Rei­na Ire­ne Me­jía

Estrategia y Negocios - - +50 Mujeres Desafiantes De Centroamérica -

Nom­bre:Rei­na Ire­ne Me­jía Cha­cón

País:

Hon­du­ras

Car­go: Di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ci­ti­bank Hon­du­ras

Edad:

49 años

Su ma­yor lo­gro:

Mi fa­mi­lia

Sue­ña con:

De­jar un le­ga­do

La fra­se: “Cuan­do sir­ves a los de­más el que sa­le ser­vi­do eres tú; el ser­vir al que no te pue­de pa­gar, te ha­ce una per­so­na más gran­de” (de su ma­dre).

Ban­Que­ra de cla­se Mun­dial, coM­pro­Me­ti­da con las Mu­je­res Hi­ja del ban­que­ro Al­fon­so Me­jía Eche­ve­rría, a quien acom­pa­ñó mu­chas ve­ces al tra­ba­jo, se enamo­ró de la ban­ca des­de muy pe­que­ña. “El pri­mer li­bro que me re­ga­ló mi pa­dre fue Hon­du­ras en Ci­fras, con con­se­jos pa­ra ad­mi­nis­trar el di­ne­ro, ci­fras del país, ci­fras in­di­vi­dua­les, y me di­jo ´tie­nes que cui­dar tus fi­nan­zas pa­ra cui­dar las fi­nan­zas de al­guien más´”, re­cuer­da.

Rei­na de­ci­dió es­tu­diar la ca­rre­ra de Eco­no­mía con es­pe­cia­li­za­ción en Mo­ne­da y Ban­ca. Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ini­ció en la in­dus­tria del alu­mi­nio y el co­mer­cio, has­ta lle­gar al ru­bro de in­clu­sión fi­nan­cie­ra y lue­go ban­ca. Es la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ci­ti­bank en Hon­du­ras des­de el 2013 y ha es­ta­do con Ci­ti por más de 20 años, desem­pe­ñan­do di­ver­sas po­si­cio­nes eje­cu­ti­vas. “La ban­ca se ha con­ver­ti­do en una de mis pa­sio­nes, ya que más allá de ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras, es la ba­se del desa­rro­llo de un país… el apo­yo que da­mos a nues­tros clien­tes en el desa­rro­llo de sus pro­yec­tos con­lle­va ge­ne­ra­ción de em­pleo y opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo pa­ra la co­mu­ni­dad”, des­ta­ca.

Rei­na Ire­ne ha par­ti­ci­pa­do co­mo miembro cla­ve en va­rias transac­cio­nes im­por­tan­tes y com­ple­jas, del área de fi­nan­zas cor­po­ra­ti­vas del ban­co tan­to en Hon­du­ras co­mo en Ni­ca­ra­gua en los úl­ti­mos vein­te años. Tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en emi­sio­nes de bo­nos, in­clu­yen­do Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa.

En el au­ge de su ca­rre­ra, Rei­na se enteró de que te­nía cán­cer y em­pren­dió otra ca­rre­ra, aho­ra por so­bre­vi­vir. “Frente a un diag­nós­ti­co así, uno tie­ne dos op­cio­nes: llo­rar y mo­rir­se en vi­da o lu­char has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Me na­ció una ga­rra lu­cha­do­ra que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do”, con­fía. Rei­na pi­dió a su em­pre­sa una ofi­ci­na en Hous­ton, ciu­dad en don­de re­ci­bió su tra­ta­mien­to. “Ha­cía mis te­ra­pias y lle­ga­ba a la ofi­ci­na. Me des­co­nec­té so­lo la se­ma­na de la ope­ra­ción”. Aho­ra, co­mo so­bre­vi­vien­te de cán­cer, apo­ya a otras per­so­nas que es­tán pa­san­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res, a tra­vés de un vo­lun­ta­ria­do en la Fun­da­ción Hon­du­re­ña Con­tra el Cán­cer de Ma­ma.

Rei­na es miembro del Co­mi­té de Mu­je­res Lí­de­res de Ci­ti a ni­vel glo­bal (Wo­men Lea­ding Ci­ti - WLC), y fue la prin­ci­pal pro­mo­to­ra de la re­or­ga­ni­za­ción de la Red de Mu­je­res en Hon­du­ras. Tam­bién pro­mo­vió la crea­ción de va­rios Net­works de Mu­je­res en Ci­ti La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia y es miembro del Pro­gra­ma de Mu­je­res Lí­de­res de Ci­ti/UCLA. “La Red de Mu­je­res de Ci­ti en Hon­du­ras, es un co­mi­té in­terno a ni­vel glo­bal de Ci­ti que pre­ten­de fo­men­tar un am­bien­te de in­clu­sión, res­pe­to y di­ver­si­dad den­tro de la com­pa­ñía, que pro­por­cio­na a nues­tros miem­bros opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal y opor­tu­ni­da­des de apo­yo a la co­mu­ni­dad. El en­fo­que prin­ci­pal de la red es dar a nues­tros miem­bros las he­rra­mien­tas e in­for­ma­ción ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar su pleno desa­rro­llo”, des­cri­be.

“Ac­tual­men­te es­ta­mos apo­yan­do con Ci­ti a las mu­je­res hon­du­re­ñas a tra­vés de pro­gra­mas de men­to­ria de Vo­ces Vi­ta­les y al pro­gra­ma de mu­je­res em­pren­de­do­ras de Ju­nior Achie­ve­ment”, re­sal­ta. La eje­cu­ti­va es una con­ven­ci­da de que las mu­je­res exi­to­sas de­ben apo­yar y con­tri­buir en la for­ma­ción de sus con­gé­ne­res pa­ra que al­can­cen es­pa­cios por su ca­pa­ci­dad.

La mu­jer que más ad­mi­ra es su ma­dre. “Ella me en­se­ño que el va­lor de una per­so­na es­tá en el ser­vi­cio y en de­jar hue­lla po­si­ti­va en la vi­da de las per­so­nas, y a se­guir ade­lan­te ha­cia la me­ta sin im­por­tar los obs­tácu­los en­con­tra­dos”.

De­fi­ne su es­ti­lo de li­de­raz­go co­mo in­clu­yen­te. “Vi­vi­mos en un mun­do glo­bal y di­ver­so, que de­man­da un li­de­raz­go que apo­ye no so­lo a los lí­de­res ac­tua­les sino tam­bién a la ge­ne­ra­ción que vie­ne de­trás de no­so­tros y que trae con­si­go mu­chas ideas nue­vas pa­ra enfrentar nue­vos re­tos”.

En cuan­to a los es­pa­cios al­can­za­dos por las mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas eva­lúa: “He­mos avan­za­do mu­cho, pe­ro to­da­vía hay re­tos que enfrentar. Hoy la mu­jer en Cen­troa­mé­ri­ca tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la so­cie­dad. Ve­mos mu­je­res lí­de­res rea­li­zan­do gran­des cam­bios. El desa­rro­llo de las so­cie­da­des de­pen­de de to­dos, y en la me­di­da que da­mos es­pa­cio a bue­nos lí­de­res el im­pac­to eco­nó­mi­co es di­rec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.