Dio­ni­sio Gu­tié­rrez

Estrategia y Negocios - - Contenido. - CO­LUM­NIS­TA E&N

Gua­te­ma­la es una na­ción de gen­te bue­na, tra­ba­ja­do­ra y con de­seos de sa­lir ade­lan­te. Es un país con re­cur­sos na­tu­ra­les abun­dan­tes, con un po­ten­cial tu­rís­ti­co ex­tra­or­di­na­rio, con tie­rra fér­til y ge­ne­ro­sa pa­ra la siem­bra y con una ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca ex­cep­cio­nal. ¿Por qué, en­ton­ces, tie­ne los úl­ti­mos lu­ga­res con los peo­res ín­di­ces so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos del con­ti­nen­te? ¿Por qué la po­bre­za afec­ta a ca­si el 60% de los gua­te­mal­te­cos des­de ha­ce dé­ca­das?

¿Por qué es el país que vi­ve con la tra­ge­dia hu­ma­na y la ver­güen­za de te­ner la des­nu­tri­ción cró­ni­ca más al­ta de Amé­ri­ca La­ti­na? ¿Por qué su eco­no­mía no cre­ce lo su­fi­cien­te y ape­nas al­can­za pa­ra el 50% de la po­bla­ción?

¿Por qué tie­ne un Es­ta­do con ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les, dis­fun­cio­na­les y en de­ma­sia­dos ca­sos cap­tu­ra­das por el cri­men or­ga­ni­za­do?

El ver­da­de­ro pro­ble­ma de Gua­te­ma­la es sub­de­sa­rro­llo político.

Las ex­pre­sio­nes del sub­de­sa­rro­llo político se ma­ni­fies­tan cuan­do una na­ción tie­ne po­lí­ti­cos in­com­pe­ten­tes y co­rrup­tos que lle­gan al po­der pa­ra ro­bar, éli­tes cóm­pli­ces o in­di­fe­ren­tes y ciu­da­da­nos que por mie­do o re­sig­na­ción de­ci­die­ron ca­llar.

Hay su­fi­cien­tes es­tu­dios que ra­ti­fi­can que la po­bre­za y el sub­de­sa­rro­llo de los pue­blos tie­nen co­mo cau­sas prin­ci­pa­les la co­rrup­ción y la de­ca­den­cia de sus di­ri­gen­tes.

Por eso, ca­be pre­gun­tar: ¿Es el pro­ble­ma de Gua­te­ma­la la CICIG o es tan so­lo una de las tan­tas de­for­ma­cio­nes y con­se­cuen­cias que pro­vo­ca un país tan mal go­ber­na­do?

La fa­mo­sa CICIG es la ex­pre­sión del es­ca­so res­pe­to que tie­ne la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal por Gua­te­ma­la. La ven co­mo un país in­go­ber­na­ble, con po­lí­ti­cos deshonestos e in­ca­pa­ces y elites egoís­tas y encubridoras.

Pa­ra Gua­te­ma­la es una ver­güen­za ser el úni­co país del mun­do en el que se ins­ta­ló una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra in­ves­ti­gar la cap­tu­ra del Es­ta­do por ban­das cri­mi­na­les. Una co­mi­sión pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Una co­mi­sión for­ma­da por ex­tran­je­ros pa­ra pro­te­ger a unos gru­pos de gua­te­mal­te­cos de otros gru­pos de gua­te­mal­te­cos. Al­go es­tá muy mal en ese país.

¿Qué ha he­cho el gobierno des­de ha­ce 12 años, cuan­do lle­go la CICIG a Gua­te­ma­la, pa­ra for­ta­le­cer su sis­te­ma de justicia y per­fec­cio­nar sus fuer­zas de se­gu­ri­dad pa­ra po­der pres­cin­dir de la in­ter­ven­ción in­ter­na­cio­nal?

¿Aca­so los dipu­tados han si­do los más res­pon­sa­bles y com­pro­me­ti­dos pa­ra apro­bar la re­for­ma po­lí­ti­ca del Es­ta­do? ¿Aca­so los dipu­tados han te­ni­do la vo­lun­tad de apro­bar una Ley Elec­to­ral que dé transparencia, bri­llo y pres­ti­gio a la de­mo­cra­cia gua­te­mal­te­ca? ¿Aca­so los dipu­tados han te­ni­do la de­cen­cia de le­gis­lar con hon­ra­dez, res­pon­sa­bi­li­dad y sen­ti­do de na­ción?

La po­lí­ti­ca en Gua­te­ma­la, en­tre otras co­sas, su­fre una epi­de­mia de ci­nis­mo, hi­po­cre­sía y fal­se­dad.

Des­de la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, ha­ce 33 años, los po­lí­ti­cos han lle­ga­do al po­der sin pro­yec­to y a im­pro­vi­sar, y en ca­si to­dos los ca­sos, con el ob­je­ti­vo de be­ne­fi­ciar­se del di­ne­ro pú­bli­co a tra­vés de com­ple­jos es­que­mas de co­rrup­ción. Es­to ex­pli­ca por qué de los ocho pre­si­den­tes elec­tos que ha te­ni­do Gua­te­ma­la en la era de­mo­crá­ti­ca, tres fue­ron pro­ce­sa­dos por co­rrup­ción, uno es pró­fu­go de la justicia y otro en­fren­ta un an­te­jui­cio por se­gun­da vez.

Des­de 2015, se li­bra una ba­ta­lla por cons­truir una nue­va cul­tu­ra de res­pe­to a la ley en la que quien la in­cum­pla, sin im­por­tar su es­ta­tus eco­nó­mi­co o político, res­pon­da an­te la justicia. Sin em­bar­go, hay gru­pos y per­so­nas que quie­ren se­guir vi­vien­do en el reino de la im­pu­ni­dad y es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble por sa­bo­tear es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción, lle­van­do al país in­clu­so al bor­de del rom­pi­mien­to cons­ti­tu­cio­nal.

La pre­gun­ta es: ¿Son ca­pa­ces los gua­te­mal­te­cos de go­ber­nar­se con res­pon­sa­bi­li­dad, res­pe­to a la ley, justicia e in­de­pen­den­cia de po­de­res o ne­ce­si­tan de la tu­te­la y la in­ter­ven­ción in­ter­na­cio­nal?

Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, que lo de­mues­tren

EL MUN­DO VE A GUA­TE­MA­LA CO­MO UN PAÍS IN­GO­BER­NA­BLE, CON PO­LÍ­TI­COS DESHONESTOS E IN­CA­PA­CES Y ELITES EGOÍS­TAS Y ENCUBRIDORAS

Pre­si­den­te de Fun­da­ción Li­ber­tad y Desa­rro­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.