Fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar la equi­dad so­cial

Estrategia y Negocios - - Con­te­ni­do -

fe­ren­cia del cre­ci­mien­to. En efec­to, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se re­fie­re a un flu­jo (va­ria­cio­nes po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas du­ran­te un lap­so) se­gún ha­ya au­men­tos o de­tri­men­tos en re­la­ción a un pe­río­do an­te­rior, mien­tras que el desa­rro­llo es la acu­mu­la­ción de con­di­cio­nes a lo lar­go del tiem­po (la cual pue­de ver­se mo­di­fi­ca­da por la re­la­ción en­tre los flu­jos).

Amart­ya Sen (Pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 1998) su­gie­re que ade­más de en­fa­ti­zar el in­gre­so, hay que en­fo­car­se en las ca­pa­ci­da­des del in­di­vi­duo pa­ra po­der man­te­ner el ti­po de vi­da que va­lo­ra, lo cual se tra­du­ce en ha­cer sos­te­ni­ble cual­quier pro­ce­so de desa­rro­llo.

Por en­de, desa­rro­llar­se im­pli­ca acu­mu­lar co­no­ci­mien­tos que per­mi­tan no re­gre­sar a las con­di­cio­nes de no-desa­rro­llo ya su­pe­ra­das.

To­man­do co­mo re­fe­ren­cia es­te mar­co con­cep­tual, el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (IDE) per­mi­te una apro­xi­ma­ción a la sos­te­ni­bi­li­dad del in­gre­so de los paí­ses, a lo lar­go del tiem­po.

En la me­di­da que un país lo­gra ha­cer sos­te­ni­ble

el pro­ce­so de desa­rro­llo, el in­gre­so de las per­so­nas au­men­ta, re­du­cién­do­se la pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya un de­te­rio­ro en el mis­mo de­bi­do a fac­to­res ex­ter­nos (con­di­cio­nes aje­nas a la per­so­na).

No obs­tan­te, cuan­do los ni­ve­les de desa­rro­llo que se al­can­zan no van res­pal­da­dos de una ga­ran­tía so­bre el sos­te­ni­mien­to de las con­di­cio­nes que ori­gi­na­ron di­cha me­jo­ra, au­men­ta el ries­go de que ha­ya un re­tro­ce­so en el fu­tu­ro, es de­cir, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de per­der lo avan­za­do.

RE­SUL­TA­DOS RE­GIO­NA­LES

El IDE eva­lúa a los paí­ses con una pun­tua­ción que va del 0-100, don­de la me­jor po­si­ción es cer­ca­na al 100 y la peor, al 0.

En Cen­troa­mé­ri­ca, los paí­ses me­jo­res po­si­cio­na­dos son Cos­ta Ri­ca (69,6) y Pa­na­má (64,2), en el se­gun­do y ter­cer lu­gar de la cla­si­fi­ca­ción, mien­tras que Gua­te­ma­la (51,6) y Ni­ca­ra­gua (49,7) ocu­pan los úl­ti­mos lu­ga­res. El Sal­va­dor se ubi­ca en un pun­to in­ter­me­dio, con una pun­tua­ción de 56,6 y Hon­du­ras, 51,9.

Apli­ca­da la he­rra­mien­ta a La­ti­noa­mé­ri­ca, se ob­ser­va que el país que es­tá me­jor eva­lua­do es Chi­le, te­nien­do tan­to la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción a ni­vel glo­bal (74,1) co­mo las má­xi­mas asig­na­cio­nes en dos de las tres áreas eva­lua­das. Le si­gue Uru­guay, tam­bién con des­ta­ca­do desem­pe­ño (72,1), y una má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción en el área de ins­ti­tu­cio­nes. Bra­sil tie­ne una pun­tua­ción to­tal de 59,1; Pe­rú, 58,9; Ar­gen­ti­na, 57,9 y Co­lom­bia, 57,8.

Con­si­de­ran­do to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, el país que más avan­ce tu­vo en su eva­lua­ción fue Pa­ra­guay, y el que ma­yor dis­mi­nu­ción ex­pe­ri­men­tó fue Ve­ne­zue­la. Den­tro del gru­po de paí­ses ana­li­za­dos, 16 paí­ses tie­nen una eva­lua­ción por en­ci­ma de los 50 pun­tos. Asi­mis­mo, nue­ve paí­ses pre­sen­ta­ron un re­tro­ce­so, y un mis­mo nú­me­ro me­jo­ra­ron. Los paí­ses que ma­yo­res ni­ve­les de in­gre­so tie­nen hoy en día, a pe­sar de sus ni­ve­les de desa­rro­llo, son los paí­ses ára­bes, cu­yas eco­no­mías de­pen­den del pre­cio del pe­tró­leo.

SU­GE­REN­CIAS A FU­TU­RO

El Ín­di­ce de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble es un ins­tru­men­to de enor­me va­lor pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca por­que le per­mi­te vi­sua­li­zar una de sus gran­des pa­ra­do­jas: la de cre­cer sin lo­grar ga­ran­ti­zar el desa­rro­llo. Des­cu­brien­do las ra­zo­nes que ali­men­tan esa pa­ra­do­ja se pue­de iden­ti­fi­car los ca­mi­nos pa­ra su­pe­rar­la.

Si los paí­ses de la re­gión más vul­ne­ra­bles en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad (Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua, EL Sal­va­dor y Hon­du­ras) qui­sie­ran apro­xi­mar­se a los ni­ve­les de Pe­rú, Ar­gen­ti­na o Co­lom­bia, ¿qué de­bie­ran ha­cer?

Cen­tral­men­te, tra­ba­jar en for­ta­le­cer sus ins­ti­tu­cio­nes; es­to se­ría un buen pun­to de par­ti­da.

Por ejem­plo, en el ca­so de Gua­te­ma­la, re­gla­men­tar el Con­ve­nio No. 169 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, so­bre pue­blos in­dí­ge­nas y tri­ba­les, que per­mi­te nor­mar la for­ma en que el Es­ta­do de­be desa­rro­llar el pro­ce­so de con­sul­tas pre­vias e in­for­ma­das, lo cual im­pli­ca cla­ri­dad en la nor­ma­ti­vi­dad.

Por otro la­do, es­tos paí­ses de­ben tra­ba­jar in­ten­sa­men­te pa­ra dar con­ti­nui­dad a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ayu­dan a re­du­cir la mi­gra­ción de sus ciu­da­da­nos al ex­te­rior, bus­can­do que el ta­len­to na­cio­nal sea apro­ve­chan­do en el desa­rro­llo de ca­da na­ción, y de es­ta ma­ne­ra evi­tar la rup­tu­ra del te­ji­do so­cial y fa­mi­liar.

Asi­mis­mo, es fun­da­men­tal –so­bre to­do en Gua­te­ma­la– la dis­cu­sión y apro­ba­ción ex­pe­di­ta de ini­cia­ti­vas y re­for­mas que per­mi­tan for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y me­jo­rar la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los ser­vi­do­res pú­bli­cos: en ese sen­ti­do es cla­ve ha­cer re­for­mas tan­to a la Ley Elec­to­ral y de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, co­mo a la Ley de Ser­vi­cio Ci­vil.

¿Cuá­les son los ries­gos de no in­ten­tar el ca­mino del desa­rro­llo sos­te­ni­ble? El ma­yor de ellos es el de no po­der ges­tio­nar las ten­sio­nes del cre­ci­mien­to en eco­no­mías que son abier­tas e in­te­gra­das a una glo­ba­li­za­ción atra­ve­sa­da por fac­to­res crí­ti­cos co­mo:

-flu­jos mi­gra­to­rios in­ten­sos,

-trans­for­ma­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral por im­pac­to de la tec­no­lo­gía,

-al­ta vo­la­ti­li­dad fi­nan­cie­ra,

-con­cen­tra­ción de los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos, -po­de­res ins­ti­tu­cio­na­les ero­sio­na­dos por la co­rrup­ción,

-múl­ti­ples for­mas de cri­mi­na­li­dad en es­ta­do avan­za­do y per­mean­do di­fe­ren­tes ni­ve­les d e la so­cie­dad y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, y

-el im­pac­to irre­me­dia­ble del cam­bio cli­má­ti­co.

Fuen­te: ANÁ­LI­SIS CON BA­SE EN ME­TO­DO­LO­GÍA DE BAN­CO MUN­DIAL (KATHY LIN­DERT, 2000)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.