Thel­ma Al­da­na

Fis­cal POR LA EQUI­DAD y AN­TI-CO­RRUP­CIÓN

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica -

País: Gua­te­ma­la

Edad:

61 años

Car­go:

Fis­cal Ge­ne­ral

Su fra­se: “Sin lu­gar a du­das, en mi agenda la lu­cha en fa­vor de las mu­je­res ocu­pa el pri­me­rí­si­mo lu­gar”.

Su ma­yor lo­gro:

Ser ma­dre

Sue­ña con: Que mis hi­jos sean fe­li­ces. Mi fe­li­ci­dad son mis hi­jos y quie­ro que así co­mo mis hi­jos ten­gan la opor­tu­ni­dad de ser fe­li­ces, así la ten­gan los hi­jos de to­das.

Siem­pre so­ñó con ha­cer ca­rre­ra en el po­der ju­di­cial y cuan­do muy jo­ven se le ofre­ció una pla­za de con­ser­je, no lo du­dó. “Esa pla­za me dio la opor­tu­ni­dad de for­mar­me des­de aba­jo”, di­ce. Una de las ta­reas era co­ser los li­bros de los pro­ce­sos, “yo me en­ce­rra­ba en el ar­chi­vo y ca­da li­bro que ter­mi­na­ba de co­ser lo leía com­ple­to”.

Thel­ma con­ti­nuó sus es­tu­dios mien­tras tra­ba­ja­ba, has­ta con­ver­tir­se en abo­ga­da y es­pe­cia­li­zar­se. Cuen­ta que siem­pre tu­vo vocación pa­ra ser juez. No ha­bía mu­chas mu­je­res en el sis­te­ma de justicia y a la jo­ven le cos­tó ga­nar es­pa­cios. Re­cuer­da que al gra­duar­se de abo­ga­da, ya ha­bía as­cen­di­do a un pues­to de ofi­cial de un juz­ga­do de fa­mi­lia, en la ciu­dad de Quet­zal­te­nan­go, don­de re­si­día, y sur­gió la opor­tu­ni­dad de una pla­za de se­cre­ta­rio en esa ciu­dad. “Pe­dí a los tres ma­gis­tra­dos que me con­si­de­ra­ran pa­ra ese pues­to, y me di­je­ron ro­tun­da­men­te que no, por­que que­rían a un hom­bre”.

La abo­ga­da re­nun­ció al Or­ga­nis­mo Ju­di­cial y mon­tó un bu­fe­te. A los tres me­ses se abrió la mis­ma pla­za, pe­ro en otra sa­la en ciu­dad de Gua­te­ma­la. Thel­ma fue a so­li­ci­tar el pues­to con tres ma­gis­tra­dos, que fi­nal­men­te la acep­ta­ron. De ese pri­mer pues­to, la gua­te­mal­te­ca fue as­cen­dien­do has­ta ocu­par la Pre­si­den­cia de la Cor­te Su­pre­ma de Justicia. Lo hi­zo “a pu­ra lu­cha, a pu­ro es­fuer­zo”. En su úl­ti­mo car­go, co­mo Fis­cal Ge­ne­ral de Gua­te­ma­la, Al­da­na ha li­de­ra­do pro­ce­sos con­tra nu­me­ro­sos po­lí­ti­cos acu­sa­dos de co­rrup­ción, lo que la con­vir­tió en la fis­cal más res­pe­ta­da en la his­to­ria de su país. En es­te rol “to­do es di­fí­cil, pe­ro lo más bo­ni­to es la reacción de la gen­te cuan­do ten­go la opor­tu­ni­dad de ir a lu­ga­res pú­bli­cos… no hay mo­men­to más es­pe­cial pa­ra mí que cuan­do las per­so­nas se me acer­can en la ca­lle, me abra­zan y me di­cen: si­ga ade­lan­te”.

Pa­ra la fis­cal esos mo­men­tos la for­ta­le­cen “por­que aquí se su­fren ata­ques, cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio… uno sa­be que en los ca­sos que lle­va­mos es­ta­mos to­can­do el co­ra­zón de la co­rrup­ción, a gen­te po­de­ro­sa”.

Co­mo jue­za, pre­si­den­te de la Cor­te y aho­ra co­mo fis­cal, Al­da­na se ha com­pro­me­ti­do a apo­yar el desa­rro­llo de otras mu­je­res. “Sin lu­gar a du­das, en mi agenda la lu­cha en fa­vor de las mu­je­res ocu­pa el pri­me­rí­si­mo lu­gar. En la Cor­te de Justicia crean­do los juz­ga­dos y tri­bu­na­les es­pe­cia­li­za­dos en fe­mi­ci­dio y vio­len­cia con­tra la mu­jer, guian­do la trans­ver­sa­li­za­ción de gé­ne­ro pa­ra dar­le el en­fo­que de gé­ne­ro a los jue­ces y a to­do el per­so­nal del Or­ga­nis­mo Ju­di­cial”.

Co­mo je­fa de la fis­ca­lía, Al­da­na ha im­pul­sa­do igual­men­te una po­lí­ti­ca de igual­dad que se tra­du­ce en que el 49% de fis­ca­les sean mu­je­res, mu­chas de ellas al frente de fis­ca­lías cla­ve co­mo la de las ex­tor­sio­nes, cri­men or­ga­ni­za­do, la­va­do de di­ne­ro, de­li­tos con­tra la vi­da y la je­fa de Uni­dad de Mé­to­dos Es­pe­cia­les, a car­go de ana­li­zar las 100.000 es­cu­chas te­le­fó­ni­cas del ca­so de “La Lí­nea” que lle­vó a pri­sión al en­ton­ces pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca. Thel­ma pro­mo­vió la Fis­ca­lía de De­li­tos con­tra el Fe­mi­ci­dio, “por­que se re­quie­re el en­fo­que de gé­ne­ro a la ho­ra de in­ves­ti­gar la muer­te vio­len­ta de una mu­jer, si no hay en­fo­que de gé­ne­ro se lle­ga a la es­ce­na del cri­men y se pier­de ma­te­rial va­lio­so por­que los fis­ca­les no co­no­cen la ru­ta de vio­len­cia que su­fre la mu­jer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.