Dio­ni­sio Gu­tié­rrez

Lle­gó la ho­ra de que quie­nes cree­mos en la democracia ha­ga­mos al­go con­tun­den­te

Estrategia y Negocios - - Contenido - CO­LUM­NIS­TA E&N

¿ Has­ta dón­de de­be lle­gar la des­gra­cia y la opre­sión de un pue­blo her­mano en Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra que el Con­ti­nen­te se le­van­te y exi­ja su li­be­ra­ción?

¿Cuán­do va a ter­mi­nar la hi­po­cre­sía y la com­pli­ci­dad o en el me­jor de los ca­sos la tí­mi­da pro­tes­ta de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal an­te la far­sa de­mo­crá­ti­ca que el cha­vis­mo ha eri­gi­do en Ve­ne­zue­la?

¿Có­mo se pue­de afir­mar que “to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad” por que “se de­vol­vie­ron” los po­de­res a la Asam­blea Na­cio­nal cuan­do nun­ca los tu­vo?

¿Cuán­to más gran­de de­be ser la men­ti­ra de­mo­crá­ti­ca pa­ra que el mun­do li­bre, de una vez por to­das, lla­me a las co­sas por su nom­bre y afir­me que en Ve­ne­zue­la hay una dic­ta­du­ra in­so­len­te y cri­mi­nal?

¿Qué más prue­bas ha­cen fal­ta pa­ra de­mos­trar que Ve­ne­zue­la es un país se­cues­tra­do y go­ber­na­do por una ban­da de cri­mi­na­les, nar­co­tra­fi­can­tes y ase­si­nos?

¿Có­mo es po­si­ble que en uno de los paí­ses más ri­cos del mun­do, sus ha­bi­tan­tes se es­tén mu­rien­do de ham­bre?

¿Qué cir­cuns­tan­cias pue­den lle­var a la po­bla­ción adul­ta en una na­ción a per­der 19 li­bras de pe­so en pro­me­dio y es­tar su­frien­do des­nu­tri­ción cró­ni­ca?

¿Có­mo pue­de ser que en el país con la ma­yor re­ser­va pe­tro­le­ra del mun­do ha­ya es­ca­ses de com­bus­ti­bles?

¿Con qué ob­je­ti­vo el cha­vis­mo des­tru­yó el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y lo de­jó sin opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, sin bie­nes y ser­vi­cios, sin im­pues­tos, sin in­ver­sión y sin fu­tu­ro? ¿Qué creen que pue­den es­pe­rar de una reali­dad con esas con­di­cio­nes? ¿Lo con­si­de­ran sos­te­ni­ble? ¿Es cues­tión de lo­cu­ra, de ig­no­ran­cia, de am­bi­ción, de re­van­cha o un po­co de ca­da una?

¿Dón­de creen que ter­mi­na­rá sus días ese club de so­ció­pa­tas que ha des­trui­do a Ve­ne­zue­la?

¿Se­re­mos ca­pa­ces las éli­tes de Amé­ri­ca La­ti­na de re­co­no­cer con hu­mil­dad y res­pon­sa­bi­li­dad que han si­do nues­tra in­di­fe­ren­cia ha­cia la po­lí­ti­ca, nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra ar­ti­cu­lar pro­yec­tos de Es­ta­do pa­ra nues­tros paí­ses, nues­tra inep­ti­tud pa­ra cons­truir una vi­sión de lar­go pla­zo com­pro­me­ti­da con el Es­ta­do de De­re­cho y la li­ber­tad las cau­sas que han mo­ti­va­do la apa­ri­ción de ban­das cri­mi­na­les con una mu­ta­ción del vi­rus co­mu­nis­ta, las cua­les, con un dis­cur­so po­pu­lis­ta y opor­tu­nis­ta han al­can­za­do el po­der por las ur­nas, en­ga­ñan­do al elec­to­ra­do, pa­ra lue­go des­truir el sis­te­ma que los lle­vó al po­der?

Hoy en día, en Ve­ne­zue­la, más del 70% de la po­bla­ción no pue­de com­prar ali­men­tos ni me­di­ci­nas; pri­me­ro por que no hay, pe­ro aun­que hu­bie­re, no tie­ne di­ne­ro.

Esa gen­tu­za go­bier­na en per­ma­nen­te es­ta­do de ex­cep­ción pa­ra abu­sar, re­pri­mir y cas­ti­gar a sus crí­ti­cos y opo­si­to­res. Es con la mis­ma arro­gan­cia y ci­nis­mo con que han con­fis­ca­do, anu­la­do y co­rrom­pi­do el sis­te­ma elec­to­ral, el po­der ju­di­cial, la po­li­cía y el ejér­ci­to.

As­fi­xia­ron al sec­tor em­pre­sa­rial y des­tru­ye­ron PDVSA, la ga­lli­na de los hue­vos de oro ne­gro de Ve­ne­zue­la, y lle­va­ron la eco­no­mía na­cio­nal a la rui­na. Ve­ne­zue­la es hoy el país con más in­fla­ción del mun­do y con ni­ve­les de po­bre­za lle­gan­do al 80% de la po­bla­ción. Es­ta­dís­ti­cas que se ven en paí­ses afri­ca­nos don­de lo que hay es de­sier­to y de­sola­ción.

¿Qué ti­po de se­res, que se con­si­de­ren hu­ma­nos, pue­den ha­cer es­to con uno de los paí­ses con más ri­que­za y re­cur­sos na­tu­ra­les?

Es cier­to que Chá­vez lle­gó al po­der por la vía de las ur­nas co­mo lo hi­cie­ron otros dic­ta­do­res de la his­to­ria. Pe­ro to­dos sa­be­mos que a par­tir de ese día el cha­vis­mo se de­di­có a des­vir­tuar, con­tro­lar y des­truir el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Ve­ne­zue­la es hoy una na­ción se­cues­tra­da por una ca­ma­ri­lla de dés­po­tas y ma­to­nes.

No son su­fi­cien­tes las declaraciones ofi­cia­les de paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que de­nun­cian o se­ña­lan. No son su­fi­cien­tes las opi­nio­nes co­mo és­ta. Lle­gó la ho­ra de que el mun­do oc­ci­den­tal y los hom­bres y mu­je­res que cree­mos en la li­ber­tad y la democracia ha­ga­mos al­go mu­cho más con­tun­den­te pa­ra li­be­rar a Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.