Por la igual­dad

Estrategia y Negocios - - Contenido - TEX­TO: VELIA JARAMILLO CO­LA­BO­RA­RON: DANIEL ZUERAS, ZAIDA ROJAS, JOSÉ BA­RRE­RA, CLAU­DIA CONTRERAS, LUIS AL­BER­TO SIERRA y RO­BER­TO FON­SE­CA. imá­ge­nes AR­CHI­VO

Las mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas que mar­can ten­den­cia en sus cam­pos. 54 cen­troa­me­ri­ca­nas lí­de­res en sus áreas de ac­ción, que apor­tan mu­cho más que un gra­ni­to de are­na en pro de la igual­dad, de­mos­tran­do día a día su va­lía per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Les invitamos a co­no­cer a es­tas mu­je­res que, des­de sus res­pec­ti­vas trin­che­ras, ha­cen de es­te Ist­mo un lu­gar me­jor.

Al­tas eje­cu­ti­vas, cien­tí­fi­cas, in­ge­nie­ras, ac­ti­vis­tas so­cia­les, políticas, em­pre­sa­rias, fi­nan­cie­ras, ar­tis­tas, em­pren­de­do­ras. Mu­je­res que crean nue­vos pa­ra­dig­mas. Más de 50 Mu­je­res Desafian­tes de Cen­troa­mé­ri­ca nos hablan de sus his­to­rias de vi­da, de sus sue­ños y re­tos, y re­fle­xio­nan so­bre lo lo­gra­do y lo que fal­ta pa­ra que Cen­troa­mé­ri­ca sea te­rri­to­rio de equi­dad.

Sus cau­sas son di­ver­sas: pro­mue­ven la in­clu­sión la­bo­ral y fi­nan­cie­ra, lu­chan con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, de­fien­den gru­pos in­dí­ge­nas, for­man a los jó­ve­nes y a sus pa­res mu­je­res, di­se­ñan políticas de Es­ta­do in­clu­yen­tes, crean re­des y ofre­cen men­to­rías. Otras, sim­ple­men­te de­mues­tran con su ejem­plo que no hay lí­mi­tes: co­mo Il­ya Es­pino, la in­ge­nie­ra que di­ri­gió la am­plia­ción del Ca­nal de Pa­na­má; co­mo San­dra Cauff­man, la in­ge­nie­ra cos­ta­rri­cen­se que ocu­pa un al­to car­go en la NASA, o co­mo Karla Ruiz Cofiño, que pro­mue­ve la in­clu­sión di­gi­tal.

En me­dio de su di­ver­si­dad, hay mu­chas coin­ci­den­cias: el em­pu­je que les die­ron sus ma­dres y sus fa­mi­lias; lo di­fí­cil que fue de­jar su zo­na de con­fort y em­pren­der su ca­mino, mu­chas ve­ces mi­gran­do. El re­to cons­tan­te de equi­li­brar las fa­ce­tas de ma­dres, es­po­sas, hi­jas, con el desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Son 54 su­per­mu­je­res.

¿Qué las im­pul­sa? Karla Ruiz Cofiño com­par­te: “Ha­ce unos años leí el ar­tícu­lo “Bas­ta de in­dig­nar­se: com­pro­mé­te­te” es­cri­to por Ju­lie T. Katz­man, vi­ce­pre­si­den­ta Eje­cu­ti­va del BID, quien nos in­vi­ta­ba a to­das las em­pren­de­do­ras a to­mar las si­guien­tes ac­cio­nes: 1) De­mos­trar con el ejem­plo a las ni­ñas y jó­ve­nes que sue­ñan con su fu­tu­ro que pue­den ser lo que ellas quie­ran. Por­que es muy di­fí­cil ser lo que no se pue­de ver. 2) Ser men­to­ra de otras, ayu­dar a jó­ve­nes pa­ra que pue­dan al­can­zar su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y apo­yar el pro­ce­so de cre­ci­mien­to de su vi­da pro­fe­sio­nal. 3) Tra­ba­jar en red con otras mu­je­res, pa­ra po­der apren­der y apo­yar­nos las unas de las otras. 4) Ha­cer to­do lo que es­té en nues­tras ma­nos pa­ra cam­biar es­te­reo­ti­pos y con­ven­cio­nes so­cia­les que pre­ten­den de­fi­nir có­mo es una mu­jer y có­mo es un hom­bre”.

“Te­ne­mos ejem­plos de mu­je­res con li­de­raz­go im­por­tan­te en po­lí­ti­ca, en sa­lud y en edu­ca­ción, sin em­bar­go to­da­vía exis­ten sec­to­res fe­me­ni­nos muy vul­ne­ra­bles y ex­clui­dos don­de se re­quie­re brin­dar más edu­ca­ción y ase­so­ría, y per­sis­ten sec­to­res so­cia­les don­de el ma­chis­mo y la mi­so­gi­nia aún es­tán muy pre­sen­tes. La mu­jer de­be se­guir con­quis­tan­do su ac­ce­so a la edu­ca­ción y con es­to la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra rom­per esa vul­ne­ra­bi­li­dad”, di­ce Gra­cie­la Morales, lí­der de Pfi­zer In­no­va­ti­ve Health pa­ra la re­gión.

IN­CLU­SIÓN PLE­NA,PEN­DIEN­TE

La vi­ce­pre­si­den­ta de Pa­na­má, Isabel de Saint Ma­lo coin­ci­de: “no es su­fi­cien­te la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en es­pa­cios de to­ma de de­ci­sión, aun­que hay es­tu­dios que evi­den­cian un cre­ci­mien­to de la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y en la po­lí­ti­ca en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, en Cen­troa­mé­ri­ca las mu­je­res en pues­tos de al­ta di­rec­ción ga­nan un 53% del sa­la­rio que re­ci­ben los hom­bres; y en Pa­na­má, so­lo un 10% del to­tal de pues­tos de jun­tas di­rec­ti­vas son ocu­pa­dos por mu­je­res”.

La vi­ce­pre­si­den­ta de Cos­ta Ri­ca, Ana He­le­na Cha­cón, ad­vier­te: “Cen­troa­mé­ri­ca es una re­gión que vi­ve mu­cha vio­len­cia so­cial en al­gu­nos paí­ses, y en to­dos se vi­ve una vio­len­cia de gé­ne­ro im­por­tan­te, por­que pre­do­mi­na una for­ma­ción ma­chis­ta, en don­de a las mu­je­res se nos re­le­ga to­da­vía a lo pri­va­do, no es­ta­mos bien re­pre­sen­ta­das en lo pú­bli­co. Una co­sa es ser mu­jer y otra es ser una mu­jer que tie­ne con­cien­cia de gé­ne­ro, que pue­de trans­for­mar la vi­da de otras te­nien­do la va­len­tía de ha­blar de los te­mas que ha­cen que es­te­mos un pa­so atrás”.

Las lí­de­res coin­ci­den en que aún hay cam­pos ve­da­dos pa­ra ellas. “Los pre­si­den­tes sue­len ser hom­bres, con muy po­cas ex­cep­cio­nes: Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má y Ni­ca­ra­gua (que han te­ni­do pre­si­den­tas mu­je­res). Hay po­cas mu­je­res en los te­mas de la ad­mi­nis­tra­ción de la Justicia, to­da­vía son una mi­no­ría las mu­je­res ma­gis­tra­das”, di­ce Cha­cón. Por el con­tra­rio, “en el área so­cial, he­mos te­ni­do una gran in­fluen­cia”.

Ai­meé Sent­mat de Gri­mal­do, la pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de Ba­nist­mo, ci­tó un es­tu­dio de Ae­qua­les, or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve el em­po­de­ra­mien­to la­bo­ral de las mu­je­res, el que men­cio­na ba­rre­ras co­mo au­to­con­fian­za en su desem­pe­ño (70% hom­bres vrs. 50% mu­je­res), ne­go­cia­ción de sa­la­rios (por ca­da 4 hom­bres que lo ne­go­cian hay una mu­jer que lo ha­ce), pos­tu­la­cio­nes a pro­mo­cio­nes (las mu­je­res sien­ten que de­ben cumplir en un 100% los re­que­ri­mien­tos del pues­tos ver­sus los hom­bres un 60%) y el tra­ba­jo en ca­sa lue­go de la jor­na­da la­bo­ral.

MU­JE­RES LI­DE­RAN­DO EM­PRE­SAS

Ahí don­de una mu­jer ge­ren­cia, crecen las opor­tu­ni­da­des pa­ra sus pa­res. Ba­nist­mo, el ban­co pa­na­me­ño li­de­ra­do por una mu­jer, es la pri­me­ra y úni­ca em­pre­sa en su país en ad­he­rir­se a los 7 prin­ci­pios de em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res, desa­rro­lla­dos por ONU Mu­je­res. “Son un ca­mino ex­cep­cio­nal pa­ra que las em­pre­sas abor­den el te­ma de in­clu­sión y gé­ne­ro”, des­ta­có su pre­si­den­ta eje­cu­ti­va Ai­meé Sent­mat de Gri­mal­do.

La pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de Ba­nist­mo en­con­tró en 2015 que ape­nas un 40% de las mu­je­res te­nían una cuen­ta en Pa­na­má, que so­lo 11% ha­bía ob­te­ni­do fi­nan­cia­mien­to y que so­lo 8% de las mu­je­res te­nían una tar­je­ta, y de­ci­dió, se­gún cuen­ta, li­de­rar un nue­vo es­fuer­zo pa­ra in­cluir­las.

María Pacheco, pre­si­den­ta de Wa­ka­mi, ha crea­do un eco­sis­te­ma que ca­pa­ci­ta a mu­je­res ru­ra­les en si­tua­ción de po­bre­za y las con­vier­te en mi­cro­em­pre­sa­rias. “Creo que el crear ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des de in­gre­sos es una de las for­mas más sos­te­ni­bles de po­ten­ciar a las mu­je­res”, des­ta­ca.

PEN­SAR EN LAS MÁS VUL­NE­RA­BLES

“Cuan­do ha­bla­mos del apo­yo de mu­jer a mu­jer te­ne­mos que in­cluir a to­das las mu­je­res, abrir opor­tu­ni­da­des a nues­tras pa­res en to­do ti­po de con­tex­tos, por­que to­das que­re­mos te­ner tiem­po con nues­tras fa­mi­lias y to­das que­re­mos su­pe­rar­nos”, di­ce Celina de So­la, co­fun­da­do­ra de Glas­wing In­ter­na­tio­nal en El Salvador.

Con­si­de­ra que hay re­tos pen­dien­tes, co­mo vi­si­bi­li­zar y dig­ni­fi­car a la in­dus­tria de mu­je­res do­més­ti­cas. El te­ma pa­sa des­aper­ci­bi­do en so­cie­da­des co­mo la sal­va­do­re­ña, don­de es­te ti­po de em­pleo se pres­ta a una se­rie de abu­sos, des­de ba­jos sa­la­rios, has­ta con­di­cio­nes de se­mi-es­cla­vi­tud.

“Quie­nes ocu­pa­mos pues­tos de de­ci­sión te­ne­mos la obli­ga­ción de abrir el ca­mino a las que vie­nen atrás, y no só­lo de dar­les la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar­se a la eco­no­mía, sino ase­gu­rar­nos de que es­tén li­bres de vio­len­cia. Por eso crea­mos la Se­cre­ta­ría de la Mu­jer del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en Gua­te­ma­la, pa­ra con­tri­buir a for­ta­le­cer la erra­di­ca­ción de de­li­tos con­tra las mu­je­res. El de­li­to más de­nun­cia­do en Gua­te­ma­la es el de vio­len­cia con­tra la mu­jer, 56.000 ca­sos fue­ron de­nun­cia­dos en 2016”, ad­vir­tió la fis­cal ge­ne­ral de Gua­te­ma­la, Thel­ma Al­da­na.

¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra que las opor­tu­ni­da­des lle­guen a to­das y ten­ga­mos más mu­je­res desafian­tes? Gra­cie­la Morales res­pon­de: “Que nos in­te­gre­mos más, que pro­pi­cie­mos agen­das sos­te­ni­bles de tra­ba­jo, que man­ten­ga­mos nues­tra voz vi­va en to­dos los es­pa­cios don­de es­ta­mos. Ca­da una de no­so­tras de­be ha­cer su con­tri­bu­ción pa­ra que el ta­len­to fe­me­nino sea va­lo­ra­do en su jus­ta di­men­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.