ODS, am­bien­te y ne­go­cios

Los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble no son so­lo la opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar el rum­bo del pla­ne­ta, son una in­men­sa opor­tu­ni­dad de ne­go­cios

Estrategia y Negocios - - Contenido - TEX­TOS DANIEL ZUERAS

Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Se cal­cu­la que los ODS (agru­pa­dos en 17 ob­je­ti­vos, a cumplir en 169 me­tas) pue­den ge­ne­rar, por lo me­nos, US$12 billones (mi­llo­nes de mi­llo­nes) en opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio has­ta 2030; y en una épo­ca en la que to­dos te­me­mos que un ro­bot nos qui­te el tra­ba­jo, se ha cuan­ti­fi­ca­do la crea­ción de 380 mi­llo­nes de em­pleos por las opor­tu­ni­da­des li­ga­das a los mis­mos.

Am­bien­te y ne­go­cios nun­ca po­drán ir tan de la mano co­mo des­de es­te mis­mo mi­nu­to. Es la ho­ra de sal­var el pla­ne­ta, ya es­ta­mos en tiem­po de des­cuen­to. Lo bueno es que ha­cién­do­lo los em­pre­sa­rios del mun­do en­te­ro tie­nen una gi­gan­tes­ca opor­tu­ni­dad de ga­nan­cia.

Y es que se cal­cu­la que los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de Na­cio­nes Uni­das (agru­pa­dos en 17 ob­je­ti­vos, a cumplir en 169 me­tas) pue­den ge­ne­rar, por lo me­nos, USS12 billones (mi­llo­nes de mi­llo­nes) en opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio has­ta 2030; y en una épo­ca en la que to­dos te­me­mos que un ro­bot nos qui­te el tra­ba­jo, se ha cuan­ti­fi­ca­do la crea­ción de 380 mi­llo­nes de em­pleos por las opor­tu­ni­da­des li­ga­das a los ODS. Es­te cre­ci­mien­to se cen­tra­rá en cua­tro sec­to­res cla­ve: ali­men­ta­ción, ciu­da­des, ener­gía y sa­lud y bie­nes­tar, el 60% de la eco­no­mía mun­dial.

Se­gún Na­cio­nes Uni­das, los ODS bus­can mo­vi­li­zar los es­fuer­zos a ni­vel glo­bal en torno a un con­jun­to de ob­je­ti­vos y me­tas co­mu­nes, ha­cien­do un lla­ma­do a la ac­ción en­tre go­bier­nos, em­pre­sas y so­cie­dad ci­vil, pa­ra po­ner fin a la po­bre­za y crear una vi­da dig­na y de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos, den­tro de los lí­mi­tes del pla­ne­ta. “El fo­co es­ta en ha­cer un lla­ma­do ex­plí­ci­to a to­das las em­pre­sas pa­ra que apli­quen su crea­ti­vi­dad e in­no­va-

opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio aso­cia­das a los ods se ci­fran en us$12 Billones (Mi­llo­nes de Mi­llo­nes), a 2030

pa­ra re­sol­ver los re­tos del desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, ase­ve­ra el ex­per­to en RSE, Ita­lo Piz­zo­lan­te.

¿Có­mo lo­grar es­to? Per­mi­tien­do a las em­pre­sas lí­de­res que de­mues­tren có­mo sus ne­go­cios ayu­dan a avan­zar en el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, tan­to mi­ni­mi­zan­do los im­pac­tos ne­ga­ti­vos, có­mo ma­xi­mi­zan­do los im­pac­tos po­si­ti­vos en las per­so­nas y en el pla­ne­ta.

“Es­tán pa­ra que­dar­se”, ase­gu­ra Ki­fah Sa­sa, ofi­cial de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble del Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra Desa­rro­llo en Cos­ta Ri­ca, quien cree que ya no ha­bla­mos de una es­tra­te­gia de RSC, ni de ne­go­cios, “sino tam­bién de nues­tra su­per­vi­ven­cia co­mo pla­ne­ta, por­que te­ne­mos que ha­cer esos cam­bios y no pen­sar en el am­bien­te co­mo cues­tión se­pa­ra­da, sino in­te­gral. Por eso hay una agenda uni­ver­sal”.

“Los ODS apor­tan opor­tu­ni­da­des a las em­pre­sas. Nos dan un agenda glo­bal que de­be con­ver­tir­se en agenda país, y ha­brá opor­tu­ni­da­des pa­ra dar pro­duc­tos y ser­vi­cios. Hay un mer­ca­do ma­si­vo pa­ra em­pre­sas que desa­rro­llen tec­no­lo­gías y so­lu­cio­nes de pro­duc­tos”, ex­pli­ca Ol­ga Sau­ma, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios pa­ra el Desa­rro­llo (AED) la or­ga­ni­za­ción que con­cen­tra los es­fuer­zos de pro­mo­ción de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial en Cos­ta Ri­ca.

To­das es­tas opor­tu­ni­da­des no pue­den es­con­der lo prin­ci­pal. “Vi­vi­mos en un es­ce­na­rio de ur­gen­cia y de ac­tua­li­dad”, apun­ta Piz­zo­lan­te. Una de ca­da nue­ve per­so­nas en el mun­do es­tá subali­men­ta­da, al­re­de­dor de 795 mi­llo­nes. Ca­da año mue­ren más de seis mi­llo­nes de ni­ños an­tes de ha­ber cum­pli­do los cin­co años. Una de ca­da cin­co per­so­nas no tie­ne ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad. Exis­ten ac­tual­men­te más de 204 mi­llo­nes de per­so­nas des­em­plea­das. El 22 % de las es­pe­cies co­no­ci­das de ani­ma­les es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Es­te y no otro es el es­ce­na­rio ac­tual. Por ello, “los ODS con­tri­bu­yen po­si­ti­va­men­te, por­que nos ayu­dan a ge­ren­ciar ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les, mien­tras si­mul­tá­nea­men­te ali­nea­mos el pen­sa­mien­to ge­ren­cial a cumplir con un pro­pó­si­to que sea ex­pli­ci­to, co­no­ci­do y que tras­cien­da a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, ha­cien­do fo­co en los in­tere­ses ge­ne­ra­les de la so­cie­dad y am­bos no tie­nen por qué es­tar con­tra­pues­tos”, co­men­ta Piz­zo­lan­te.

Tal y co­mo di­ce el ex­per­to, los ODS son una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des en un mer­ca­do que es­tá re­in­ter­pre­tan­do el rol que es­pe­ra asu­man las em­pre­sas y los go­bier­nos, “a la vez que es­tá dan­do nue­vos sig­ni­fi­ca­dos a la ac­tua­ción so­cial de la em­pre­sa y los po­lí­ti­cos ele­gi­dos”.

Hay un da­to “re­ve­la­dor y fun­da­men­tal”, y es que las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno son per­ci­bi­das co­mo las que tie­nen ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en el cum­pli­mien­to de los ODS, tan­to por par­te de los em­pre­sa­rios (49%) co­mo por par­te de los ciu­da­da­nos (44%).

Pe­ro los go­bier­nos no es­tán so­los pa­ra con­se­guir ese cum­pli­mien­to. Los ODS im­pli­can tam­bién a em­pre­sas y so­cie­dad ci­vil, y to­dos de­be­mos re­mar en la mis­ma di­rec­ción.

Y es que, las pro­ble­má­ti­cas que vi­ve hoy el mun­do son tan gran­des que no se pue­den so­lu­cio­nar so­lo por so­lo una de las pa­tas, por lo que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en Alian­zas Pú­bli­co Pri­va­das pa­ra el Desa­rro­llo (APPD), un ca­mino que de­be des­pe­jar­se en to­da nues­tra re­gión, ya que mu­chas ve­ces se de­mo­ni­za el sim­ple con­cep­to de APP.

Piz­zo­lan­te no tie­ne du­da de los avan­ces en Cen­troa­mé­ri­ca en ma­te­ria de alian­zas y del po­si­ti­vo rol pro­ta­gó­ni­co que ha asu­mi­do el sec­tor pri­va­do, “pe­ro sí son cre­cien­tes mis du­das de la es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia de los avan­ces en el tiem­po, da­da la com­ple­ji­dad so­cial que se pro­fun­di­za y mo­vi­li­za a una so­cie­dad más por emo­cio­nes que por la ra­zón en los he­chos”.

Las em­pre­sas tie­nen mu­cho que de­cir en el cam­bio de men­ta­li­dad. De­ben cam­biar los mé­to­dos de pro­duc­ción ha­cia una más limpia, e in­fluir en otras em­pre­sas y sus clien­tes pa­ra vi­rar ha­cia un mun­do más sus­ten­ta­ble. No so­lo de­ben ac­tuar res­pon­sa­ble­men­te y bus­car esas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en el desa­rro­llo, tam­bién de­ben ins­pi­rar a otros y asu­mir un rol pro­ta­gó­ni­ción

co, al tras­cen­der fron­te­ras, con más re­cur­sos (y con­tac­tos) que los pro­pios go­bier­nos.

Pe­ro hay un pro­ble­ma, y es que los úl­ti­mos años ha ocu­rri­do un cam­bio fun­da­men­tal en el mo­de­lo de con­fian­za, ca­da vez me­nos gen­te con­fía en los CEOs y sus em­pre­sas.

En to­do el mun­do (e igual ocu­rre en Cen­troa­mé­ri­ca) son al­gu­nas em­pre­sas lí­de­res las que desa­rro­llan es­tos pro­ce­sos de cam­bio y mar­can la di­fe­ren­cia. “No son to­das, y no es el día a día de la ma­yor par­te de las em­pre­sas. Es­to ha­ce que se mul­ti­pli­quen más el in­te­rés de otras em­pre­sas, so­bre to­do en par­te am­bien­tal. Ser ecoe­fi­cien­te se tra­du­ce muy fá­cil en aho­rros im­por­tan­tes de to­do ti­po, ha­ce sen­ti­do eco­nó­mi­co in­me­dia­ta­men­te”, di­ce Sau­ma.

Eso sí, la bola no de­be caer so­lo del la­do de los pro­duc­to­res, sino que los con­su­mi­do­res tam­bién tie­nen que asu­mir su cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. “Es un re­to im­por­tan­te en to­dos los paí­ses, por­que im­pli­ca un cam­bio im­por­tan­te de cul­tu­ra y de pa­ra­dig­ma. So­mos muy con­su­mis­tas y de­be ha­cer­nos cam­biar la for­ma en que con­su­mi­mos. La eco­no­mía com­par­ti­da cam­bia­rá for­ma de ha­cer ne­go­cios y có­mo el con­su­mi­dor se re­la­cio­na”, abun­da la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la AED.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal se ha­bla de crear sis­te­mas co­mer­cia­les in­no­va­do­res con un mo­de­lo in­te­gra­do y cir­cu­lar, y de que los con­su­mi­do­res ba­sen sus elec­cio­nes de com­pra en la res­pon­sa­bi­li­dad.

Piz­zo­lan­te con­clu­ye que “más allá del am­bien­te”, la ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios con­si­de­ran que los ODS don­de sus em­pre­sas tie­nen ma­yo­res po­ten­cia­li­da­des y opor­tu­ni­da­des son: tra­ba­jo de­cen­te y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; ac­ción por el cli­ma; in­dus­tria, In­no­va­ción e In­fra­es­truc­tu­ra; edu­ca­ción de ca­li­dad; sa­lud y bie­nes­tar; pro­duc­ción y con­su­mo res­pon­sa­bles; igual­dad de gé­ne­ro; ener­gía ase­qui­ble y no con­ta­mi­nan­te; agua limpia y sa­nea­mien­to.

La “brú­ju­La” de Los ods

El SDG Com­pass es la lla­ma­da “Brú­ju­la de los ODS”. Ex­pli­ca có­mo es­tos afec­tan el ne­go­cio ofre­cién­do­le las he­rra­mien­tas pa­ra po­ner la sos­te­ni­bi­li­dad en el cen­tro de su es­tra­te­gia. su fo­co es guiar a las em­pre­sas so­bre có­mo pue­den ali­near sus es­tra­te­gias y me­dir ges­tio­nan­do su con­tri­bu­ción a los ODS, con un mé­to­do muy sen­ci­llo que pue­den desa­rro­llar in­ter­na­men­te apli­can­do so­lo cin­co pa­sos que res­pon­dan al re­co­no­ci­mien­to de la res­pon­sa­bi­li­dad de to­das las em­pre­sas en: cumplir con to­da la le­gis­la­ción per­ti­nen­te, res­pe­tar los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les mí­ni­mos y abor­dar co­mo prio­ri­dad to­dos los im­pac­tos ne­ga­ti­vos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos

Opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios de ODS ge­ne­ra­rán 380 mi­llo­nes de em­pleos a 2030

FO­TO: cOr­Te­sía

“Vi­vi­mos en un es­ce­na­rio de ur­gen­cia”, apun­ta Ita­lo Piz­zo­lan­te

FOTOS: iSTOck

La ecoe­fi­cien­cia se tra­du­ce fá­cil­men­te en aho­rros de to­do ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.