Ol­ga Sin­clair

AR­TIS­TA Y FORMADORA

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica -

País: Pa­na­má

Car­go: Pin­to­ra

Edad:

60 años

Su ma­yor lo­gro: Ha­ber al­can­za­do los sue­ños que des­de jo­ven se plan­teó.

Sue­ña con: Ir a lo im­po­si­ble, cuan­do es­tá frente a su obra de ar­te y al lien­zo en blan­co.

fo­to: Phi­lip­pe Ar­noux

Uno de los ma­yo­res re­tos en su vi­da fue de­di­car­se a la mis­ma pro­fe­sión de su pa­dre, el maes­tro Al­fre­do Sin­clair, y de­fi­nir un es­ti­lo al la­do de esa fi­gu­ra, tras mu­chos años de es­fuer­zo y de­di­ca­ción. Di­fí­cil por­que, ade­más, es la úni­ca mu­jer de tres her­ma­nos. Fue cria­da en un ho­gar con fuer­tes va­lo­res es­pi­ri­tua­les, con un en­fo­que ha­cia la uni­ver­sa­li­dad y otro ha­cia la par­te in­tros­pec­ti­va co­mo ser hu­mano. “Co­mo de­cía El Prin­ci­pi­to, que el via­je­ro al su­bir una mon­ta­ña en di­rec­ción de una es­tre­lla se en­re­da y se con­fun­de con los pro­ble­mas de la es­ca­la­da, co­rre el ries­go de ol­vi­dar cuál es la es­tre­lla que lo guía. En­ton­ces mi ma­má me de­cía que ha­bía que pen­sar qué vas a ser de adul­to y qué vas a lo­grar”. Es­tu­dió en Ma­drid y Lon­dres, vi­vió en Bo­li­via e In­do­ne­sia y el he­cho de en­fren­tar­se a cul­tu­ras tan di­fe­ren­tes le dio la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción pa­ra enfrentar las vi­ci­si­tu­des de la vi­da. Así cul­ti­vó el don pa­ra crear­se un pen­sa­mien­to uni­ver­sal en be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad y pa­ra sí mis­ma.

Di­ri­ge la Fun­da­ción Ol­ga Sin­clair, por la cual han pa­sa­do más de 65.000 ni­ños en sus ta­lle­res y en di­fe­ren­tes paí­ses, bus­ca incentivar la cul­tu­ra y el ta­len­to de la ni­ñez me­dian­te la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. Me­dian­te la Fun­da­ción es­tán crea­do con­cien­cia en la ju­ven­tud so­bre la im­por­tan­cia de te­ner otro ti­po de vi­da de ma­yor ca­li­dad, que de­jen de la­do la TV y el ce­lu­lar. “Eso es lo que me ha he­cho sen­tir sa­tis­fe­cha y ver que tan­tos ni­ños me pa­ran en la ca­lle, y me di­cen, ‘Ol­gui­ta yo for­mé par­te de su Gui­ness Ré­cord, y aho­ra es­toy pin­tan­do to­das las tar­des en mi cuar­to, po­nien­do mi mú­si­ca clá­si­ca que us­ted me en­se­ñó’”.

Lue­go de ca­si 50 años de ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal co­mo ar­tis­ta plás­ti­ca y más de 3.000 obras, quie­re de­jar co­mo le­ga­do que los jó­ve­nes se­pan que soñar en gran­de es de gen­te gran­de, que el ar­te y el sen­ti­mien­to hu­mano es el pa­sa­por­te a la li­ber­tad, y la dis­ci­pli­na y el pen­sa­mien­to con­cre­to abre to­das las puer­tas del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.