CONS­TRUC­CIÓN RECUPERA RIT­MO AL ALZA EN HON­DU­RAS

Estrategia y Negocios - - Especial Bienes Raíces - TEX­TOS DA­NIEL ZUERAS.

Tras años en caí­da libre, el sec­tor ha sa­ca­do la ca­be­za y cre­ce a un rit­mo que es­te año se es­ti­ma en el 6 %, con las to­rres y con­do­mi­nios ‘ti­ran­do del ca­rro’.

El sec­tor de la cons­truc­ción fi­na­li­za­rá el año con un cre­ci­mien­to del 6%. Des­pués de mu­chos años de caí­das, en 2015 co­men­zó a ver la luz; y al día de hoy el op­ti­mis­mo es la no­ta ge­ne­ra­li­za­da, en el que se­ría el ter­cer año de cre­ci­mien­to con­se­cu­ti­vo.

Y es que se es­pe­ra ce­rrar el año con una in­ver­sión glo­bal de 24.000 mi­llo­nes de lem­pi­ras (unos US$1.025) de los que 6.000 mi­llo­nes co­rres­pon­de­rían al sec­tor pri­va­do en pro­yec­tos de viviendas y edi­fi­cios (al­go más de US$255 mi­llo­nes).

El cre­ci­mien­to es­ta­rá li­de­ra­do por el sec­tor pú­bli­co, de­bi­do a la cons­truc­ción de infraestructura, don­de se es­pe­ra un cre­ci­mien­to por en­ci­ma del 25%. También in­flu­yen so­bre­ma­ne­ra los pro­yec­tos pri­va­dos de vi­vien­da, res­tau­ran­tes y ho­te­les.

Se­gún ci­fras de la Cá­ma­ra Hon­du­re­ña de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (Chi­co) des­de 1993 no se re­gis­tra­ba una in­ver­sión tan gran­de en infraestructura en el país.

Si bien el BCH re­por­ta que el sec­tor re­si­den­cial es el que más cre­ció en 2016, la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción re­sal­ta que el co­mer­cio y la in­dus­tria eje­cu­tan obras que es­tán di­na­mi­zan­do el sec­tor; ade­más de las ofi­bo­de­gas o el proyecto de cons­truc­ción de ocho mer­ca­do po­pu­la­res a lo lar­go y an­cho del país.

Y también es­tá el te­ma de la vi­vien­da so­cial, de la que se es­pe­ra una in­ver­sión to­tal pa­ra es­te año en­tre 2.500 mi­llo­nes a 3.000 mi­llo­nes de lem­pi­ras (de US$107 mi­llo­nes, a US$128 mi­llo­nes) a ni­vel na­cio­nal, en­tre ca­pi­tal pú­bli­co y pri­va­do.

Se es­ti­ma que en Hon­du­ras exis­te un dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal en torno a las 700.000 uni­da­des, se­gún da­tos gu­ber­na­men­ta­les. Por ello el Go­bierno de Juan Or­lan­do Her­nán­dez in­clu­yó, den­tro de su plan es­tra­té­gi­co Hon­du­ras 20/20 un eje en torno al sec­tor, con la pre­vi­sión de cons­truc­ción de 50.000 viviendas so­cia­les.

Pe­ro por el mo­men­to las ex­pec­ta­ti­vas no se han cum­pli­do. Me­dios hon­du­re­ños ha­blan de unas 6.500 viviendas, has­ta el mo­men­to; pa­ra 2018 es­tá tie­ne pre­vis­to que ha­ya 20.000, y en 2020 se tie­ne co­mo me­ta ha­ber cons­trui­do esas 50.000 ca­sas en pro­yec­tos in­dus­tria­les, tu­rís­ti­cos y agrí­co­las.

di­na­mi­zar el sec­tor

En los úl­ti­mos años Hon­du­ras ha vi­vi­do un fuer­te in­cre­men­to en la in­ver­sión pú­bli­ca en in­fra­es­truc­tu­ras, y de in­ver­sión pú­bli-

co-pri­va­da, al­go que de­be ser apro­ve­cha­do y ca­pi­ta­li­za­do por el in­ver­sor pri­va­do. “Una pro­pie­dad que en la ac­tua­li­dad no es atrac­ti­va pa­ra vi­vien­da, pue­de me­jo­rar su vo­ca­ción en ba­se a me­jo­ras en la infraestructura cir­cun­dan­te”, ex­pre­sa Ro­lan­do Ca­ba­lle­ro, ge­ren­te ge­ne­ral de Cons­truc­cio­nes Na­bla Hon­du­ras, ya que vuel­ve a esos lu­ga­res más in­tere­san­tes pa­ra desa­rro­llar un proyecto de vi­vien­da, o co­mer­cial, “que an­tes no era via­ble en de­ter­mi­na­da zo­na”.

En to­do ca­so, en Hon­du­ras es necesario di­na­mi­zar aún más la in­ver­sión en bie­nes raíces, “pe­ro es­to de­be ir de la mano de un po­lí­ti­ca agre­si­va del sec­tor ban­ca­rio en fa­ci­li­tar el ac­ce­so a cré­di­to a los usuarios fi­na­les, con ta­sas de interés blan­das a pla­zos ex­ten­di­dos de has­ta 25 y 30 años, lo cual per­mi­ta cuo­tas men­sua­les que es­tán al al­can­ce de las fa­mi­lias hon­du­re­ñas, y que así más fa­mi­lias ten­gan ac­ce­so a vi­vien­da pro­pia”, ase­gu­ra Ca­ba­lle­ro.

El ge­ren­te ge­ne­ral de Na­bla apun­ta que es­ta ha si­do una for­mu­la muy uti­li­za­da en otros paí­ses pa­ra me­jo­rar los in­di­ca­do­res de ca­li­dad de vi­da, ya que con cré­di­tos que per­mi­tan a más fa­mi­lias ob­te­ner una vi­vien­da pro­pia, es­tas ob­tie­nen un sen­ti­do de per­te­nen­cia, que in­cre­men­ta en gran me­di­da la demanda real de viviendas, “lo que di­na­mi­za el sec­tor cons­truc­ción, uno de los que más mue­ve la eco­no­mía”.

Res­pec­to a los pro­ble­mas de fi­nan­cia­mien­to, el sec­tor se mues­tra op­ti­mis­ta, de­bi­do a la li­qui­dez de la ban­ca hon­du­re­ña, con in­tere­ses que han ba­ja­do. Lo que juz­gan que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de­ben me­jo­rar es en la fle­xi­bi­li­za­ción de las con­di­cio­nes de ac­ce­so al cré­di­to, co­mo los re­qui­si­tos sa­la­ria­les, en­tre otros.

Marcos Saa­ve­dra, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Bie­nes Raíces. ase­gu­ra que des­de CANABIR es­pe­ran que el sec­tor si­ga me­jo­ran­do. “Hay li­qui­dez en la ban­ca y el go­bierno ha pues­to lí­neas de re­des­cuen­to. Es­to fa­vo­re­ce el ac­ce­so a fon­dos más ba­ra­tos, con in­tere­ses des­de el 10% has­ta el 12%, mien­tras los prés­ta­mos con fon­dos pro­pios de los ban­cos os­ci­lan en­tre el 13% y el 15%”.

En to­do ca­so, tras un “le­tar­go” de va­rios años, en Hon­du­ras comienzan a sur­gir las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra un de­sa­rro­llo de la cons­truc­ción. A jui­cio de Ro­lan­do Ca­ba­lle­ro, es necesario que to­dos los ac­to­res del pro­ce­so (ban­cos, go­bierno, pro­vee­do­res, in­ver­so­res, te­rra­te­nien­tes) “se su­men a apro­ve­char la co­yun­tu­ra, y así lo­grar las si­ner­gias ne­ce­sa­rias pa­ra apor­tar ca­da una la par­te que le co­rres­pon­de de ma­ne­ra de lo­grar el de­sa­rro­llo del sec­tor y de ma­ne­ra in­di­rec­ta, del país”.

Con­do­mi­nio y to­rres

La ten­den­cia de la cons­truc­ción en Hon­du­ras ac­tual co­mien­za a ser ha­cia to­rres y con­do­mi­nios. Si has­ta ha­ce po­co es­ta­ban de­di­ca­dos al mer­ca­do del al­qui­ler, aho­ra es­tán in­cli­nán­do­se ha­cia la com­pra.

Los pre­cios os­ci­lan en­tre los US$120.000 y los US$180.000 en­tre los me­nos lu­jo­sos; y los más ca­ros que es­tán en torno a los US$350.000.

“Las edi­fi­ca­cio­nes verticales se han vuel­to in­tere­san­tes, prin­ci­pal­men­te pa­ra pa­re­jas jó­ve­nes, por fac­to­res co­mo la mo­der­ni­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, las zo­nas de cons­truc­ción (de al­ta plus­va­lia), las áreas so­cia­les, los es­pa­cios de es­ta­cio­na­mien­to”, ex­pli­ca Saa­ve­dra.

La acep­ta­ción de la vi­vien­da que bus­ca el cie­lo es dis­tin­ta, de­pen­dien­do del lu­gar del país. Se­gún Saa­ve­dra, en Te­gu­ci­gal­pa ha si­do más rá­pi­do por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, de par­queo y de co­mo­di­dad; mien­tras en San Pe­dro Su­la hay más tie­rra y la gen­te es­tá más acos­tum­bra­da a las ca­sas in­di­vi­dua­les.

Aho­ra bien, aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra que la vi­vien­da en al­tu­ra sea la fa­vo­ri­ta de los hon­du­re­ños. En ciu­da­des mu­cho más den­sa­men­te po­bla­das, co­mo Gua­te­ma­la, la ten­den­cia es re­gre­sar al cen­tro de la ciu­dad, con edi­fi­cios de apar­ta­men­tos que per­mi­ten apro­ve­char el es­pa­cio en al­tu­ra; pe­ro en Hon­du­ras “aún hay mu­cho es­pa­cio cir­cun­dan­te a las ciu­da­des que pue­de ser desa­rro­lla­do con viviendas uni­fa­mi­lia­res, las que cul­tu­ral­men­te son me­jor acep­ta­das que los apar­ta­men­tos, pe­ro se re­quie­ren pro­ce­sos cons­truc­ti­vos, que ya se uti­li­zan en otros paí­ses co­mo Co­lom­bia, que per­mi­tan cons­truir a un rit­mo de 20 o 30 ca­sa men­sua­les por proyecto”, apun­ta Ro­lan­do Ca­ba­lle­ro, ya que a su jui­cio es­ta es la úni­ca ma­ne­ra de al­can­zar la demanda no aten­di­da de vi­vien­da, re­du­cien­do los tiem­pos de eje­cu­ción y per­mi­tien­do ta­sas de retorno mu­cho más al­tas, lo que ayu­da a la via­bi­li­dad de los pro­yec­tos.

FO­TOs DE COR­TE­sÍA

Infraestructura, sec­tor re­si­den­cial, co­mer­cio e in­dus­tria di­na­mi­zan la cons­truc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.