Dio­ni­sio Gu­tié­rrez

Cen­troa­mé­ri­ca es una re­gión de con­tras­tes y con­tra­dic­cio­nes, con una his­to­ria lle­na de víc­ti­mas y do­lo­res, pe­ro tam­bién re­ple­ta de sue­ños y es­pe­ran­zas

Estrategia y Negocios - - Contenido. - CO­LUM­NIS­TA E&N

La re­gión tie­ne en su ha­ber dic­ta­du­ras, gol­pes de Es­ta­do, gue­rras, frau­des elec­to­ra­les, co­rrup­ción, in­su­fi­cien­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, fal­ta de opor­tu­ni­da­des y po­bre­za. En años más re­cien­tes se ha con­ta­mi­na­do con el nar­co­trá­fi­co, el cri­men or­ga­ni­za­do y un au­men­to en la con­flic­ti­vi­dad so­cial; a lo que se su­ma la in­ca­pa­ci­dad de las éli­tes, es­pe­cial­men­te la po­lí­ti­ca, pa­ra go­ber­nar la re­gión con más trans­pa­ren­cia, me­jo­res re­sul­ta­dos, con­cep­to de Es­ta­do y vi­sión de lar­go pla­zo.

Re­sul­ta con­fu­so es­cu­char a eco­no­mis­tas, ana­lis­tas y em­pre­sa­rios, cuan­do di­cen que las co­sas van bien y ce­le­bran que el cre­ci­mien­to pa­ra es­te año po­dría ser de 4,2%. Cen­troa­mé­ri­ca va bien pa­ra quie­nes he­mos re­suel­to nues­tra vi­da eco­nó­mi­ca y so­cial. Lo que no que­re­mos ver son los mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que vi­ven en po­bre­za per­ma­nen­te, lo po­co que ha­ce­mos pa­ra re­du­cir­la y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que es­to ge­ne­ra.

Costa Ri­ca y Pa­na­má lo ha­cen mu­cho me­jor que los otros cua­tro; cre­cen con más fa­ci­li­dad, ma­ne­jan me­jor sus pro­ble­mas po­lí­ti­cos y po­drían sa­lir ade­lan­te. Los otros (Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la) se la pa­san en­tre el caos y en una pe­li­gro­sa cuer­da flo­ja.

Se­gún CEPAL, los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral lo­gra­ron re­du­cir la po­bre­za en los úl­ti­mos 17 años, a ex­cep­ción de Gua­te­ma­la, don­de se in­cre­men­tó. Só­lo Pa­na­má lo­gró re­du­cir la po­bre­za al mis­mo rit­mo que Amé­ri­ca La­ti­na. Pa­ra los cua­tro re­za­ga­dos, los nú­me­ros con­fir­man la gra­ve­dad del pro­ble­ma. Tie­nen ni­ve­les de po­bre­za del 42 al 74% y su len­ti­tud pa­ra re­du­cir­la ame­na­za lo po­co que avan­zan.

De acuer­do al Ban­co Mun­dial, en los úl­ti­mos 17 años, Ni­ca­ra­gua, Costa Ri­ca y Pa­na­má lo­gra­ron ta­sas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co re­la­ti­va­men­te al­tas. Por el con­tra­rio, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y

Hon­du­ras tu­vie­ron un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­su­fi­cien­te. El cre­ci­mien­to de Ni­ca­ra­gua es re­le­van­te por su ba­jo pun­to de par­ti­da: tie­ne el se­gun­do in­gre­so per cá­pi­ta más ba­jo de Amé­ri­ca La­ti­na. So­lo Hai­tí es más po­bre.

En 1999 éra­mos 35 mi­llo­nes. Hoy so­mos 46 y en 2025 se­re­mos 52. En cua­tro de los seis paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos la eco­no­mía no cre­ce su­fi­cien­te pa­ra aten­der el cre­ci­mien­to de su po­bla­ción. No lo ha he­cho en 30 años. Lle­gan al mer­ca­do la­bo­ral más jó­ve­nes que las opor­tu­ni­da­des que se ge­ne­ran.

Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua con­ti­núan sien­do paí­ses con un Es­ta­do de De­re­cho su­ma­men­te frá­gil. Son na­cio­nes ines­ta­bles, con mu­cha car­ga ideo­ló­gi­ca, con al­ta con­flic­ti­vi­dad so­cial, es­ca­so li­de­raz­go, con el ni­vel edu­ca­ti­vo más ba­jo del con­ti­nen­te y se­gui­mos sien­do la re­gión más vio­len­ta del pla­ne­ta.

No se tra­ta de ver el va­so me­dio va­cío o me­dio lleno, o de que se de­ba ser op­ti­mis­ta por cul­tu­ra. De­jé­mos­le esos ejer­ci­cios a los te­ra­peu­tas. Por su­pues­to que hay co­sas bue­nas en la re­gión pe­ro son in­su­fi­cien­tes. El pro­ble­ma de Cen­troa­mé­ri­ca es que en cual­quier mo­men­to pue­de caer en peo­res ma­nos de las que es­tá. En es­pe­cial los cua­tro paí­ses del nor­te.

Nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca es frá­gil y co­rrup­ti­ble. Te­ne­mos “elec­cio­nes li­bres” ca­da cier­to tiem­po –Ni­ca­ra­gua es ca­so apar­te—pe­ro eso no ga­ran­ti­za na­da. En ca­da elec­ción, da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ofer­ta po­lí­ti­ca y del elec­to­ra­do, po­dría­mos su­frir un gra­ve re­tro­ce­so que pue­de du­rar dé­ca­das.

El fu­tu­ro de Cen­troa­mé­ri­ca de­pen­de de que for­me­mos una nue­va cla­se di­ri­gen­te y res­ca­te­mos la po­lí­ti­ca; de que ins­ti­tu­ya­mos un ver­da­de­ro Es­ta­do de De­re­cho, lo­gre­mos la in­te­gra­ción re­gio­nal y un cre­ci­mien­to de 7%. De que com­ba­ta­mos la po­bre­za con efec­ti­vi­dad y que la edu­ca­ción sea de ver­dad. Ne­ce­si­ta­mos Es­ta­dos fuer­tes con vi­sión de lar­go pla­zo. Es­tos son los pi­la­res pa­ra cons­truir nues­tra re­gión. Es­ta­mos a tiem­po

DE CA­RA AL FU­TU­RO, NE­CE­SI­TA­MOS LO­GRAR UN CRE­CI­MIEN­TO DE AL ME­NOS 7%, EN EL MAR­CO DE UNA Só­LI­DA INS­TI­TU­CIO­NA­LI­DAD

Em­pre­sa­rio, so­ció­lo­go y pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.