Isabel de Saint Ma­lo de Alvarado

una pa­na­Me­ña con­ven­ci­da de la equi­dad pa­ra el desa­rro­llo

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica -

País:

Pa­na­má

Car­go: Vi­ce­pre­si­den­ta y Can­ci­ller de Pa­na­má

Edad:

48 años

Su ma­yor lo­gro: La fa­mi­lia, tra­ba­jar por Pa­na­má y apor­tar al desa­rro­llo del país.

Sue­ña con: Un Pa­na­má con me­jo­res opor­tu­ni­da­des, don­de no exis­ta la bre­cha de de­sigual­dad so­cial, y que de ac­ce­so a mu­je­res y hom­bres a los mis­mos es­pa­cios de to­ma de de­ci­sión.

Pa­ra Isabel de Saint Ma­lo de Alvarado, la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa los car­gos de vi­ce­pre­si­den­ta y can­ci­ller en la his­to­ria de Pa­na­má, es ne­ce­sa­rio cam­biar el en­fo­que se­gún el cual la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en el ám­bi­to la­bo­ral es so­lo cues­tión de justicia pa­ra la mu­jer, por­que des­de su pers­pec­ti­va es cues­tión de desa­rro­llo de país.

Ex­pli­có que ha es­ta­do im­pul­san­do en ese sen­ti­do, jun­to a dis­tin­tas en­ti­da­des de Go­bierno, e in­clu­so so­cie­dad ci­vil y sec­tor pri­va­do, una Agenda Na­cio­nal pa­ra la Igual­dad en­tre Hom­bres

y Mu­je­res, ba­sa­da en tres pi­la­res fun­da­men­ta­les: la pre­ven­ción de embarazo ado­les­cen­te, la pre­ven­ción de vio­len­cia ha­cia las mu­je­res y el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co.

Es­ta agenda in­cor­po­ra ini­cia­ti­vas pa­ra el im­pul­so del emprendimiento y la em­pre­sa­ria­li­dad fe­me­ni­na en Pa­na­má; el se­llo de igual­dad en las em­pre­sas pa­na­me­ñas, el pro­gra­ma Ho­ri­zon­te 50-50 pa­ra lo­grar equi­dad en la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en los ór­ga­nos di­rec­ti­vos de las em­pre­sas pú­bli­cas y mix­tas de Pa­na­má, el plan de in­clu­sión y em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co de mu­je­res in­dí­ge­nas; un an­te­pro­yec­to de ley so­bre el des­can­so for­zo­so por embarazo y el re­fe­ren­te a li­cen­cia de pa­ter­ni­dad, des­ta­ca la po­lí­ti­ca.

Un ejem­plo de los pa­sos que se es­tán dan­do, se­gún la can­ci­ller, es que re­cien­te­men­te, en el pro­ce­so de re­or­ga­ni­za­ción del -es­ta­tal- Ban­co Na­cio­nal de Pa­na­má, el ga­bi­ne­te pa­na­me­ño apro­bó que la Jun­ta Di­rec­ti­va de la ins­ti­tu­ción de­bía es­tar conformada al me­nos en un 30% por mu­je­res. “An­tes du­da­ba de la con­ve­nien­cia de es­ta­ble­cer cuo­tas (de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral), por­que las mu­je­res de­ben te­ner la opor­tu­ni­dad de es­tar en po­si­cio­nes eje­cu­ti­vas y en jun­tas no por las cuo­tas, sino por­que tie­nen el mé­ri­to, por­que es­tán ca­pa­ci­ta­das; pe­ro hoy es­toy con­ven­ci­da de que es el punto de par­ti­da ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar ma­yor equi­dad. Es la­men­ta­ble que se re­quie­ran cuo­tas, pe­ro creo que no hay otra op­ción”, afir­ma.

Isabel re­co­no­ce co­mo una de las ex­pe­rien­cias de vi­da más re­le­van­tes que ha te­ni­do fue su tra­ba­jo co­mo ge­ren­te del pro­gra­ma país pa­ra Pa­na­má de Na­cio­nes Uni­das, y la opor­tu­ni­dad de li­de­rar di­ver­sos es­fuer­zos de diá­lo­go en­ca­mi­na­dos a la re­cons­truc­ción de la democracia.

Pos­te­rior­men­te, “me su­mé a apo­yar al pre­si­den­te (Juan Car­los) Va­re­la en el di­se­ño de su plan de go­bierno, pues com­par­to su fuer­te vi­sión so­cial, que se con­vir­tió en el eje de nues­tra agenda gu­ber­na­men­tal. Cuan­do me plan­tea­ron el re­to de ser can­di­da­ta a la vi­ce­pre­si­den­cia pen­sé en que no po­dría sen­tir­me tran­qui­la con­mi­go mis­ma si no lo acep­ta­ba pues, ¿con qué au­to­ri­dad pue­do se­guir con­tri­bu­yen­do y ha­cien­do re­co­men­da­cio­nes si no es­toy dis­pues­ta a en­trar en la vi­da pública cuan­do se me da la opor­tu­ni­dad?”, re­la­tó la tam­bién je­fa de la di­plo­ma­cia pa­na­me­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.