Ve­ne­zue­la: Ni­co­lás Ma­du­ro y la ve­na­li­dad del mal

La in­ten­ción de ha­cer da­ño es la úni­ca ex­pli­ca­ción plau­si­ble pa­ra el su­fri­mien­to y de­vas­ta­ción que han su­fri­do millones de per­so­nas en Ve­ne­zue­la.

Estrategia y Negocios - - Radar. Fo­co Po­lí­ti­co - TEX­TO ri­car­do haus­mann * (COPYRIGHT PROJECT syn­di­ca­te)

El 23 de ju­lio, Ale­jan­dro Wer­ner, el Di­rec­tor del De­par­ta­men­to del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), anun­ció que su ins­ti­tu­ción cal­cu­la­ba que pa­ra fin de año la in­fla­ción en Ve­ne­zue­la lle­ga­ría al 1.000.000%. En abril, el FMI de­cla­ró que pa­ra la mis­ma fe­cha, se pre­veía que el PIB de Ve­ne­zue­la es­ta­ría el 45% por de­ba­jo del ni­vel de 2013. Es­tas ci­fras son alu­ci­nan­tes. ¿Có­mo y por qué pudo su­ce­der al­go se­me­jan­te?

La cien­cia res­pon­de me­jor a las pre­gun­tas so­bre el “có­mo” que a las pre­gun­tas so­bre el “por qué”. La gra­ve­dad ex­pli­ca có­mo los cuer­pos ce­les­tia­les se atraen en­tre sí a la dis­tan­cia, por no nos di­ce por qué. Es­ta pre­gun­ta es pa­ra la me­ta­fí­si­ca. La bio­lo­gía pue­de ex­pli­car que subimos de pe­so cuan­do con­su­mi­mos más ca­lo­rías de las que que­ma­mos. Pe­ro no ex­pli­ca por qué es al­go que yo sue­lo ha­cer. Si com­pren­de­mos los me­ca­nis­mos que con­du­cen a cier­tos re­sul­ta­dos, po­de­mos desa­rro­llar es­tra­te­gias pa­ra de­te­ner, pre­ve­nir, fo­men­tar o su­pe­rar di­chos re­sul­ta­dos. Si yo con­su­mo me­nos ca­lo­rías y ha­go más ejer­ci­cio, de­be­ría ba­jar de pe­so.

Sin em­bar­go, com­pren­der la pre­gun­ta del “có­mo” con fre­cuen­cia ha­ce que la pre­gun­ta del “por qué” sea aún más mis­te­rio­sa. El que ha­ya tan­ta gen­te con so­bre­pe­so, ¿obe­de­ce a fal­ta de co­no­ci­mien­tos, de­bi­li­dad de ca­rác­ter, adic­ción, o un pro­ble­ma con los pro­ce­sos que cau­san tan­to el ham­bre co­mo la sa­cie­dad?

El Pre­mio No­bel de eco­no­mía Paul Sa­muel­son elo­gió a la ma­cro­eco­no­mía por ha­ber trans­for­ma­do “el di­no­sau­rio de pre­gue­rra en una la­gar­ti­ja de post­gue­rra”. El des­cu­bri­mien­to de los me­ca­nis­mos me­dian­te los cua­les ocu­rren las gran­des fluc­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas, ha­bía lle­va­do a que se com­pren­die­ra la for­ma de uti­li­zar las po­lí­ti­cas fis­ca­les y mo­ne­ta­rias si no pa­ra evi­tar, por lo me­nos pa­ra mo­de­rar el ta­ma­ño de las cri­sis co­mo la Gran De­pre­sión, cuan­do la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se con­tra­jo en un 28,9% en­tre 1928 y 1933.

Los eco­no­mis­tas han si­do muy cri­ti­ca­dos por la Gran Re­ce­sión post 2008, pe­ro gra­cias a opor­tu­nas ac­cio­nes fis­ca­les y mo­ne­ta­rias ba­sa­das en la teo­ría ma­cro­eco­nó­mi­ca, el PIB en Es­ta­dos Uni­dos se re­du­jo so­lo en 3,1%. En Eu­ro­pa, a pe­sar de los gran­des dé­fi­cits ex­ter­nos que en­fren­ta­ban al­gu­nos de los miem­bros del sur y del es­te de la Unión Eu­ro­pea cuan­do co­men­zó la cri­sis, y de las ri­gi­de­ces im­pues­tas por el eu­ro, la re­duc­ción del PIB se man­tu­vo en me­nos del 10% en Ir­lan­da, Ita­lia, Por­tu­gal y Es­pa­ña, paí­ses fuer­te­men­te afec­ta­dos. En es­te ca­so tam­bién las me­di­das agre­si­vas –y po­lé­mi­cas en ese mo­men­to– que se to­ma­ron, en es­pe­cial por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, con­tri­bu­ye­ron a con­te­ner las con­se­cuen­cias del cua­si­co­lap­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal.

En­ton­ces, ¿có­mo pue­de ser que en Ve­ne­zue­la se pro­duz­ca una con­trac­ción del PIB que eclip­sa a la de la Gran De­pre­sión, a la de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la (cuan-

do el PIB ca­yó el 29%), e in­clu­so a la de la re­cien­te cri­sis de Gre­cia (cuan­do la eco­no­mía se con­tra­jo en un 26,9%)? Y ¿có­mo pue­de su­ce­der es­to cuan­do al mis­mo tiem­po se ge­ne­ra una hi­per­in­fla­ción de una mag­ni­tud so­lo vis­ta en Ale­ma­nia en 1923 o en Zim­ba­bue en 2008-2009?

La res­pues­ta so­bre el “có­mo” es sor­pren­den­te­men­te sen­ci­lla y fácil de en­ten­der. El go­bierno uti­li­zó el au­ge del pe­tró­leo que co­men­zó en 2004 pa­ra desem­po­de­rar a la so­cie­dad y au­men­tar el con­trol del Es­ta­do so­bre la pro­duc­ción y el mer­ca­do, al mis­mo tiem­po que se en­deu­da­ba de ma­ne­ra ma­si­va en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. A pe­sar de que el con­trol es­ta­tal per­ju­di­có la pro­duc­ción, el go­bierno lo­gró pro­te­ger a la ciu­da­da­nía de las con­se­cuen­cias de es­to a tra­vés de im­por­ta­cio­nes sub­ven­cio­na­das, con lo cual se de­te­rio­ró aún más la pro­duc­ción na­cio­nal.

Pa­ra 2013, el ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to del go­bierno ha­bía he­cho que es­te per­die­ra el ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal, lo que des­en­ca­de­nó el prin­ci­pio de la re­ce­sión. En 2014, el pre­cio del pe­tró­leo ex­pe­ri­men­tó una fuer­te caí­da, lo que hi­zo in­sos­te­ni­ble el ni­vel pre­vio de im­por­ta­cio­nes y pro­vo­có un co­lap­so mu­cho más agudo. Era evi­den­te en ese mo­men­to que el go­bierno ne­ce­si­ta­ba mo­di­fi­car su rumbo. In­clu­so al­gu­nos miem­bros de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro pro­pug­na­ron re­gre­sar a po­lí­ti­cas más fa­vo­ra­bles al mer­ca­do y acep­tar ayu­da fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. En lu­gar de ello, el go­bierno de Ma­du­ro en­du­re­ció aún más su pos­tu­ra, lo que se tra­du­jo en una in­ten­si­fi­ca­ción de los con­tro­les que dis­tor­sio­nan la eco­no­mía.

A fi­nes de 2015, tam­bién era evi­den­te que se apro­xi­ma­ba una ca­tás­tro­fe, e in­clu­so que se es­ta­ba crean­do una ham­bru­na. Na­da se hi­zo por evi­tar es­to. Los ofre­ci­mien­tos de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria fue­ron re­cha­za­dos. Fren­te al co­lap­so de las im­por­ta­cio­nes, la pro­duc­ción y los in­gre­sos fis­ca­les, el go­bierno op­tó por im­pri­mir el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir el dé­fi­cit fis­cal, de­to­nan­do una hi­per­in­fla­ción.

Si bien el “có­mo” del co­lap­so ve­ne­zo­lano es­tá cla­ro y fue pre­di­cho ex an­te, el “por qué” es más di­fí­cil de res­pon­der. ¿Por qué, te­nien­do an­te sí al­ter­na­ti­vas cla­ra­men­te for­mu­la­das, op­tó el go­bierno por una vía pre­de­ci­ble­men­te desas­tro­sa, con un cos­to hu­mano tan al­to?

Exis­ten tres po­si­bles ex­pli­ca­cio­nes: ig­no­ran­cia, in­ten­ción o lo que los eco­no­mis­tas lla­man in­te­rac­cio­nes es­tra­té­gi­cas. Co­men­ce­mos con es­ta úl­ti­ma. En un es­tu­dio rea­li­za­do en 1991, Allan Dra­zen y Al­ber­to Ale­si­na ar­gu­men­ta­ron que es po­si­ble que la es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca se vea de­mo­ra­da cuan­do dos gru­pos opo­si­to­res es­tán atra­pa­dos en una gue­rra de des­gas­te; to­dos com­pren­den que un ajus­te es ne­ce­sa­rio, pe­ro ca­da cual es­pe­ra que el otro gru­po pa­gue los cos­tos del ajus­te. En la de­mo­ra, los gru­pos se pro­por­cio­nan in­for­ma­ción uno a otro acer­ca de cuán dis­pues­tos es­tán a so­bre­lle­var el do­lor. El pro­ce­so con­ti­núa has­ta que uno de los dos gru­pos ca­pi­tu­la y asu­me los cos­tos del ajus­te a fin de be­ne­fi­ciar­se de la es­ta­bi­li­za­ción. Sin em­bar­go, en un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio co­mo el de Ve­ne­zue­la –y con Cuba a car­go de las de­ci­sio­nes so­bre re­for­ma– es di­fí­cil sa­ber quién es­tá atra­pa­do en una gue­rra de des­gas­te con quién.

La ig­no­ran­cia es una ex­pli­ca­ción dé­bil. Es ver­dad que en el go­bierno no hay nin­gún mi­nis­tro con es­tu­dios de eco­no­mía, y que Ma­du­ro ape­nas ter­mi­nó la es­cue­la se­cun­da­ria; no obs­tan­te, en su mo­men­to mu­chos cha­vis­tas abo­ga­ron por un gi­ro de po­lí­ti­ca en una di­rec­ción más sen­sa­ta. Si el go­bierno es ig­no­ran­te, su ig­no­ran­cia fue una de­ci­sión de­li­be­ra­da.

Es­to de­ja la in­ten­ción. El go­bierno es­co­gió su cur­so de ac­ción de­bi­do a que creía que era me­jor que las otras al­ter­na­ti­vas. Sin em­bar­go, cues­ta ima­gi­nar un cur­so de ac­ción con peo­res con­se­cuen­cias pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas que el ac­tual. ¿Qué nos fal­ta en­ten­der?

La úni­ca for­ma de sa­lir de la cri­sis era re­em­po­de­rar a la so­cie­dad dán­do­le la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar una pro­duc­ción ba­sa­da en el mer­ca­do que su­plie­ra las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. Pe­ro eso era anate­ma pa­ra el ré­gi­men. Fren­te a la op­ción de re­em­po­de­rar o ha­cer pa­sar ham­bre a la ciu­da­da­nía, el ré­gi­men op­tó por es­to úl­ti­mo y so­bor­nó, a tra­vés de me­dios ve­na­les, a tan­tos se­cua­ces co­mo le iban a ser ne­ce­sa­rios. En efec­to, la ca­tás­tro­fe iba a de­bi­li­tar al ré­gi­men; pe­ro la so­cie­dad se iba a de­bi­li­tar de ma­ne­ra aún más rá­pi­da, lo que ase­gu­ra­ba que el ré­gi­men se­gui­ría en con­trol. El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de­fi­ne “ha­cer mal” co­mo “per­se­guir a al­guien, in­ju­riar­lo, pro­cu­rar­le da­ño o mo­les­tia”. En úl­ti­ma ins­tan­cia, no exis­te otra ex­pli­ca­ción plau­si­ble pa­ra lo que ha su­ce­di­do en Ve­ne­zue­la.

el “por qué” del co­lap­so ve­ne­zo­lano es más di­fí­cil de res­pon­der que el “có­mo”. ¿por qué, te­nien­do al­ter­na­ti­vas, op­tó el go­bierno

por una vía pre­de­ci­ble­men­te desas­tro­sa, con un cos­to hu­mano

tan al­to?

FO­TO: AFP

* Eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano, Di­rec­tordel Cen­tro pa­ra el De­sa­rro­llo In­ter­na­cio­nal y pro­fe­sor de Eco­no­mía del de­sa­rro­llo en la Ken­nedy School of Go­vern­mentde la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Fue Mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción deVe­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.