Ges­to­ra de desa­rro­llo des­de la ban­ca

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica - María Sel­man

Lle­gó al mun­do de las fi­nan­zas re­cién egre­sa­da de la ca­rre­ra de De­re­cho, re­co­men­da­da por su ase­sor de te­sis pa­ra apo­yar a un gru­po fi­nan­cie­ro ex­tran­je­ro con los trá­mi­tes le­ga­les pa­ra la aper­tu­ra de una ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción. “Con­clui­do el tra­ba­jo me ofre­cie­ron la po­si­ción de ge­ren­te de di­cha ofi­ci­na y ter­mi­né tra­ba­jan­do con ellos du­ran­te 15 años. Aún y cuan­do no me for­me en el área de las fi­nan­zas, de in­me­dia­to su­pe que es­te era el me­dio en el que desea­ba ha­cer ca­rre­ra”, re­cuer­da.

Ahí ini­ció una exi­to­sa ca­rre­ra en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro. Ban­que­ra des­ta­ca­da, Sel­man es des­de 2008 la pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Gru­po Fi­nan­cie­ro del País, el quin­to ban­co más gran­de de Hon­du­ras. An­tes fue ge­ren­te ge­ne­ral del Ban­co Cus­catlán de Hon­du­ras Pa­ra Sel­man, “el ne­go­cio fi­nan­cie­ro cum­ple una fun­ción so­cial fun­da­men­tal. So­mos pi­la­res del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país y los cus­to­dios de los de­pó­si­tos de nues­tros aho­rran­tes. Es un tra­ba­jo su­ma­men­te di­ná­mi­co, nin­gu­na jor­na­da es igual a la otra. Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de apren­der de in­fi­ni­dad de ne­go­cios y de ser ges­to­res de cam­bio pa­ra la apli­ca­ción de me­jo­res prác­ti­cas en be­ne­fi­cio del desa­rro­llo del país”. Es un sec­tor re­ta­dor por­que “por lo de­li­ca­do de su al­can­ce, es un ne­go­cio con re­gu­la­cio­nes que se ac­tua­li­zan cons­tan­te­men­te. Su com­por­ta­mien­to se ve afec­ta­do por in­fi­ni­dad de va­ria­bles, lo que lo ha­ce im­pre­de­ci­ble. Es im­por­tan­te apren­der a man­te­ner la cal­ma y ver más allá de los di­fe­ren­tes dis­trac­to­res dia­rios pa­ra man­te­ner el rum­bo que la or­ga­ni­za­ción ha de­fi­ni­do”.

De fa­mi­lia de in­mi­gran­tes cu­ba­nos, sus pa­dres, am­bos pro­fe­sio­na­les, le in­cul­ca­ron que lo úni­co ver­da­de­ra­men­te pro­pio eran sus co­no­ci­mien­tos. En su ca­sa, cuen­ta, ja­más se hi­zo dis­tin­ción en­tre va­ro­nes y mu­je­res, se es­pe­ra­ba de to­dos el mis­mo es­fuer­zo. Re­cuer­da que su de­seo de so­bre­sa­lir en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro se agu­di­zó con el na­ci­mien­to de sus hi­jos: “Mi desem­pe­ño pro­fe­sio­nal pa­só de ser una fuente de sa­tis­fac­ción per­so­nal a un tes­ti­mo­nio de vi­da pa­ra ellos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.