POR­TA­DA

MU­JE­RES DESAFIANTES DE CENTROAMERICA

Estrategia y Negocios - - Contenido - AR­CHI­VO COOR­DI­NA­CIÓN Y PRO­DUC­CIÓN: VELIA JA­RA­MI­LLO TEX­TOS Y EDI­CIÓN: VELIA JA­RA­MI­LLO, ZAI­DA RO­JAS, DA­NIEL ZUERAS. EN­TRE­VIS­TAS: Luis Al­ber­to Sie­rra (Pa­na­má); Gloria Ro­drí­guez (Honduras), Zai­da Ro­jas, Da­niel Zueras y Ce­ci­lia Cór­do­ba (Cos­ta Ri­ca); Vel

LAS MU­JE­RES VUEL­VEN A TO­MAR AL ASAL­TO LA POR­TA­DA DE E&N, CO­MO ES­TÁN HA­CIEN­DO EN CA­DA VEZ MÁS Y MÁS ES­PA­CIOS DE LA VI­DA Y DE LA SO­CIE­DAD. LAS MU­JE­RES DESAFIANTES DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA NOS HA­BLAN DE SUS HIS­TO­RIAS DE VI­DA, DE SUS SUE­ÑOS Y RE­TOS, Y REFLEXIONAN SO­BRE LO LO­GRA­DO Y LO QUE FAL­TA PA­RA QUE CEN­TROA­MÉ­RI­CA SEA TE­RRI­TO­RIO DE EQUI­DAD, CA­DA UNA DES­DE SU SEC­TOR, Y DES­DE SU TRIN­CHE­RA.

Cien­tí­fi­cas des­ta­ca­das li­de­ran­do los más innovadores campos en ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas den­tro y fue­ra de la re­gión. Fun­cio­na­rias que en­ca­be­zan la lu­cha contra la co­rrup­ción, por la de­mo­cra­cia, la de­fen­sa de los mi­gran­tes y la equi­dad. Ar­tis­tas y mu­je­res en la eco­no­mía na­ran­ja que se ins­pi­ran en Cen­troa­mé­ri­ca y con­quis­tan el mun­do. Em­pre­sa­rias y eje­cu­ti­vas con his­to­rias lle­nas de hi­tos. Pio­ne­ras y mu­je­res dis­rup­ti­vas, las que abren bre­cha. En es­ta se­gun­da edi­ción del es­pe­cial MU­JE­RES DESAFIANTES DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA, en­tre­vis­ta­mos a más de 50 mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas. Son más de 50 nue­vas lí­de­res, con gran­des his­to­rias. A to­das les pre­gun­ta­mos: ¿Qué pa­sos de­be­rían dar­se en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en las em­pre­sas, en la so­cie­dad, en las ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra que Cen­troa­mé­ri­ca sea te­rri­to­rio de equi­dad, una re­gión en la cual se apro­ve­che el ta­len­to de las mu­je­res y se ofrez­can opor­tu­ni­da­des equi­ta­ti­vas pa­ra mu­je­res y hom­bres? Ellas res­pon­die­ron.

El ta­len­to de las mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas no tie­ne límites. Lo de­mues­tra Min Chen, la in­ge­nie­ra pa­na­me­ña que co­lo­có a su país en el ma­pa de las star­tups de Amé­ri­ca La­ti­na. Min es el ce­re­bro de­trás de INTERFASE, el pri­mer jue­go de reali­dad au­men­ta­da de Pa­na­má.

Tam­bién, Ma­ría Elena Bo­taz­zi, hon­du­re­ña y co-di­rec­to­ra del Cen­tro de Desa­rro­llo de Va­cu­nas del Te­xas Chil­dren’s Hos­pi­tal, pio­ne­ra en in­ven­tar nue­vas for­mas de pre­ve­nir, tra­tar y diag­nos­ti­car las en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les des­aten­di­das (ETD) que de­bi­li­tan prin­ci­pal­men­te a los más po­bres del mun­do.

Las desafiantes cen­troa­me­ri­ca­nas pue­den triun­far en el ex­te­rior, pe­ro no ol­vi­dan sus orí­ge­nes. Co­mo Pau­la He­re­dia, ci­neas­ta sal­va­do­re­ña que ga­nó un Emmy con un do­cu­men­tal so­bre las To­rres Ge­me­las. Des­ta­ca en Nue­va York, pe­ro es­tá for­man­do a nue­vos ci­neas­tas sal­va­do­re­ños y es la im­pul­so­ra del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne Su­chi­to­to en El Sal­va­dor.

En es­te es­pe­cial, las em­pre­sa­rias, eje­cu­ti­vas y em­pren­de­do­ras nos de­mues­tran a tra­vés de sus his­to­rias los al­can­ces del li­de­raz­go fe­me­nino. Co­mo Gaby Aued, CEO de TECNASA Pa­na­má, em­pre­sa que ya ha al­can­za­do la pa­ri­dad a ni­vel de sus eje­cu­ti­vos, 50% de ellos mu­je­res.

Tam­bién Kar­la Me­no­cal, la gua­te­mal­te­ca vi­ce­pre­si­den­ta de CPS Lo­gis­tics, que por dos dé­ca­das ha co­nec­ta­do a las em­pre­sas cen­troa­me­ri­ca­nas con los mer­ca­dos glo­ba­les y Connie Be­neí­tez, lí­der de un em­po­rio re­gio­nal quien par­ti­ci­pa en una ini­cia­ti­va an­ti-co­rrup­ción “por­que es­toy acos­tum­bra­da a pe­lear por mis prin­ci­pios, y creo que la Gua­te­ma­la abu­sa­da del pa­sa­do no pue­de re­gre­sar”.

¿Có­mo de­rrum­ba­ron ba­rre­ras y triun­fa­ron? Ellas nos los cuen­tan.

de lu­char contra la co­rrup­ción de tra­ta, des­de Cos­ta Ri­ca, la fis­cal ge­ne­ral Emi­lia Na­vas rom­pió con 42,5 años (des­de que se fun­dó la fis­ca­lía) en que los pues­tos de man­do siem­pre es­tu­vie­ron en ma­nos de hom­bres, y desató un te­rre­mo­to, re­abrien­do ca­sos se­pul­ta­dos por la an­te­rior cú­pu­la del Po­der Ju­di­cial que to­can al­tos in­tere­ses po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del país.

De 7.4 mil mi­llo­nes De per­so­nas en el mun­do, las mu­je­res re­pre­sen­tan un 49.6%. rea­li­zan el 66% Del tra­ba­jo, pro­du­cen el 50% De los ali­men­tos, pe­ro ga­nan el 10% Del in­gre­so y po­seen el 1% De la pro­pie­dad (onu mu­je­res, ban­co mun­dial y cfi)

CEN­TROA­MÉ­RI­CA MÁS IN­CLU­YEN­TE

¿Que de­be cam­biar en Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra que se con­vier­ta en te­rri­to­rio de equi­dad? “Las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les y de je­rar­quías en las em­pre­sas que su­fren las mu­je­res en igual­dad de con­di­cio­nes que los hom­bres, es­tán basadas en un in­dis­cu­ti­ble ma­chis­mo y dis­cri­mi­na­ción. No exis­te una ra­zón ló­gi­ca que jus­ti­fi­que las di­fe­ren­cias evi­den­tes en­tre los sa­la­rios per­ci­bi­dos por mu­je­res en com­pa­ra­ción con hom­bres en las mis­mas con­di­cio­nes, por exac­ta­men­te el mis­mo tra­ba­jo, o en oca­sio­nes aún más in­dig­nan­tes, con un me­jor desem­pe­ño y pre­pa­ra­ción”, plan­teó la ju­ris­ta in­ter­na­cio­nal cos­ta­rri­cen­se Eli­za­beth Odio.

Hay que im­pul­sar a más cen­troa­me­ri­ca­nas pa­ra for­mar­se en ca­rre­ras STEM, des­ta­có Sindy Chá­vez, Di­rec­to­ra de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Cos­ta Ri­ca. “Se ne­ce­si­tan más po­lí­ti­cas co­mo la que se ges­tio­nó es­te año des­de el Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía en Cos­ta Ri­ca de­no­mi­na­da Po­lí­ti­ca Na­cio­nal pa­ra la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres en la for­ma­ción, el em­pleo y el dis­fru­te del los be­ne­fi­cios de la Cien­cia y Tec­no­lo­gía y la In­no­va­ción”, pro­pu­so.

Myr­ka Ro­jas Ze­le­dón, cos­ta­rri­cen­se y una de las 100 lí­de­res jó­ve­nes en Bio­tec­no­lo­gía de La­ti­noa­mé­ri­ca 2017 lla­mó la aten­ción so­bre es­tu­dios del BID en re­la­ción a las bre­chas de gé­ne­ro en cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, los que in­di­can que de las pa­ten­tes re­gis­tra­das en la OMPI, las mu­je­res re­pre­sen­tan so­lo el 20% de los in­ven­to­res de la re­gión, y dos de ca­da tres pa­ten­tes no in­clu­yen a nin­gu­na mu­jer en­tre los in­ven­to­res.

“Hay mu­chas mu­je­res bri­llan­tes en la re- gión que nos en­con­tra­mos en STEM, nues­tro tra­ba­jo es apo­yar­nos en con­jun­to tan­to hom­bres co­mo mu­je­res pa­ra que es­te tra­ba­jo se tor­ne vi­si­ble e in­cen­ti­var a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, afir­mó.

Pe­ro pa­ra lo­grar un avan­ce cua­li­ta­ti­vo en la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer no bas­tan po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la ac­ción del Es­ta­do. Se re­quie­re tam­bién de un com­pro­mi­so de los em­pre­sa­rios y em­plea­do­res, ad­vir­tió Ma­ri­sol Ar­gue­ta, sal­va­do­re­ña y Di­rec­to­ra Prin­ci­pal pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial.

“Es ne­ce­sa­rio afi­nar las es­ta­dís­ti­cas, me­jo­rar los in­di­ca­do­res, re­vi­sar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, le­yes y re­gu­la­cio­nes pa­ra ase­gu­rar un tra­to equi­ta­ti­vo a la mu­jer en los es­pa­cios pro­duc­ti­vos e in­no­var en las prác­ti­cas la­bo­si ra­les, pro­cu­ran­do más fle­xi­bi­li­dad pa­ra que el tra­ba­jo no ri­ña con sus res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, fo­men­tar cam­bios so­cia­les y eco­nó­mi­cos pa­ra com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des e in­te­grar a las mu­je­res ple­na­men­te en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca”, se­ña­ló.

ELLAS NOS INS­PI­RAN

“Pien­so que la cla­ve es­tá en di­se­ñar un mun­do del tra­ba­jo que ya no es­té pen­san­do pa­ra hom­bres que tie­nen es­po­sas, creo que el mun­do la­bo­ral es­tá pen­san­do de esa ma­ne­ra y sig­ni­fi­ca pa­ra la mu­jer un des­ga­rra­mien­to en­tre su fun­ción co­mo ma­dre y co­mo tra­ba­ja­do­ra, eso no de­be­ría ser así por­que no pue­de el mun­do per­der­se del 52% de su po­ten­cial que so­mos las mu­je­res”, re­fle­xio­nó la gran es­cri­to­ra cen­troa­me­ri­ca­na Gio­con­da Be­lli.

En una de sus obras, “El País de las Mu­je­res”, la au­to­ra sue­ña con un país go­ber­na­do por ellas, y pro­po­ne, en sus pro­pias palabras, “el “fe­li­cis­mo” co­mo me­ta pa­ra una uto­pía que bus­ca no tan­to el cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo, sino ha­cer un cre­ci­mien­to in­te­gra­do que con­tem­ple el cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­duc­ti­vo a la vez”.

“Aún fal­ta mu­chí­si­mo por al­can­zar pa­ra la igual­dad real”, sos­tu­vo Pa­tri­cia Mo­ra, pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer de Cos­ta Ri­ca. En ese país es­tá en vi­gen­cia la nue­va Po­lí­ti­ca Na­cio­nal pa­ra la Igual­dad Efec­ti­va en­tre Hom­bres y Mu­je­res 2018-2030, que tie­ne co­mo pri­mer eje la cul­tu­ra de los de­re­chos pa­ra la igual­dad.

Por aho­ra, las MU­JE­RES DESAFIANTES DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA asu­men el re­to de ins­pi­rar a sus pa­res. La cien­tí­fi­ca hon­du­re­ña, Ma­ria Elena Bo­taz­zi, lo re­su­mió así: “Mi sue­ño es lo­grar la trans­for­ma­ción de las mu­je­res hon­du­re­ñas y eli­mi­nar ba­rre­ras. Fo­men­tar (en­tre ellas) las men­tes in­qui­si­ti­vas, el ra­zo­na­mien­to ló­gi­co y las ha­bi­li­da­des de co­la­bo­ra­ción que con­tri­bu­yan a la bús­que­da de so­lu­cio­nes glo­ba­les pa­ra con­tri­buir a un me­jor mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.