis­te en el dic­cio­na­rio de vi­da de An­gé­li­ca Rivera, una jo­ven de 25 años que es­tá de­ci­di­da a ganar la ba­ta­lla con­tra el cán­cer de ma­ma. Lu­cha por ella, por los que ama y por to­das aque­llas mu­je­res hon­du­re­ñas, a las que co­mo ima­gen

Estilo - - Contents - fo­to Alex Lo­zano pro­duc­ción & tex­tos Clau­dia Gó­mez

MI TRABAJO ES CREER

An­gé­li­ca Rivera

Es­tu­dian­te de pe­da­go­gía e ima­gen de la cam­pa­ña 2018 de la Fun­da­ción Hon­du­re­ña Con­tra el Cán­cer de Ma­ma, Fun­ho­cam. Cuan­do tie­nes 24 años, es­tás a pun­to de gra­duar­te en la universidad y tie­nes to­da la ener­gía del mun­do, lo que me­nos se cru­za por tu men­te es la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer de ma­ma. Eso le sucedió a An­gé­li­ca Rivera, una jo­ven fuer­te, ale­gre y es­pon­tá­nea, cu­yo mun­do se vino aba­jo ha­ce jus­to un año, cuan­do re­ci­bió el peor diag­nós­ti­co de su vi­da.“Pre­sen­ta­ba una in­fla­ma­ción en mi seno iz­quier­do y el pe­zón se in­vir­tió. Me in­di­ca­ron un tra­ta­mien­to, me hi­cie­ron ul­tra­so­ni­dos, me hos­pi­ta­li­za­ron y no lo­gra­ban de­tec­tar­me na­da. Con­sul­té con un ami­go que me re­fi­rió con el doc­tor Mar­cio Pin­to, me hi­cie­ron una biop­sia y re­sul­tó ser un cán­cer de ma­ma in­fla­ma­to­rio”, di­ce. Su pri­me­ra im­pre­sión es fá­cil de adi­vi­nar, “no es­pe­ra­ba ese diag­nós­ti­co, pen­sé que es­ta­ba equi­vo­ca­do. Me que­dé im­pre­sio­na­da, mu­da, no po­día creer lo que me es­ta­ba pa­san­do”.

Fue­ron mu­chas pre­gun­tas sin res­pues­tas, pe­ro la úni­ca so­lu­ción que en­con­tró fue lu­char, “me di­je a mí mis­ma, ‘tú de­ci­des si te que­das a llo­rar o das la ba­ta­lla’ y op­té por pe­lear. Ha si­do un año di­fí­cil, pe­ro es­toy vién­do­le el la­do po­si­ti­vo a to­do el pro­ce­so y no me en­fo­co en lo ne­ga­ti­vo, dis­fru­to el día de prin­ci­pio a fin”, ase­ve­ra con una ma­du­rez en­vi­dia­ble. La pri­me­ra qui­mio­te­ra­pia fue la más di­fí­cil,

“no sa­bes a lo que vas, có­mo se­rán los efec­tos y las sen­sa­cio­nes que pro­vo­ca, pe­ro ya des­pués es par­te de tu ru­ti­na”, con­fie­sa An­gé­li­ca, quien a pe­sar de con­ti­nuar in­mer­sa en su ba­ta­lla, se sien­te op­ti­mis­ta. En­ten­dió que es­ta es una en­fer­me­dad que no dis­cri­mi­na edad, pe­ro tam­bién que una de las cla­ves pa­ra en­fren­tar­la es­tá en la ac­ti­tud que asu­mas. “A las mu­je­res que co­mo yo se en­cuen­tran en es­ta lu­cha, so­lo pue­do de­cir­les que con­fíen en Dios, es el úni­co que nos da fuer­za pa­ra so­bre­lle­var to­do es­te pro­ce­so; que si­gan las in­di­ca­cio­nes de los mé­di­cos al pie de la le­tra y que lo vean co­mo una lec­ción de vi­da pa­ra ser me­jor día a día”.

HO­PE. “Soy una mujer que sue­ña en gran­de, que no ve im­po­si­bles a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias. Se­gui­ré pre­pa­rán­do­me pa­ra te­ner mi pro­pia em­pre­sa y mi pro­pia fa­mi­lia”, di­ce An­gé­li­ca, quien tra­ba­ja ac­ti­va­men­te en la cam­pa­ña de pre­ven­ción de Fun­ho­cam, se­gu­ra que “la de­tec­ción tem­pra­na nos pue­de sal­var la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.