DA­VID HAN­SON, EL PA­PÁ DE SO­FÍA

Da­vid Han­son, crea­dor de Sop­hia (pri­mer ro­bot con pa­sa­por­te en el mun­do), quie­re re­vo­lu­cio­nar el mun­do me­dian­te la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial

Estrategia y Negocios - - Contenido. - TEX­TOS LOUISA REYNOLDS

El crea­dor del pri­mer ro­bot con ciu­da­da­nía (Sop­hia) quie­re re­vo­lu­cio­nar el mun­do me­dian­te la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial

En abril del 2017, el co­me­dian­te es­ta­dou­ni­den­se Jimmy Fa­llon re­ci­bió a una in­vi­ta­da inusual en el set de su pro­gra­ma de te­le­vi­sión, The To­night Show. Se tra­ta­ba de Sop­hia, la hu­ma­noi­de, un so­fis­ti­ca­do ro­bot ca­paz de re­co­no­cer ros­tros y es­ta­ble­cer con­tac­to vi­sual con su in­ter­lo­cu­tor, imi­tar 62 ex­pre­sio­nes fa­cia­les y sos­te­ner una con­ver­sa­ción.

Sop­hia lle­gó acom­pa­ña­da de su crea­dor, Da­vid Han­son, fun­da­dor de la em­pre­sa Han­son Ro­bo­tics, con se­de en Hong Kong, quien le ex­pli­có a Fa­llon que la hu­ma­noi­de era ca­paz de pro­ce­sar da­tos vi­sua­les. “¿O sea, que bá­si­ca­men­te es­tá vi­va?”, di­jo Fa­llon con cier­to ner­vio­sis­mo. Han­son asin­tió.

Fa­llon di­jo que era “una ro­bot muy gua­pa” y que se sen­tía co­mo si es­tu­vie­ra en su pri­me­ra ci­ta. Sop­hia lo mi­ró a los ojos y es­bo­zó una son­ri­sa.

Ac­ti­va­da el 19 de abril de 2015, Sop­hia fu­sio­na la tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to de voz de Alp­ha­bet Inc (ma­triz de Goo­gle) con el soft­wa­re de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial di­se­ña­do por Sin­gu­la­rity­net.

El soft­wa­re ha si­do pro­gra­ma­do pa­ra dar res­pues­tas pre-pro­gra­ma­das a pre­gun­tas o fra­ses es­pe­cí­fi­cas, crean­do la ilu­sión de que Sop­hia pue­de en­ten­der una con­ver­sa­ción. La in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ge­ne­rar sus in­ter­ac­cio­nes ver­ba­les se com­par­te en una nu­be que per­mi­te que las res­pues­tas sean ana­li­za­das con block­chain (una ba­se de da­tos dis­tri­bui­da y ase­gu­ra­da por me­dio del ci­fra­do que sue­le apli­car­se a to­do ti­po de transac­cio­nes, en­tre ellas la mo­ne­da vir­tual Bit­coin) y sus diá­lo­gos se ge­ne­ran me­dian­te un ár­bol de de­ci­sión. Gra­cias a la com­bi­na­ción de es­tos ele­men­tos, Han­son Ro­bo­tics ha desa­rro­lla­do la ver­sión más so­fis­ti­ca­da de los chat­bots (ro­bots ca­pa­ces de si­mu­lar una con­ver­sa­ción) co­mo Ale­xa, crea­da por Ama­zon.

¿UN RO­BOT CON SEN­TI­MIEN­TOS?

Sop­hia can­ta, cuen­ta chis­tes, en­tor­na los ojos co­mo si es­tu­vie­ra co­que­tean­do con su in­ter­lo­cu­tor y has­ta cuen­ta con un pa­sa­por­te, des­de que Ara­bia Sau­di­ta le con­ce­dió la ciu­da­da­nía en 2017.

¿Pe­ro que tan hu­ma­na es la cé­le­bre hu­ma­noi­de? En en­tre­vis­ta con Es­tra­te­gia&ne­go­cios, Han­son ex­pli­có que su ob­je­ti­vo es pro­fun­di­zar las emo­cio­nes e in­ter­ac­cio­nes so­cia­les de Sop­hia, las cua­les to­da­vía son ru­di­men­ta­rias y pri­mi­ti­vas, has­ta lo­grar que desa­rro­lle sen­ti­mien­tos com­ple­jos co­mo la em­pa­tía y el afec-

to. “Que­re­mos lo­grar­lo de la mis­ma for­ma en que un be­bé na­ce co­mo una ho­ja en blan­co y tie­ne que pasar por dis­tin­tas eta­pas de desa­rro­llo has­ta que tie­ne una cons­cien­cia bien for­ma­da y se con­vier­te en un adul­to res­pon­sa­ble”, di­jo Han­son.

Se­gún el ex­per­to en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), el desa­rro­llo de Sop­hia me­dian­te un pro­ce­so de so­cia­li­za­ción pau­la­ti­na nos ayu­da­rá a pro­fun­di­zar nues­tro en­ten­di­mien­to de la men­te hu­ma­na: “La crea­ción de hu­ma­nos ar­ti­fi­cia­les nos da un me­jor en­ten­di­mien­to de lo que sig­ni­fi­ca ser hu­mano y tam­bién nos per­mi­te hu­ma­ni­zar la tec­no­lo­gía”.

El ro­bo­tis­ta na­rró que cre­ció en un am­bien­te fa­mi­liar muy tec­no­ló­gi­co –un tío su­yo fue in­ge­nie­ro se­nior del gi­gan­te in­for­má­ti­co IBM– y des­de ni­ño sus pa­dres le in­cul­ca­ron el gus­to por la tec­no­lo­gía y su cu­rio­si­dad in­te­lec­tual, que abar­ca­ba una am­plia de in­tere­ses, des­de la cos­mo­lo­gía has­ta la pa­leon­to­lo­gía y la cien­cia fic­ción. Por ello, Han­son cree fir­me­men­te en la ne­ce­si­dad de fo­men­tar el gus­to por la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca en­tre los más pe­que­ños.

Pe­se a ello, no ve con bue­nos ojos la adic­ción mo­der­na a los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y otras tec­no­lo­gías. “Sien­to tris­te­za cuan­do veo a una fa­mi­lia en­te­ra sen­ta­da al­re­de­dor de una me­sa mi­ran­do la pan­ta­lli­ta que ca­da uno tie­ne en la mano. Las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas es­tán in­ter­fi­rien­do con las re­la­cio­nes so­cia­les nor­ma­les”, ex­pre­só Han­son.

Pe­ro con­si­de­ra que le­jos de exa­cer­bar la des­hu­ma­ni­za­ción que ha pro­du­ci­do la tec­no­lo­gía, la crea­ción de hu­ma­noi­des que pue­dan pen­sar y sen­tir co­mo no­so­tros nos ayu­da­rá a re­cu­pe­rar nues­tra hu­ma­ni­dad. “He­mos ex­pe­ri­men­ta­do la des­hu­ma­ni­za­ción de las per­so­nas (…) Crear tec­no­lo­gía con un ros­tro hu­mano re­pre­sen­ta un nue­vo ti­po de ar­te y tam­bién nos per­mi­te vol­ver a co­nec­tar la tec­no­lo­gía con la Hu­ma­ni­dad”, di­jo Han­son.

Así, los hu­ma­noi­des po­drían lle­gar a desem­pe­ñar car­gos en los cam­pos de la me­di­ci­na, la fi­sio­te­ra­pia, la edu­ca­ción y la aten­ción al clien­te. Pe­ro se de­fien­de con­tra el se­ña­la­mien­to de que la IA y los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción oca­sio­na­rán la pér­di­da de has­ta 800 millones de em­pleos a ni­vel glo­bal pa­ra el año 2030, co­mo pro­nos­ti­ca un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Glo­bal Mc­kin­sey, pu­bli­ca­do en 2017.

Han­son ad­mi­te que “la tec­no­lo­gía siem­pre ha te­ni­do una in­ter­ac­ción com­ple­ja con el mer­ca­do la­bo­ral, ya que pue­de ha­cer al­gu­nos pro­ce­sos más efi­cien­tes y eso ge­ne­ra un tras­torno”, pe­ro afir­ma que, a la lar­ga, la au-

LOS RO­BOTS PO­DRÍAN LLE­GAR A DESEM­PE­ÑAR CAR­GOS EN LOS CAM­POS DE LA ME­DI­CI­NA, LA FI­SIO­TE­RA­PIA, LA EDU­CA­CIÓN Y LA ATEN­CIÓN AL CLIEN­TE

to­ma­ti­za­ción li­be­ra­rá a millones de per­so­nas que rea­li­zan trabajos ru­ti­na­rios mo­ti­va­dos por la ne­ce­si­dad de ga­nar­se el sus­ten­to y les per­mi­ti­rá en­fo­car­se en su desa­rro­llo in­te­lec­tual. “Lo­grar que la tec­no­lo­gía le lle­gue a la gen­te le per­mi­ti­ría des­en­ca­de­nar su gran po­ten­cial y le da­ría ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des de ser más pro­duc­ti­va y fe­liz”, ase­gu­ró.

En mar­zo de 2016, Han­son le pre­gun­tó a Sop­hia si des­trui­ría a los se­res hu­ma­nos. “Por fa­vor di que no”, aco­tó. Pe­ro la hu­ma­noi­de res­pon­dió: “OK. Voy a des­truir a los se­res hu­ma­nos”. A ries­go de pa­re­cer una es­ce­na ex­traí­da de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción: ¿Qué su­ce­de­ría si es­tos ro­bots ca­si hu­ma­nos ca­ye­ran en ma­nos de un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio y fue­ran uti­li­za­dos con fi­nes bé­li­cos?

Han­son di­jo que sin du­da el desa­rro­llo de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pro­ta­go­ni­za­rá la ca­rre­ra en­tre las su­per­po­ten­cias, co­mo lo hi­zo la tec­no­lo­gía es­pa­cial du­ran­te la Gue­rra Fría. “Hay lí­de­res mun­dia­les que afir­man que quien ga­ne la ca­rre­ra de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial do­mi­na­rá el mun­do”, ase­gu­ró Han­son a E&N.

Pa­ra evi­tar que es­ta tec­no­lo­gía cai­ga en ma­las ma­nos es ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar en los de­ba­tes éti­cos en torno a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y do­tar a los hu­ma­noi­des con la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir en­tre el bien y el mal

Han­son: Crear tec­no­lo­gía con ros­tro hu­mano es un nue­vo ti­po de ar­te.

FO­TOS DE JO­SÉ CAR­LOS FLO­RES

Da­vid Han­son char­la con Sop­hia en el mar­co del Fo­ro Ti­go 2018, en Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.