Ce­ci­lia Cór­do­ba

Estrategia y Negocios - - Contenido - CE­CI­LIA CÓR­DO­BA DI­REC­TO­RA EDI­TO­RIAL si­gue a la au­to­ra en Twit­ter @Re­vis­ta_E­yN

En la dé­ca­da de los ‘90, el éxi­to de una eco­no­mía es­ta­ba re­fle­ja­do en sus in­di­ca­do­res de cre­ci­mien­to, al mar­gen de que ese desem­pe­ño ge­ne­ra­ra o no bie­nes­tar y cohe­sión so­cial. Ca­da vez más, esa ma­triz de aná­li­sis es­tá sien­do de­ja­da de la­do. Y no por­que no im­por­te el cre­ci­mien­to o ha­ya de­ja­do de ser fac­tor crí­ti­co de éxi­to pa­ra el de­sa­rro­llo, sino por­que aho­ra el cre­ci­mien­to es un vec­tor más de un com­ple­jo de va­ria­bles que son me­di­das en ca­da na­ción pa­ra co­no­cer su ca­li­dad de vi­da ac­tual, así co­mo las opor­tu­ni­da­des y los ries­gos que tie­ne de acre­cen­tar­la o dis­mi­nuir­la a fu­tu­ro. Di­cho de mo­do llano: an­tes, los aná­li­sis ma­cro de un país se ago­ta­ban en una fo­to­gra­fía, y hoy es po­si­ble ver la pe­lí­cu­la com­ple­ta de su de­sa­rro­llo.

En es­to ha con­tri­bui­do la crea­ción de he­rra­mien­tas de me­di­ción de gran va­lor y so­fis­ti­ca­ción -co­mo son el Ín­di­ce de Pro­gre­so So­cial (IPS) y el Ín­di­ce de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (IDE)- y la cre­cien­te di­fu­sión de la fi­lo­so­fía del ‘qua­dru­ple bot­tom li­ne’, que ins­ta­ló los con­cep­tos de sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, am­bien­tal y éti­ca co­mo eje ver­te­bra­dor de to­da ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Es­te mes, pre­ci­sa­men­te, se co­no­ció en Cen­troa­mé­ri­ca el IPS Edi­ción 2017, que ela­bo­ra el So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve, so­cio re­gio­nal del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (CLACDS) del INCAE. Los ha­llaz­gos, tan­to pa­ra los paí­ses a los que les va bien co­mo pa­ra los re­za­ga­dos, son esen­cia­les a efec­tos de en­ten­der dón­de es­tá pa­ra­da la re­gión y ha­cia dón­de po­dría en­ca­mi­nar­se –o des­ca­rri­lar­se– se­gún sean las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que se adop­ten y la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal que se con­si­ga.

El IPS mi­de el pro­gre­so so­cial de 128 paí­ses y com­pa­ra ese desem­pe­ño du­ran­te cua­tro años, lo cual per­mi­te tra­zar ten­den­cias glo­ba­les, re­gio­na­les y na­cio­na­les. El pri­mer pun­to re­le­van­te a des­ta­car de la nueva edi­ción es que en­fa­ti­za con sus da­tos un he­cho que se va co­rro­bo­ran­do en to­do el mundo: el bie­nes­tar eco­nó­mi­co por si so­lo no ex­pli­ca los re­sul­ta­dos del pro­gre­so so­cial. Es­ta es una lec­ción es­tra­té­gi­ca que las eli­tes de­be­rían asi­mi­lar.

Pa­ra ejem­plo, bas­ta ver el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta na­ción “de­be­ría ha­ber lo­gra­do un avan­ce más sig­ni­fi­ca­ti­vo en pro­gre­so so­cial en los úl­ti­mos cua­tro años, pe­ro ba­jo cual­quier pun­to de vis­ta, su pro­gre­so se ha pa­ra­li­za­do”, ad­vier­te el So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve. De­fi­ni­ti­va­men­te, la me­ta del de­sa­rro­llo se tor­nó un de­sa­fío com­ple­jo don­de la lla­ve del éxi­to pa­re­ce que ya no es­tá en al­can­zar hi­tos pa­ra mi­no­rías, sino en re­du­cir bre­chas en­tre mi­no­rías y ma­yo­rías, y sos­te­ner esa di­ná­mi­ca en el tiem­po.

En Cen­troa­mé­ri­ca, por cuar­to año con­se­cu­ti­vo, Cos­ta Ri­ca es el país más efi­cien­te del mundo en trans­for­mar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en pro­gre­so so­cial, pues con un PIB per ca­pi­ta ajus­ta­do por pa­ri­dad de com­pra de US$14,647 tie­ne el mis­mo desem­pe­ño que Ita­lia (US$34,220), Co­rea del Sur (US$34,387) o Israel (US$31,971). Su me­jor la­bor, es­te país la vie­ne ha­cien­do en ma­te­ria de nu­tri­ción y cui­da­dos mé­di­cos bá­si­cos; en bie­nes­tar in­te­gral; se­gu­ri­dad per­so­nal; ac­ce­so a la edu­ca­ción y ac­ce­so a la co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, el tim­ming pa­ra que es­tos lo­gros al­can­cen to­da la ex­ten­sión del país se con­vir­tió en su ver­da­de­ro re­to, al tiem­po que en un ries­go si no ace­le­ra los tiem­pos.

Con­cre­ta­men­te, al in­te­rior del país, el re­to im­pli­ca dis­mi­nuir las di­fe­ren­cias re­gio­na­les en­tre los can­to­nes cos­te­ros y fron­te­ri­zos (prin­ci­pal­men­te ru­ra­les) que tie­nen un re­za­go en pro­gre­so so­cial, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y com­pe­ti­ti­vi­dad res­pec­to a los can­to­nes centrales ma­yo­ri­ta­ria­men­te ur­ba­nos. “Si que­re­mos man­te­ner el li­de­raz­go en pro­gre­so so­cial, el país tie­ne que ge­ne­rar las in­no­va­cio­nes so­cia­les del si­glo XXI, au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad”, ad­vier­te Ro­ber­to Ar­ta­via, vi­ce­pre­si­den­te de So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve.

Cos­ta Ri­ca es el es­pe­jo en el que el res­to de Cen­troa­mé­ri­ca de­bie­ra mi­rar­se. Pe­ro no so­lo pa­ra imi­tar sus lo­gros sino pa­ra apren­der de los ries­gos de sus re­za­gos. Si hoy es­te país que tie­ne es­tán­da­res si­mi­la­res a paí­ses eu­ro­peos no pue­de ba­jar la guar­dia, cuán­to más de­be­rían ace­le­rar su rit­mo de des­pe­gue ha­cia el pro­gre­so so­cial na­cio­nes co­mo Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua; pue­blos hermanos de cu­yo des­tino de­pen­de también el de to­da la re­gión. El for­ta­le­ci­mien­to de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, de los de­re­chos esen­cia­les y el con­sen­so en torno a una mo­ral pú­bli­ca que des­tro­ne la co­rrup­ción (pú­bli­ca y pri­va­da) son pa­sos fun­da­men­ta­les que de­ben dar pa­ra evi­tar se­guir ca­yen­do en es­ce­na­rios que no so­lo es­tán ale­ja­dos del pro­gre­so so­cial sino de la con­vi­ven­cia ele­men­tal ne­ce­sa­ria pa­ra cons­truir un proyecto co­lec­ti­vo. Por­que es­tá cla­ro: no es el éxi­to de po­cos lo que con­du­ce al éxi­to du­ra­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.