de­fen­so­ra de Mu­je­res víc­ti­Mas de vio­Len­cia

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica - Nor­ma Cruz

Nor­ma Cruz ha he­cho de la lu­cha por erra­di­car la vio­len­cia con­tra la ni­ñez y las mu­je­res y com­ba­tir la im­pu­ni­dad y co­rrup­ción que ro­dean es­tos de­li­tos su mo­tor de vi­da. Siem­pre fue ac­ti­vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos “pe­ro en ese ca­mi­nar mi hi­ja fue víc­ti­ma de vio­len­cia se­xual, ahí me na­ció la con­cien­cia de que ha­bía pa­sa­do por al­to la de­fen­sa de es­tos de­re­chos y que eran mu­chas las mu­je­res víc­ti­mas”, com­par­te. Nor­ma y su hi­ja ca­na­li­za­ron su do­lor y crea­ron la Fun­da­ción So­bre­vi­vien­tes.

“En el ca­so de mi hi­ja lu­che por la justicia y lo lo­gre”, re­me­mo­ra Nor­ma. Aho­ra, a tra­vés de su fun­da­ción, apo­ya a otras mu­je­res vio­len­ta­das “cuan­do ellas van an­te la justicia, es­toy su la­do pe­se a los ries­gos que pue­dan exis­tir”. Ese tra­ba­jo, y acom­pa­ña­mien­to en ca­sos de al­to im­pac­to la con­vir­tió en una de las ac­ti­vis­tas gua­te­mal­te­cas más res­pe­ta­das en la te­má­ti­ca de vio­len­cia con­tra mu­je­res y a So­bre­vi­vien­tes en una fun­da­ción de al­ta in­fluen­cia en el te­ma.

Nor­ma ha acom­pa­ña­do a mu­je­res, ni­ñas y ni­ños víc­ti­mas de vio­len­cia y a sus fa­mi­lias, bus­can­do justicia, lo que le va­lió ser nom­bra­da co­mo Mu­jer de Co­ra­je por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do en el 2009, y pre­mia­da por la en­ton­ces Se­cre­ta­ria de Es­ta­do Hi­llary Clin­ton. Tam­bién lu­chó por la ley del Sis­te­ma de Aler­ta Al­ba Ken­neth, un me­ca­nis­mo que per­mi­te coor­di­nar ac­cio­nes en­tre ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas pa­ra lo­ca­li­zar a ni­ños des­apa­re­ci­dos o sus­traí­dos, en re­co­no­ci­mien­to a ello, los Ma­gis­tra­dos de Gua­te­ma­la, de la Cor­te Su­pre­ma de Justicia le otor­ga­ron la Or­den del Po­der Ju­di­cial.

So­bre­vi­vien­tes brin­da ade­más de acom­pa­ña­mien­to ju­rí­di­co, ser­vi­cios de apo­yo a mu­je­res, ni­ñez y ado­les­cen­tes víc­ti­mas de vio­len­cia, co­mo tra­ba­jo so­cial, apo­yo psi­co­ló­gi­co y ca­sas re­fu­gio.

La ac­ti­vis­ta co­no­ce ca­da día los ca­sos que pre­sen­tan las per­so­nas de for­ma per­so­nal, por co­rreo elec­tró­ni­co o Fa­ce­book, acu­de a las audiencias en los mo­men­tos im­por­tan­tes y es­tá en con­tac­to con las au­to­ri­da­des pa­ra in­ci­dir en cam­bios más pro­fun­dos.

Pa­ra la gua­te­mal­te­ca, es gra­ti­fi­can­te “el con­tac­to con las víc­ti­mas so­bre­vi­vien­tes, trans­mi­tir­les es­pe­ran­za, de­mos­trar­les que el sis­te­ma pue­de fun­cio­nar, que de­be­mos ha­cer que las au­to­ri­da­des res­pon­dan, de igual for­ma coor­di­nar con las au­to­ri­da­des. Si que­re­mos trans­for­ma­cio­nes pa­ra te­ner un me­jor país, una me­jor so­cie­dad te­ne­mos que unir es­fuer­zos”. Lo di­fí­cil “es sen­si­bi­li­zar a los fun­cio­na­rios y a la so­cie­dad, la pers­pec­ti­va ma­chis­ta y pa­triar­cal es­tá muy pre­sen­te y eso no fa­ci­li­ta el diá­lo­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.